Espondilitis anquilosante

Espondilitis anquilosante: como conseguir una incapacidad permanente.

En esta entrada vamos a analizar si la espondilitis anquilosante puede ser tributaria del reconocimiento de una incapacidad permanente total para su trabajo habitual, o una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo.

¿Qué es la espondilitis anquilosante?

Según la sociedad española de reumatología, la espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta fundamentalmente a las articulaciones de la columna vertebral, las cuales tienden a soldarse entre sí, provocando una limitación de la movilidad. Como resultado final se produce una pérdida de flexibilidad de la columna, quedándose rígida y fusionada.

Esta enfermedad reumática evoluciona produciendo brotes o ataques de inflamación de las articulaciones de la columna vertebral, o de otras articulaciones como los hombros, las caderas, las rodillas o los tobillos.

Es una enfermedad frecuente, ya que según los datos actuales se calcula una incidencia de unos 7 casos nuevos por cada 100.000 habitantes al año. Habitualmente la espondilitis anquilosante aparece en varones entre los 20 y los 30 años de edad, siendo menos frecuente en mujeres y más leve.

espondilitis anquilosante

Espondilitis anquilosante

Definición jurisprudencial de la espondilitis anquilosante.

La jurisprudencia también ha definido que entiende por espondilitis anquilosante. Así, el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, Sala de lo Social, Sentencia 643/2013 de 18 Sep. 2013, Rec. 435/2013 dice que La espondilitis anquilopoyética o espondiloartritis anquilosante, es una enfermedad inflamatoria crónica de causa desconocida que se incluye dentro de las espondiloartropatías, Estas dos palabras, “espondilitis” y “anquilosante” hacen referencia a un proceso de fusión vertebral, pues spondylos significa vértebra y ankylos , como parece claro, “anquilosis” junto con el sufijo “itis” que significa inflamación. La espondilitis anquilosante es una enfermedad reumática dolorosa y progresiva que afecta principalmente a la columna vertebral, que afecta al esqueleto axial. Otras articulaciones, tales como las caderas, los hombros, las rodillas o los tobillos también se pueden inflamar. Incluso tiene manifestaciones que van más allá de las articulaciones como inflamación en los ojos o en las válvulas del corazón. Se conoce desde hace tiempo que la espondilitis anquilosante afecta con mayor frecuencia a las personas que presentan en sus células una señal específica. Esta señal se transmite por herencia genética y se denomina “antígeno HLA B-27”. La posesión del antígeno HLA-B27 parece asociarse a una respuesta anormal de la persona a la acción de determinados gérmenes. Probablemente la conjunción de estos dos factores desencadene la enfermedad.”

¿Se puede conseguir una incapacidad permanente por espondilitis anquilosante?

La jurisprudencia considera que los pacientes de espondilitis pueden obtener una incapacidad permanente.

Jurisprudencia

Jurisprudencia.

Vamos a poner como ejemplo varias sentencias judiciales que reconocen una incapacidad permanente a trabajadores que sufren una espondilitis anquilosante.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala de lo Social, Sección 4ª, Sentencia 659/2014 de 21 de Julio de 2014, Recurso 1667/2013, reconoce la incapacidad permanente total a una trabajadora autónoma del sector limpieza de edificios, que padece espondilitis anquilosante con afectación axial y periférica. Fundamenta tal declaración en base a que: “los padecimientos de la actora, numerosos y de variada etiología, constituyen lesiones degenerativas de larga evolución que la limitan físicamente para las tareas de limpiadora que exigen movimientos constantes y bipedestación continua”.

Igualmente, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala de lo Social, Sección 4ª, Sentencia 522/2014 de 16 de Junio de 2014, Recurso 1596/2013, reconoció la incapacidad permanente para su profesión habitual de administrativo a un trabajador de 48 años que padece “espondilitis anquilosante de larga evolución con afectación axial”. Dicho trabajador realiza su actividad “en posición de sentado toda la jornada, recibiendo pedidos y reclamaciones de clientes vía telefónica e introduciéndolos en un ordenador”. Se fundamente dicha concesión en base a que: “la patología clínicamente objetivada, le limita para trabajos que requieran grandes sobrecargas vertebrales o una movilidad integra cervical/lumbar (Hecho Probado Cuarto e Informe Médico de Síntesis de fecha 28/03/2012 obrante a los folios 66 a 70), y que además presenta “limitación en relación a posturas fijas o de sedestación continua y prolongada por sus dolores lumbares y cervicales; presenta dolor en reposo y nocturno con rigidez de predominio matutino, escala de BASDAI 90/100” (Hecho Probado Cuarto), de modo que la Sala ha de concluir, que está inhabilitado en el momento actual para la realización de las fundamentales tareas de su profesión habitual de administrativo, pues la misma requiere grandes sobrecargas vertebrales, incompatibles con su patología en la cervical y lumbar”.

Igualmente la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, Sala de lo Social, Sentencia de 11 Jul. 2001, rec. 870/2000 confirma la sentencia del Juzgado de lo Social que declara afecto a una incapacidad permanente absoluta a un trabajador que padecer espondilitis anquilopoyética HLA B 27 (+) con moderada-severa rigidez del raquis tanto a nivel cervical dorsal como lumbro sacro, y sacroileitis bilateral”; con limitaciones funcionales de “imposibilidad de realizar actividades que sobrecarguen el raquis y bipedestación mantenida” por lo que se concluyó con la invalidez permanente total para la profesión habitual. Mantiene el TSJ que “la gravedad de las citadas secuelas, que le impiden al actor mantener erguido el tronco en la postura sedente, debiendo mantenerse en situación de flexión, presentando una grave limitación de la movilidad del raquis, dolor articular generalizado y parestesias en manos y pies; forzoso es concluir que el demandante no puede desempeñar, con la profesionalidad exigida por el mercado laboral, ninguna profesión ni oficio”

Conclusión.

De acuerdo a lo analizado, la espondilitis anquilosante es una enfermedad que de ordinario contraindica sobreesfuerzos, posturas forzadas y carga de pesos. Incide sobre la capacidad del enfermo de realizar esfuerzo físico, para el que está incapacitado y posturas fijas y/o mantenidas de columna vertebral o giros frecuentes del cuello pero pudiendo realizarse trabajos livianos o sencillos, que alternen posturas de sedestación y bipedestación, al no estar alterada su capacidad de trabajo manual ni la deambulación a pequeñas o medias distancias. No permiten actividad de exigencia física. Hay que analizar si junto con la espondilitis anquilosante, el paciente presenta otras patologías que determinen su incapacidad absoluta para todo tipo de trabajo.

¿Quiere realizar algún comentario sobre esta entrada? Puede hacerlo en el apartado de comentarios y le responderemos en breve.

Póngase en contacto con nosotros.

Póngase en contacto con nosotros.

Si padece esta enfermedad, y quiere conocer si puede conseguir una incapacidad permanente, puede ponerse en contacto con nosotros de manera gratuita.

Gran invalidez

¿Qué es la gran invalidez?

La gran invalidez es la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos. Viene regulado en el artículo 137.5 de la Ley General de la Seguridad Social.

¿Quién tiene derecho a percibir una prestación por gran invalidez?

Son beneficiarios los trabajadores que necesiten ayuda de terceras personas, siempre que cumplan los siguientes requisitos:

Haber sido declarados en situación de gran invalidez por alguna de las siguientes causas:

  • Accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  • Accidente no laboral.
  • Enfermedad común.
  • Estar afiliados en la Seguridad Social.
  • Haber cubierto un período mínimo de cotización, el cual variará en función de que el beneficiario se halle o no en situación de alta o asimilada en el momento del hecho causante.
Gran Invalidez

Gran invalidez

¿Cuánto percibo al reconocerse una gran invalidez?

La cuantía de la pensión por gran invalidez estará formada por el importe de la pensión que corresponda por incapacidad permanente (total o absoluta), incrementada con un complemento destinado a remunerar a la persona que atienda al beneficiario.

  • Importe del complemento:

Será el resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente en el Régimen General en el momento del hecho causante, cualquiera que sea el régimen en el que se reconozca la pensión, y el 30% de la última base de cotización del trabajador correspondiente a la contingencia de la que derive la situación de incapacidad permanente.

En ningún caso, este complemento podrá tener un importe inferior al 45% de la pensión percibida -sin el complemento- por el trabajador.

  • En los casos de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

Las pensiones se aumentarán, según la gravedad de la falta, de un 30% a un 50% cuando la lesión se produzca por máquinas, artefactos o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas de seguridad e higiene en el trabajo, o las elementales de salubridad o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador.

A efectos del cálculo del recargo, se excluye el complemento de gran invalidez destinado a remunerar a la persona que atienda al gran inválido. Dicho recargo recae directamente sobre el empresario infractor.

En los casos en que el trabajador, con 65 años o más años, acceda a la pensión de gran invalidez, derivada de contingencias comunes, por no reunir los requisitos para acceder a la pensión de jubilación:

El porcentaje aplicable será el que corresponda al período mínimo de cotización que esté establecido, en cada momento, para el acceso a la pensión de jubilación.

Actualmente, dicho porcentaje es del 50%, que se aplicará a la base reguladora correspondiente de la pensión, pero no al complemento.

Cuantía gran invalidez

Cuantía gran invalidez

¿Qué es la base reguladora?

Hemos comentado que para el cálculo una gran invalidez se aplica un porcentaje sobre la prestación reconocida por la incapacidad permanente absoluta o total, hay que aplicar un porcentaje a la base reguladora. Hay que analizar qué es la base reguladora dependiendo de varias circunstancias:

Si la incapacidad deriva de enfermedad común:

  • Beneficiario en situación de alta o asimilada o en situación de “no alta”:

Se calcula aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de enfermedad común. Para conocerlas pinche aquí.

Si la incapacidad deriva de accidente no laboral:

  • Beneficiario en situación de alta o asimilada:

Se calcula aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de accidente no laboral. Pinche aquí.

  • Beneficiario en situación de “no alta”:

Será el cociente que resulte de dividir por 112 las bases de cotización del solicitante durante los 96 meses inmediatamente anteriores al mes previo al del hecho causante. El cómputo de dichas bases se realizará conforme a las siguientes reglas:

    1. Las bases de los 24 meses anteriores al mes previo al del hecho causante se computan en su valor nominal.
    2. Las restantes bases se actualizarán de acuerdo con la evolución del Índice de Precios al Consumo, desde los meses a que aquéllas correspondan hasta el mes inmediato anterior a aquél en que se inicie el período de bases no actualizables a que se refiere el párrafo anterior.

Integración de lagunas:

Si en el período a tomar en cuenta para el cálculo aparecieran meses durante los cuales no existiera la obligación de cotizar, las lagunas de cotización se integrarán con la base mínima de cotización del Régimen General vigente en cada momento para trabajadores mayores de 18 años.

Si la incapacidad deriva de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

La base reguladora se calcula sobre salarios reales, aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de estas contingencias.

¿Se tiene que declarar las cantidades percibidas por una gran invalidez en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas?

Las pensiones de gran invalidez están exentas de retención del Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), por lo que no tiene que declarar por ellas.

¿Puedo trabajar si me han reconocido una gran invalidez?

Si, se puede compatibilizar la prestación de gran invalidez con el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del inválido y que no representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión.

Si se realizan trabajos susceptibles de inclusión en alguno de los regímenes de la Seguridad Social, existe la obligación de cursar la correspondiente alta y cotizar, debiendo comunicar el pensionista a la Entidad gestora el inicio de la actividad, ya sea por cuenta ajena o propia.

Este hecho no impide a la entidad gestora la revisión de la gran invalidez reconocida.

Llegado a la edad de jubilación, no es compatible la prestación de gran invalidez con el trabajo.

¿Qué organismo se encarga de gestionar la gran invalidez?

La indemnización por incapacidad permanente total la gestiona el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), salvo la gestión de los trabajadores incluidos en el Régimen Especial del Mar, del que se encarga el Instituto Social de la Marina.

¿Quién me paga la prestación por gran invalidez? 

El abono corre a cargo del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o, en su caso, el Instituto Social de la Marina (ISM), cuando la gran invalidez derive de enfermedad común o accidente no laboral.

Cuando la gran invalidez derive de enfermedad profesional o accidente de trabajo, el abono lo realiza el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), o la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social, dependiendo quien tenga suscrita la cobertura.


Desde nuestra web recomendamos que si está en alguna situación que pudiera ser constitutiva de una gran invalidez, acuda a los servicios de un abogado especializado, y que cuente con el asesoramiento de un perito médico que pueda valorar su incapacidad.

Contacte con nosotros

Contacte con nosotros

Si se encuentra en alguna de estas situaciones, puede enviar un comentario o rellenar el formulario de contacto.

Incapacidad permanente absoluta

¿Qué es la incapacidad permanente absoluta?

Se entenderá por incapacidad permanente absoluta para todo trabajo la que inhabilite por completo al trabajador para toda profesión u oficio.

Viene regulado en el artículo 137.5 de la Ley General de la Seguridad Social.

Incapacidad permanente

Incapacidad permanente absoluta

¿Quién puede acceder a la incapacidad permanente absoluta?

Las personas incluidas en el régimen general de la seguridad social, declaradas en situación de incapacidad permanente absoluta, cualquiera que sea la contingencia que la origine, siempre que reúnan los siguientes requisitos:

  • No tener la edad de jubilación o no tener los requisitos para jubilarse, siempre que la incapacidad derive de contingencias comunes.
  • Estar afiliadas y en situación de alta, asimilada a la de alta o en situación de no alta.

Cuando la incapacidad se derive de accidente de trabajo o enfermedad profesional, los trabajadores se considerarán de pleno derecho afiliados y en alta, aunque el empresario haya incumplido sus obligaciones. Se considera situación de alta especial la huelga legal o cierre patronal.

  • Tener cubierto un período previo de cotización si la incapacidad permanente deriva de enfermedad común o si la incapacidad permanente deriva de accidente no laboral y el interesado no se encuentra en situación de alta ni asimilada.

Si deriva de enfermedad común, en situación de alta o asimilada:

Menor de 31 años de edad:

  • Período genérico de cotización: la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 16 años y la del hecho causante
  • Período específico de cotización: no se exige.

Ejemplo.- Trabajador de 28 años de edad que tiene una enfermedad que le impide realizar cualquier tipo de trabajo, y que ha cotizado a la seguridad social 5 años. De los 16 a los 28 años (12 años), debe haber cotizado 1/3, es decir, 4 años. Como en el ejemplo ha cotizado 5 años, tendría derecho a la prestación por incapacidad permanente absoluta.

31 o más años de edad:

  • Período genérico de cotización: un cuarto del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 20 años y la del hecho causante, con un mínimo, en todo caso, de 5 años.
  • Período específico de cotización: un quinto del período de cotización exigible debe estar comprendido:
    • En los 10 años inmediatamente anteriores al hecho causante o
    • En los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar, si se accede a la pensión desde una situación de alta o asimilada, sin obligación de cotizar. Lo dispuesto en este párrafo se aplicará, igualmente, a quienes, sin haber completado el período específico exigible, causen la pensión desde una situación de alta, con obligación de cotizar cuando dicha situación proceda de otra inmediatamente anterior de alta o asimilada al alta, sin obligación de cotizar.

Ejemplo: Trabajador de 50 años de edad que tiene una enfermedad que le impide realizar cualquier tipo de trabajo, y que ha cotizado a la seguridad social 15 años, aunque solo 4 en los últimos 10 años.

Debe haber cotizado 1/4 desde la fecha en que cumplió 20 años y la fecha del hecho causante, en este caso 50 años, con un mínimo de 5 años. 50-20 = 30 años * ¼ = 7 años y medio. Como ha cotizado 15 años, cumpliría el periodo genérico de cotización.

También debe cumplir 1/5 de cotización en los 10 años anteriores al hecho causante, que también los cumple al haber cotizado 4 años en los últimos 10.

Si deriva de enfermedad común o accidente no laboral, en situación de “no alta”:

  • Período genérico de cotización: 15 años.
  • Período específico de cotización: 3 años en los últimos 10.

¿Cuándo se reconoce el hecho causante?

Si la incapacidad permanente surge tras haberse extinguido la incapacidad temporal de la que deriva, bien por agotamiento del plazo, bien por alta médica con propuesta de incapacidad permanente:

  1. El hecho causante se entiende producido en la fecha de la extinción de la incapacidad temporal.
  2. Los efectos económicos se fijan en el momento de la calificación, es decir, en la fecha de la resolución del Director Provincial del INSS. No obstante, podrán retrotraerse a la fecha de extinción del subsidio de incapacidad temporal, cuando la cuantía de la pensión de incapacidad permanente sea superior a la del subsidio que se venía percibiendo, no existiendo retroacción, en ningún caso, si el trabajador se encontraba en situación de demora de la calificación.

Si la incapacidad permanente no está precedida de incapacidad temporal o ésta no se ha extinguido:

  1. El hecho causante se entiende producido en la fecha de emisión del dictamen-propuesta del Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI).
  2. Los efectos económicos se fijan en la misma fecha de emisión del dictamen-propuesta.

Si la incapacidad permanente se produce desde una situación de no alta ni asimilada a la de alta:

    1. El hecho causante se entiende producido el día de la solicitud.
    2. Los efectos económicos se fijan en la misma fecha.

¿Cuánto cobro por una incapacidad permanente absoluta?

La cuantía de la pensión se obtiene aplicando a la base reguladora un porcentaje:

  • El 100% de la base reguladora.
  • En los casos de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

Las pensiones se aumentarán, según la gravedad de la falta, de un 30% a un 50% cuando la lesión se produzca por máquinas, artefactos o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas de seguridad e higiene en el trabajo, o las elementales de salubridad o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador.

Dicho recargo recae directamente sobre el empresario infractor.

Ejemplo: trabajador que ha sufrido un accidente laboral que le impide realizar cualquier trabajo debido a una maquinaria que se encontraba en mal estado, siendo calificada la infracción como muy grave e imputable al empresario. Su base reguladora mensual asciende a 1.200 €. Tendrá derecho al 150% de la base reguladora, por lo que percibiría 1.800 € al mes.

Cuantía incapacidad permanente absoluta.

Cuantía incapacidad permanente absoluta.

En los casos en que el trabajador, alcanzada la edad ordinaria de jubilación o más años, acceda a la pensión de incapacidad permanente absoluta, derivada de contingencias comunes, por no reunir los requisitos para causar derecho a la pensión de jubilación:

El porcentaje aplicable será el que corresponda al período mínimo de cotización que esté establecido, en cada momento, para el acceso a la pensión de jubilación. Actualmente, dicho porcentaje es del 50%, que se aplicará a la base reguladora correspondiente.

Las pensiones derivadas de enfermedad común y accidente no laboral se abonan en 14 pagas, una por cada uno de los meses del año y dos pagas extraordinarias al año. Ejemplo. Trabajador que padece una enfermedad común que le impide realizar cualquier trabajo, tiene una base de cotización de 1.500 €. Percibirá al año 21.000 €.

Las pensiones derivadas de accidente de trabajo y enfermedad profesional se abonan en 12 mensualidades, ya que las pagas extraordinarias están prorrateadas. En el supuesto del ejemplo anterior del trabajador accidentado que percibía 1.800 € al mes, sería por 12 pagas, por lo que al año percibiría 21.600 €.

Se garantizan cuantías mínimas mensuales, variando su importe en función de que el beneficiario tenga o no cónyuge a cargo.

¿Qué es la base reguladora?

Hemos comentado que para el cálculo de una incapacidad permanente absoluta hay que aplicar un porcentaje a la base reguladora. Hay que analizar qué es la base reguladora dependiendo de varias circunstancias:

Si la incapacidad deriva de enfermedad común:

  • Beneficiario en situación de alta o asimilada o en situación de “no alta”:

Se calcula aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de enfermedad común. Para conocerlas pinche aquí.

Si la incapacidad deriva de accidente no laboral:

  • Beneficiario en situación de alta o asimilada:

Se calcula aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de accidente no laboral. Pinche aquí.

  • Beneficiario en situación de “no alta”:
    • Las bases de los 24 meses anteriores al mes previo al del hecho causante se computan en su valor nominal.
    • Las restantes bases se actualizarán de acuerdo con la evolución del Índice de Precios al Consumo, desde los meses a que aquéllas correspondan hasta el mes inmediato anterior a aquél en que se inicie el período de bases no actualizables a que se refiere el párrafo anterior.

Integración de lagunas:

Si en el período a tomar en cuenta para el cálculo aparecieran meses durante los cuales no existiera la obligación de cotizar, las lagunas de cotización se integrarán con la base mínima de cotización del Régimen General vigente en cada momento para trabajadores mayores de 18 años.

Si la incapacidad deriva de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

La base reguladora se calcula sobre salarios reales, aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de estas contingencias. Pinche aquí.

¿Se tiene que declarar las cantidades percibidas por una incapacidad permanente absoluta en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas?

Las pensiones de incapacidad permanente absoluta están exentas de retención del Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), por lo que no tiene que declarar por ellas.

¿Puedo trabajar si me han reconocido una incapacidad permanente absoluta?

Si, se puede compatibilizar la pensión por incapacidad permanente absoluta con el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del inválido y que no representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión.

Este hecho no impide a la entidad gestora la revisión de la incapacidad permanente absoluta reconocida.

La cotización a la seguridad social cuando tiene reconocida una incapacidad permanente absoluta no supone la reducción de la prestación que viniera percibiendo.

Llegado a la edad de jubilación, no es compatible la prestación por incapacidad permanente absoluta con el trabajo.

¿Qué organismo se encarga de gestionar la incapacidad permanente absoluta?

La indemnización por incapacidad permanente total la gestiona el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), salvo la gestión de los trabajadores incluidos en el Régimen Especial del Mar, del que se encarga el Instituto Social de la Marina.

¿Quién me paga la indemnización por incapacidad permanente absoluta?

El abono corre a cargo del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o, en su caso, el Instituto Social de la Marina (ISM), cuando la incapacidad permanente derive de enfermedad común o accidente no laboral.

Cuando la incapacidad permanente total derive de enfermedad profesional o accidente de trabajo, el abono lo realiza el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), o la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social, dependiendo quien tenga suscrita la cobertura.


Desde nuestra web recomendamos que si está en alguna situación que pudiera ser constitutiva de una incapacidad permanente absoluta, acuda a los servicios de un abogado especializado, y que cuente con el asesoramiento de un perito médico que pueda valorar su incapacidad.

Póngase en contacto con nosotros.

Póngase en contacto con nosotros.

Si se encuentra en alguna de estas situaciones, puede enviar un comentario o rellenar el formulario de contacto.

Base reguladora para el cálculo de la incapacidad permanente total.

Base reguladora

Base reguladora

¿Qué es la base reguladora?

En la entrada sobre la incapacidad permanente total hemos analizado los requisitos y condiciones para tener derecho al percibo de una incapacidad permanente total.

En esta entrada vamos a ver como se calcula la base reguladora para poder conocer la cuantía de la prestación por incapacidad permanente total.

La base reguladora varía según la causa que la origine:

  • Si la incapacidad deriva de una enfermedad común: art. 140 LGSS 1994

    • Base reguladora ordinaria:

SUMA DE BC POR CONTINGENCIAS COMUNES DE LOS 96 MESES INMEDIATAMENTE ANTERIORES AL MES PREVIO DEL HECHO CAUSANTE / 112.

Las bases de los 24 meses anteriores al mes previo al del hecho causante se computan en su valor nominal.

Las restantes bases se actualizarán de acuerdo con la evolución del IPC, desde los meses a que aquéllas correspondan hasta el mes inmediato anterior a aquél en que se inicie el período de bases no actualizables a que se refiere el párrafo anterior.

Al resultado obtenido, se le aplicará el porcentaje que corresponda en función de los años de cotización, según la escala prevista para las pensiones de jubilación, considerándose a tal efecto como cotizados los años que le falten al trabajador, en la fecha del hecho causante, para cumplir la edad ordinaria de jubilación vigente en cada momento. En caso de no alcanzarse 15 años de cotización, el porcentaje aplicable será del 50%.

El importe resultante de las reglas anteriores constituirá la BR a la que, para obtener la cuantía de la pensión que corresponda, habrá de aplicarse el porcentaje previsto para el grado de incapacidad reconocido.

  • Base reguladora reducida: cuando se exija un período mínimo de cotización inferior a 8 años (es decir, cuando el beneficiario tenga menos de 52 años en la fecha del hecho causante):

SUMA DE BC POR CONTINGENCIAS COMUNES EN IGUAL NÚMERO AL DE MESES DE QUE CONSTE EL PERIODO MÍNIMO EXIGIBLE / IGUAL Nº DE MESES X 1,1666.

Integración de lagunas:

A partir de 1-1-2013, si en el período que debe tomarse para el cálculo de la BR aparecieran meses durante los cuales no hubiese existido la obligación de cotizar, las primeras 48 mensualidades se integrarán con la base mínima de entre todas las existentes en cada momento y el resto de mensualidades con el 50 por 100 de dicha base mínima.

En los supuestos en que en alguno de los meses a tener en cuenta para la determinación de la base reguladora, la obligación de cotizar exista sólo durante una parte del mes, procederá la integración señalada en el párrafo anterior por la parte del mes en que no exista obligación de cotizar, siempre que la base de cotización correspondiente al primer período no alcance la cuantía de la base mínima mensual señalada. En tal supuesto, la integración alcanzará hasta esta última cuantía.

  • Si la incapacidad deriva de un accidente no laboral: art. 5.4 RD 1799/85 art. 7.1 D 1646/72

  • Regla general:

SUMA DE BC POR CONTINGENCIAS COMUNES DE LOS 24 MESES CONSECUTIVOS ELEGIDOS POR EL BENEFICIARIO DENTRO DE LOS 7 AÑOS ANTERIORES AL HECHO CAUSANTE / 28.

Si el incapacitado permaneció en alta un período de tiempo reducido: se suman los importes del salario mínimo interprofesional vigente en cada uno de los 24 meses anteriores a aquel en que se cause la prestación y se divide por 28.

  • Accidente de trabajo y enfermedad profesional: se entiende por salario la remuneración efectivamente recibida. Se suman los siguientes conceptos:

    • Jornal diario: el que por jornada normal de trabajo perciba el trabajador en la fecha del accidente.
    • Se multiplica por los 365 días del año.
    • Importe anual de pagas extraordinarias, tanto de carácter fijo como voluntario.
    • Casa-habitación: se computa por el precio pactado por escrito y, en su defecto, por el 10% del salario.
    • Alimentación: se computa por el precio pactado por escrito y, en su defecto, por el 20% del salario.
    • Beneficios o participación en los ingresos: su importe es el percibido por el trabajador el año anterior al accidente.
    • Pluses y retribuciones complementarias computables (complementos salariales): la suma de todos ellos se divide por el número de días efectivamente trabajados en la empresa en que se accidentó el beneficiario, y el resultado se multiplica por 273, obteniéndose así el importe anual. (TS 17-3-95).
  • El importe de dicha suma se divide entre 12 y el resultado es la base reguladora mensual.

Realmente, el cálculo de la pensión por incapacidad permanente total no es sencillo. Si decide confiar en nuestro equipo para la solicitud de la incapacidad permanente total, sabrá con antelación cual sería la cuantía a percibir y su base reguladora. Contacto.

Incapacidad permanente total

La ¿Qué es la incapacidad permanente total?

La incapacidad permanente total es aquella que inhabilita al trabajador para la realización de todas o de las fundamentales tareas de su profesión habitual, siempre que pueda dedicarse a otra distinta.

Viene regulado en el artículo 136 de la Ley General de la Seguridad Social.

Los elementos que configuran el concepto de incapacidad permanente son:

  • Se exige tratamiento médico anterior; generalmente, le precede una situación de incapacidad temporal.
  • Una alteración grave de la salud.
  • La determinación objetiva o diagnóstico del proceso patológico presente y comprobado.
  • El carácter definitivo o, al menos, previsiblemente definitivo de las lesiones.
  • Se tiene en cuenta la repercusión de las lesiones sobre la capacidad laboral, no sobre la integridad corporal.
Incapacidad para el trabajo.

Incapacidad para el trabajo.

¿Quién puede acceder a la incapacidad permanente total?

Para que los trabajadores por cuenta ajena tengan derecho a la obtención de la incapacidad permanente total, deben cumplir los siguientes requisitos que vienen recogidos en el artículo 138 de la Ley General de la Seguridad Social.

1.- No tener la edad prevista para la jubilación, si la incapacidad deriva de enfermedad común o accidente no laboral.

2.-Estar afiliadas y en alta o en situación asimilada a la de alta. Cuando la incapacidad se derive de accidente de trabajo o enfermedad profesional, los trabajadores se considerarán de pleno derecho afiliados y en alta, aunque el empresario haya incumplido sus obligaciones.

3.-Tener cubierto un período previo de cotización, si la incapacidad deriva de enfermedad común. El período de cotización exigido varía en función de la edad del interesado:

  • Si es menor de 31 años de edad:

Período genérico de cotización: la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 16 años y la del hecho causante.

Período específico de cotización: no se exige.

Ejemplo. Trabajador de 30 años, ha cotizado 6 años a la seguridad social. Debe haber cotizado la tercera parte desde los 16 a los 30 años (30-16 = 14 x 1/3 = 4,66 años. Como ha cotizado 6 años, cumpliría el requisito de cotización para acceder a la incapacidad permanente total).

  • Si tiene 31 o más años de edad:

Período genérico de cotización: un cuarto del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 20 años y la del hecho causante, con un mínimo, en todo caso, de 5 años.

Período específico de cotización: un quinto del período de cotización exigible debe estar comprendido:

  • En los 10 años inmediatamente anteriores al hecho causante o
  • En los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar, si se accede a la pensión desde una situación de alta o asimilada, sin obligación de cotizar. Lo dispuesto en este párrafo se aplicará, igualmente, a quienes, sin haber completado el período específico exigible, causen la pensión desde una situación de alta, con obligación de cotizar cuando dicha situación proceda de otra inmediatamente anterior de alta o asimilada al alta, sin obligación de cotizar.

Ejemplo.- Trabajadora de 45 años que ha cotizado 12 años. Desde los 20 años a los 45 transcurren 25 años. En ese tiempo debe haber cotizado ¼ que serían 25 x ¼ = 6,25 años. Como ha cotizado 12 años cumpliría este primer requisito, porque además cumple el mínimo de 5 años.

También se pide que 1/5 de la cotización se hayan producido en los 10 años anteriores al hecho causante. Supongamos que en los 10 años anteriores haya trabajado 4 años de los 12. De esta manera 4/12 = 0,33, por lo que ha cotizado más del 0,20 en los últimos 10 años.

Cálculo de la incapacidad permanente total para el trabajo.

Cálculo de la incapacidad permanente para el trabajo.

¿Cuándo se reconoce el hecho causante?

Si la incapacidad permanente surge tras haberse extinguido la incapacidad temporal de la que deriva, bien por agotamiento del plazo, bien por alta médica con propuesta de incapacidad permanente:

  • El hecho causante se entiende producido en la fecha de la extinción de la incapacidad temporal.
  • Los efectos económicos se fijan en el momento de la calificación, es decir, en la fecha de la resolución del Director Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

No obstante, si la cuantía de la prestación de incapacidad permanente es superior a la del subsidio de incapacidad temporal que se venía percibiendo, los efectos se retrotraerán a la fecha de extinción del subsidio.

Por el contrario, si la incapacidad permanente no está precedida de incapacidad temporal o ésta no se ha extinguido:

  • El hecho causante se entiende producido en la fecha de emisión del dictamen-propuesta del Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI).
  • Los efectos económicos se fijan en la misma fecha de emisión del dictamen-propuesta.

Por último, si la incapacidad permanente se produce desde una situación de no alta:

  • El hecho causante se entiende producido el día de la solicitud.
  • Los efectos económicos se fijan en la misma fecha.

¿Cuándo me abonan la prestación por incapacidad permanente total? 

La prestación se hace efectiva a partir de la correspondiente resolución.

¿Cuánto cobro por una incapacidad permanente total?

La cuantía de la pensión de Incapacidad permanente total se obtiene de aplicar un porcentaje a la base reguladora (BR) que corresponda, según la causa que origine la incapacidad.

Si deriva de enfermedad común, la cuantía de la pensión no podrá resultar inferior al 55% de la base mínima de cotización para mayores de 18 años, en términos anuales, vigente en cada momento (artículo 139.2 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social).

  • Norma general:

55% de la BR. Dicho porcentaje puede incrementarse en un 20% más para los mayores de 55 años cuando, por su falta de preparación general o especializada y circunstancias sociales y laborales del lugar de residencia, se presuma la dificultad de obtener empleo en actividad distinta de la habitual.

Ejemplo. Trabajador al que se le reconoce una incapacidad permanente total para su trabajo habitual de albañil, con una base reguladora de 1.200 € al mes, obtendría una pensión por incapacidad permanente total de 660 €. Si tiene más de 55 años, y dificultad para obtener un empleo, la pensión se incrementaría al 75% de la base reguladora, por lo que percibiría la cuantía de 900 € al mes.

  • En los casos en que el trabajador, alcanzada la edad ordinaria de jubilación o más años, acceda a la pensión de IPT derivada de contingencias comunes, por no reunir los requisitos para acceder a la pensión de jubilación:

El porcentaje aplicable será el que corresponda al período mínimo de cotización que esté establecido, en cada momento, para el acceso a la pensión de jubilación. Actualmente, dicho porcentaje es del 50%, que se aplicará a la BR correspondiente.

En los casos de accidente de trabajo o enfermedad profesional, la prestación se aumentará, según la gravedad de la falta, de un 30% a un 50% cuando la lesión se produzca por máquinas, artefactos o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas de seguridad e higiene en el trabajo, o las elementales de salubridad o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador. Dicho recargo recae directamente sobre el empresario infractor.

La cuantía de la pensión de incapacidad permanente total derivada de enfermedad común no puede resultar inferior al 55 por 100 de la base mínima de cotización vigente en cada momento.

Las cuantías mínimas para el año 2015 serán las siguientes:

  • Con cónyuge a cargo: 10.960,60 euros/año.
  • Sin cónyuge: 8.883,00 euros/año.
  • Con cónyuge no a cargo: 8.426,60 euros/año.

Las pensiones derivadas de enfermedad común y accidente no laboral se abonan en 14 pagas, una por cada uno de los meses del año y dos pagas extraordinarias al año, que se hacen efectivas junto con las mensualidades de junio y noviembre y por el mismo importe que el de la mensualidad ordinaria correspondiente a dichos meses.

Las pensiones derivadas de accidente de trabajo y enfermedad profesional se abonan en 12 mensualidades, ya que las pagas extraordinarias están prorrateadas dentro de las mensualidades ordinarias, al haber sido tenidas en cuenta para el cálculo de la base reguladora de la pensión.

¿Qué es la base reguladora?

Hemos comentado que el perceptor de la prestación por incapacidad permanente total cobrará un porcentaje de su base reguladora, pero, ¿Cuál es la base reguladora? Pinche aquí para conocer que es la base reguladora para el cálculo de la incapacidad permanente total.

¿Puedo cobrar la pensión por incapacidad permanente total de una sola vez?

Si, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

  • Que se trate de un trabajador menor de 60 años.
  • Que se presuma que las lesiones determinantes de la incapacidad no son susceptibles de modificación que den lugar en lo sucesivo a una revisión de la incapacidad declarada.
  • Que el beneficiario realice trabajos por cuenta propia o por cuenta ajena, o se acredite que el importe de la indemnización se invertirá en la preparación o desarrollo de nuevas fuentes de ingreso como trabajador autónomo, siempre que se acredite tener aptitud suficiente para el ejercicio de la actividad de que se trate.
  • Que se solicite dentro de los 3 años siguientes a la fecha de la resolución o sentencia firme que le reconozca el derecho a la pensión o, si fuese menor de 21 años de edad en dicha fecha, dentro de los 3 años siguientes al día en que cumpla dicha edad.

¿Cuánto me abonarían de una vez?

La cuantía alcanza un máximo de 84 mensualidades de la pensión con menos de 54 años de edad y un mínimo de 12 mensualidades a los 59 años, según la siguiente escala:

Edad cumplida – Años |Nº de mensualidades de pensión
Menor de 54 años 84
54 72
55 60
56 48
57 36
58 24
59 12

¿Se tiene que declarar las cantidades percibidas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas?

Si, la indemnización percibida por la declaración de incapacidad permanente total está sujeta a tributación en el Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y sometida a retención, en el caso de superar las cuantías mínimas establecidas en la normativa del IRPF.

¿Puedo trabajar si me han reconocido una incapacidad permanente total?

Si, se puede compatibilizar la pensión por incapacidad permanente total para la profesión que ejercía el interesado o del grupo profesional en que estaba encuadrado, con el salario que pueda percibir el trabajador en la misma empresa o en otra distinta, siempre y cuando las funciones no coincidan con aquellas que dieron lugar a la incapacidad permanente total.

Trabajador

Sin embargo, el percibo del incremento del 20% es incompatible con la realización de trabajos por cuenta ajena o propia, y con las prestaciones de Seguridad Social que puedan derivarse de dichos trabajos, como son el subsidio de incapacidad temporal o de maternidad que persiste más allá de la relación laboral o la actividad profesional, o las prestaciones de desempleo que pudieran corresponder por los mismos.

Por tanto, si tiene reconocido un 75% de la base reguladora y trabaja por cuenta propia o ajena, la pensión de incapacidad se rebajará al 55%.

¿Qué efectos produce la declaración de la incapacidad permanente total?

¿Me tienen que reservar el puesto de trabajo si me reconocen una incapacidad permanente total?

Si previsiblemente la incapacidad del trabajador puede ser objeto de revisión por mejoría, se suspende la relación laboral, con reserva del puesto de trabajo, durante 2 años desde la resolución que declare la incapacidad permanente. art. 48.2 Estatuto de los trabajadores art. 7 RD 1300/95 art. 13.4 O 18 enero 1996

En la resolución inicial de reconocimiento de la incapacidad permanente debe constar un plazo, igual o inferior a 2 años, para poder solicitar la revisión por mejoría.

El INSS envía al empresario la citada resolución.

Reincorporación a la empresa

Si el trabajador recobra su capacidad laboral plena o parcial después de haber recibido prestaciones recuperadoras, tiene preferencia para su readmisión en la última empresa en la que trabajó. arts. 2 y 3 RD 1451/83.

Requisitos:

  • El trabajador comunica su derecho a reincorporarse al empresario y a los representantes de los trabajadores en el plazo de un mes desde la declaración de aptitud.
  • El trabajador no debe rechazar un puesto de trabajo:
    • De igual categoría.
    • De inferior categoría, si no ha recuperado toda su capacidad laboral.
    • Que no implique cambio de residencia.
    • De lo contrario puede aceptarlo, manteniendo su preferencia para ocupar la primera vacante de su categoría o grupo profesional que se produzca en el centro de trabajo originario.
  • La empresa debe comunicar al trabajador las vacantes de igual o inferior categoría que existan.

La empresa que readmita al trabajador tiene derecho a una reducción del 50% de la cuota empresarial por contingencias comunes de la Seguridad Social durante 2 años.

El incumplimiento de esta obligación constituye una infracción grave.

¿Qué organismo se encarga de gestionar la incapacidad permanente total?

La indemnización por incapacidad permanente total la gestiona el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), salvo la gestión de los trabajadores incluidos en el Régimen Especial del Mar, del que se encarga el Instituto Social de la Marina.

¿Quién me paga la indemnización por incapacidad permanente total?

El abono corre a cargo del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o, en su caso, el Instituto Social de la Marina (ISM), cuando la incapacidad permanente derive de enfermedad común o accidente no laboral.

Cuando la incapacidad permanente total derive de enfermedad profesional o accidente de trabajo, el abono lo realiza el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), o la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social, dependiendo quien tenga suscrita la cobertura.

Desde nuestra web recomendamos que si está en alguna situación que pudiera ser constitutiva de una incapacidad permanente total, acuda a los servicios de un abogado especializado, y que cuente con el asesoramiento de un perito médico que pueda valorar su incapacidad.

Si se encuentra en alguna de estas situaciones, puede enviar un comentario o rellenar el formulario de contacto.

Incapacidad permanente parcial

Incapacidad trabajo

Incapacidad trabajo

¿Qué es la incapacidad permanente parcial?

La incapacidad permanente parcial es aquélla que, sin alcanzar el grado de total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para la profesión habitual, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma. Viene regulado en el artículo 137 de la Ley General de la Seguridad Social.

La incapacidad permanente parcial se conceptúa como la situación de quien, por enfermedad o accidente, tras haber estado sometido al tratamiento prescrito y dado de alta médicamente, presenta unas reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas que no le impiden realizar las tareas fundamentales de su profesión habitual pero le producen una disminución que alcanza, cuando menos, el 33% en su rendimiento normal para la misma. Para la valoración de la pérdida de rendimiento ha de tomarse en cuenta que opera por circunstancias diversas, así ralentización del ritmo de trabajo, mayor penosidad o dificultad en el desempeño del trabajo, imposibilidad de desempeñar determinados puestos de la profesión, etc.

¿Quién puede acceder a la incapacidad permanente parcial?

Para que los trabajadores por cuenta ajena tengan derecho a la obtención de la incapacidad permanente parcial, deben cumplir los siguientes requisitos que vienen recogidos en el artículo 138 de la Ley General de la Seguridad Social:

  1. No tener la edad prevista para acceder a la pensión por jubilación.
  2. Estar afiliadas y en alta o en situación asimilada al alta (como por ejemplo situación de desempleo, vacaciones, excedencia forzosa, excedencia por cuidado de hijos…)
  3. Tener cubierto un período previo de cotización diferenciándose si la incapacidad deriva de una enfermedad común, o de un accidente, ya sea laboral o no, o enfermedad profesional:
  • Si la incapacidad deriva de enfermedad común debe haber cotizado 1.800 días comprendidos en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que se haya extinguido la incapacidad temporal de la que derive la incapacidad permanente.
  • si la incapacidad deriva de accidente, sea o no laboral, o de enfermedad profesional, no se exige período previo de cotización.

¿Cuándo se reconoce el hecho causante?

Si la incapacidad permanente surge tras haberse extinguido la incapacidad temporal de la que deriva, bien por agotamiento del plazo, bien por alta médica con propuesta de incapacidad permanente, el hecho causante se entiende producido en la fecha de la extinción de la incapacidad temporal.

Si la incapacidad permanente no está precedida de incapacidad temporal o ésta no se ha extinguido, el hecho causante se entiende producido en la fecha de emisión del dictamen-propuesta del Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI).

¿Cuándo me abonan la prestación por incapacidad permanente parcial?

La prestación se hace efectiva a partir de la correspondiente resolución.

¿Cuánto cobro por una incapacidad permanente parcial?

El trabajador afecto a una incapacidad permanente parcial percibirá una indemnización a tanto alzado, abonada en una única vez, de 24 mensualidades de su base reguladora.

Ejemplo. Si el trabajador tiene una base reguladora de 1.200 € al mes, se multiplica por 24 mensualidades, por lo que percibirá 28.800 €.

Indemnización por incapacidad permanente parcial

Indemnización por incapacidad permanente parcial

¿Se tiene que declarar las cantidades percibidas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas?

Si, la indemnización percibida por la declaración de incapacidad permanente parcial está sujeta a tributación en el Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y sometida a retención.

¿Puedo trabajar si me han reconocido una incapacidad permanente parcial?

Si, se puede compatibilizar esta indemnización con el desarrollo de cualquier actividad laboral, tanto por cuenta ajena como por cuenta propia, así como con el trabajo que viniera realizando.

¿Qué organismo se encarga de gestionarlo?

En general la indemnización por incapacidad permanente parcial la gestiona el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), mientras que el Instituto Social de la Marina (ISM), se encarga de la gestión si se trata de trabajadores incluidos en el campo de aplicación del Régimen Especial del Mar.

¿Quién me paga la indemnización por incapacidad permanente parcial?

El abono corre a cargo del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o, en su caso, el Instituto Social de la Marina (ISM), cuando la incapacidad permanente derive de enfermedad común o accidente no laboral.

Cuando la incapacidad permanente parcial derive de enfermedad profesional o accidente de trabajo, el abono lo realiza el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), o la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social.

Desde nuestra web recomendamos que si está en alguna situación que pudiera ser constitutiva de una incapacidad permanente parcial, acuda a los servicios de un abogado especializado, y que cuente con el asesoramiento de un perito médico que pueda valorar su incapacidad.

Si se encuentra en alguna de estas situaciones, puede enviar un comentario o rellenar el formulario de contacto.