El TSJ confirma la incapacidad permanente total por espondilitis anquilopoyética

El TSJ confirma la incapacidad permanente total por espondilitis anquilopoyética.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-León, con sede en Valladolid, confirma la sentencia del Juzgado de lo Social número 4 de Valladolid, que reconoció una incapacidad permanente total por espondilitis anquilopoyética a un peón de mantenimiento de edificios.

El cliente ha sido representado por Diké Abogados.

En el siguiente enlace puede conocer las razones por la que se reconoció la incapacidad permanente total

Incapacidad permanente total por espondilitis anquilopoyética a peón de mantenimiento de edificios.

Sentencia del TSJ de Castilla-León que confirma la incapacidad por espondilitis.

El INSS y la Tesorería General de la Seguridad Social presentaron recurso de suplicación contra la sentencia del Juzgado de lo Social número 4 de Valladolid que reconoció la incapacidad permanente.

El TSJ confirma la incapacidad permanente total por espondilitis anquilopoyética.

Diké Abogados, en nombre de su cliente, se opuso al recurso presentado de contrario.

Entiende el TSJ Castilla-León que la profesión de peón de mantenimiento y cuidado de edificios y jardines, es una profesión de esfuerzo físico, en la que la base del trabajo es el propio aporte físico.

El TSJ confirma la incapacidad permanente total por espondilitis anquilopoyética

El TSJ confirma la incapacidad permanente total por espondilitis anquilopoyética

Patologías que presenta.

Tal y como quedó fijado en el Juzgado de lo Social número 4 de Valladolid, nuestro cliente padece:

“Espondilitis anquilosante HLA B27 positivo, con afectación axial y periférica, con aumento de actividad en los últimos meses y con una asimetría pelviana ya conocida, pauta, evitar malas posturas y sobrecargas, así como usar el alza recomendada y tratamiento con Moeotrexato vía parental, urbasón vía oral a dosis bajas y supositorio de indometacina”

Dolencias del trabajador.

La dolencia básica se encuentra en fase activa en todo momento no habiendo tenido fases no activas, siendo la dolencia crónica y no a brotes, estando muy limitado para actividades de moderada exigencia sobre todo en fase activa, siendo esta la situación del trabajador de manera permanente.

Conclusión.

Debido a las patologías y dolencias que presenta el trabajador, puestas en relación con la exigencia de trabajo físico en su actividad de peón de mantenimiento de edificios, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-León con sede en Valladolid, concluye que:

la dolencia está activa en todo momento y es incompatible con trabajos de esfuerzo por lo que la sentencia debe confirmarse.”

Desestima el recurso de suplicación y confirma que el peón de mantenimiento de edificios que padece espondilitis anquilopoyética, está incapacitado para el ejercicio de su profesión.

Por lo tanto, mantiene el reconocimiento de la incapacidad permanente total y el abono del 55% de la base reguladora.

Descargar (PDF, 180KB)

Contacto.

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es.

Incapacidad permanente total por artrosis a un pintor

Incapacidad permanente total por artrosis a un pintor.

El Juzgado de lo Social número 3 de Madrid ha dictado sentencia que reconoce una incapacidad permanente total por artrosis a un pintor de la construcción.

El trabajador ha sido asistido por Diké Abogados.

Patologías que presenta.

Según mantiene la sentencia, se reconoce una incapacidad permanente total por artrosis a un pintor de la construcción, puesto que padece las siguientes patologías:

  • Artrosis erosiva de manos con principal afectación de mano dominante (derecha).
  • Cirugía del 4º dedo de la mano derecha.
  • Cirugía de muñeca derecha por rotura de fibrocartílago triangular.
  • Pinzamiento dorsal.
  • Síndrome de intestino irritable.

Limitaciones que presenta.

Debido a estas patologías, la sentencia reconoce una incapacidad permanente total por artrosis a un pintor de la construcción, puesto que presenta las siguientes limitaciones:

  • Imposibilidad para el manejo de ambas manos con rapidez, fuerza y destreza con una mayor afectación y práctica imposibilidad para efectuar ninguna actividad operativa, con su mano derecha.
  • Imposibilidad para la carga de pesos o para la realización de esfuerzos.
  • Imposibilidad para el mantenimiento de posturas fijas con ambas manos pulgares y muñecas.
  • Pérdida de la capacidad funcional en la visión del ojo izquierdo por su problema retiniano, (fotofobia cuando precisara trabajar en exteriores).
  • Pérdida de fuerza importante, (82%), en su miembro superior derecho, dominante.
  • Incontinencia fecal con numerosos episodios de diarrea y escapes.
 Incapacidad permanente total por artrosis a un pintor

Incapacidad permanente total por artrosis a un pintor

Funciones de su puesto de trabajo.

El trabajador está dado de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos como pintor de la construcción, realizando trabajos para compañías de seguros.

Entiende la sentencia que las labores profesionales de un pintor exigen, al menos, un mínimo de fuerza prensil para sujetar la brocha o pincel.

Dicha habilidad y fuerza no puede predicarse del trabajador al menos desde la infructuosa intervención quirúrgica de febrero de 2016 en la que se le implantó una “prótesis IFP modelo Tactys (Stryker)”.

Nuestro cliente tiene prohibida la realización de actividades de peso y esfuerzo, así como las de riesgo para sufrir traumatismo.

El hecho de que el trabajador sea autónomo, no significa que no realice las funciones de pintor, por lo que la sentencia no atiende la alegación del INSS en relación a que nuestro cliente pueda reconducir sus tareas profesionales evitando aquellas que están contraindicadas para sus limitaciones.

Incapacidad permanente total por artrosis a un pintor

Incapacidad permanente total por artrosis a un pintor

Reconocimiento judicial de la incapacidad permanente total por artrosis a un pintor.

El Juzgado de lo Social número 3 de Madrid reconoce la incapacidad permanente al entender que “las demandadas parecen aferrarse a la condición de autónomo del actor para presumir que sus funciones no exigen habilidad manual o fuerza y, sobre esa base, entienden que el demandante no se encuentra incapacitado para su realización.

No obstante, lo que resultó acreditado, por notorio, es que las labores profesionales de un pintor exigen, al menos, un mínimo de fuerza prensil para sujetar la brocha o pincel.

[…] dicha habilidad y fuerza no puede predicarse del demandante al menos desde la infructuosa intervención quirúrgica de febrero de 2016 en la que se implantó al actor una “prótesis IFP modelo Tactys (Stryker)”, según el informe del Hospital Universitario Santa Cristina de 29/3/2016 en el que “se prohíbe la realización de actividades de peso y esfuerzo, así como las de riesgo para sufrir traumatismo”.

Desde un punto de vista físico, se consignaron tanto en los informes médicos de la Seguridad Social, como en los informes del EVI ciertos datos objetivos sobre los grados de fuerza o presión que puede realizar el actor con su mano rectora y en el Informe Pericial del Doctor Álvarez Díez, siendo absolutamente coincidentes en la falta de capacidad prensil con la mano dañada y el riesgo de rotura de la prótesis que le fue implantada.

[…] las dolencias físicas son difícilmente conciliables con cualquier trabajo bimanual íntegro o tareas manipulativas con mano derecha, de fuerza prensil o trabajos finos.

[…] Para la realización de las tareas habituales de la profesión del demandante, es esencial y primordial tener una mínima fuerza en ambas manos y cierta habilidad con ellas que permita el pintado de paredes, techos y demás elementos arquitectónicos; por supuesto sin olvidar el riesgo de nuevas lesiones que presenta el actor.

Es fácilmente imaginable que la no disponibilidad del uso pleno sino tan limitado de las manos no solo reduce la eficacia del resultado laboral sino que puede hacerlo en ocasiones peligroso y muy poco productivo. 

Esta realidad hace prácticamente imposible una prestación normalizada dentro de los parámetros de exigibilidad laboral ordinaria, y hace sin ninguna duda imposible que cualquier persona o entidad manifieste y conserve interés en contratar como pintor de construcción a una persona tan limitada físicamente para la habilidad o fuerza con la mano derecha, como la que presenta el actor de forma crónica.”

Descargar (PDF, 902KB)

Conclusión.

Por todo lo anteriormente expuesto, el Juzgado de lo Social número 3 de Madrid concede una incapacidad permanente total por artrosis e intestino irritable a un pintor de la construcción, con derecho a percibir el 75% de la base reguladora.

Contacto.

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es, o rellenando el formulario de contacto.

Incapacidad permanente total por espondilitis a un cartero con moto.

Incapacidad permanente por espondilitis a cartero con moto.

El Juzgado de lo Social nº 3 de Madrid ha reconocido una incapacidad permanente por espondilitis a cartero con moto, en grado total para su profesión habitual, puesto  que padece, entre otras patologías, una espondilitis anquilopoyética. El trabajador ha estado asesorado desde el primer momento por Diké Abogados.

Patologías que presenta:

De los hechos probados de la sentencia, se acredita que nuestro cliente padece las siguientes dolencias y enfermedades:

  • Espondilitis anquilopoyética (HLA B27+).
  • Tendinosis severa del supraespinoso.
  • Artrosis acromioclavicular.
  • Síndrome subacromial coadyuvante.
  • Protusiones discales múltiples desde la vértebra L4 hasta la S1.
  • Condropatía rotuliana bilateral grado 1.

Limitaciones que presenta:

Derivado de las patologías anteriores, nuestro cliente presenta una serie de limitaciones en su actividad laboral diaria de cartero repartidor con moto:

  • Incapacidad para permanecer en sedestación continuada y prolongada.
  • Imposibilidad para manipular pesos con ambos miembros superiores (incluidos los livianos).
  • Imposibilidad para llevar a cabo tareas que provoque una sobrecarga cervical y del tronco.
  • Limitación para caminar durante un largo periodo de tiempo, para permanecer en pie o efectuar esfuerzos y posturas forzadas.
  • Imposibilidad para realizar movimientos de antepulsión, abducción, repetición, flexión-rotación y abducción-rotación con su hombro derecho.
  • Sufrimiento y penosidad para llevar a cabo cualquier trabajo reglado.
  • Imposibilidad para el uso de su vehículo propio (sobre todo la motocicleta).
  • Falta de objetivos y de motivación laboral.

Funciones de su puesto de trabajo.

Su puesto de trabajo habitual es el de repartidor de correos en moto. Derivado de estas patologías, el servicio de prevención de riesgos laborales de la empresa, le consideró NO APTO para el servicio, reasignándole un puesto de agente clasificador de manera temporal.

Incapacidad permanente total por espondilitis a un cartero con moto.

Incapacidad permanente total por espondilitis a un cartero con moto.

Reconocimiento judicial de la incapacidad permanente por espondilitis.

Mantiene el Juzgado de lo Social número 3 de Madrid que “las dolencias que presenta la parte actora, (relatados arriba) […] le impiden realizar las actividades fundamentales de su profesión habitual, pues se ha acreditado una patología suficiente al efecto, ya que tanto los informes obrantes en autos, como del informe emitido por el perito médico que depuso, se constata la presencia de sintomatología dolorosa en múltiples regiones anatómicas.”

Incapacidad permanente por espondilitis a cartero con moto.

Incapacidad permanente por espondilitis a cartero con moto.

Conclusión.

Derivado de los padecimientos que padece nuestro cliente, puestos en relación con su puesto de trabajo de repartidor de correos en moto, el Juzgado concluye que “el demandante se encuentra incapacitado para el ejercicio de su profesión habitual, por lo que procede estimar la demanda, declarar al demandante en situación de incapacidad permanente total derivada de enfermedad común, para su profesión habitual de “reparto 1″ cartero con moto, y el derecho a percibir una pensión mensual equivalente al 55% de la base reguladora […] sin perjuicio de las regularizaciones legales que procedan y condenar a los Organismos demandados a estar y pasar por esta declaración”.

Descargar (PDF, 1.78MB)

Otros casos de reconocimiento de una incapacidad por espodilitis.

Nuestro despacho ha llevado otros casos en los que se ha reconocido una incapacidad permanente por espondilitis anquilopoyética:

  • Incapacidad permanente total por espondilitis anquilopoyética a peón de mantenimiento de edificios. Enlace.
  • Incapacidad permanente absoluta a administrativa autónoma. Enlace.
  • Estudio sobre cómo conseguir una incapacidad por espondilitis. Enlace.

Contacto:

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es, o rellenando el formulario de contacto.

Incapacidad por depresión y trastorno somatomorfo

Incapacidad por depresión y trastorno somatomorfo.

El Juzgado de lo Social nº 21 de Madrid, ha dictado sentencia por la que se reconoce una incapacidad permanente absoluta, por revisión del grado de incapacidad permanente total reconocido anteriormente, a nuestro cliente que padece depresión y trastorno somatomorfo, junto con otras patologías.

Patologías que presenta.

El paciente presenta las siguientes patologías:

  • Dermatitis seborreica de predominio facial.
  • Neuropatía del nervio cubital izquierdo.
  • Protusión C5-C6 izquierda.
  • Cuerpo libre en rodilla derecha.
  • Fibromialgia y coxoartrosis.
  • Síndrome de apnea obstructiva del sueño.
  • Prostatitis crónica.
  • Extirpación de carcinoma basocelular en cuello y espalda.
  • Hipertensión arterial.
  • Hipertensión craneal benigna.
  • Trastorno depresivo mayor crónico.
  • Trastorno somatomorfo.
  • Trastorno de la personalidad.
Depresión y trastorno somatomorfo

Depresión y trastorno somatomorfo

Requisitos revisión por agravación.

Para que proceda la revisión por agravación de una incapacidad permanente, tienen que darse dos requisitos básicos:

1.- Que realmente se haya producido una agravación, resultado de confrontar los padecimientos tenidos en cuenta para declarar la incapacidad permanente anterior, y el cuadro clínico actual.

2.- Que la clínica actual, por su entidad, determine la modificación del grado de incapacidad, puesto que no todo empeoramiento implica un grado superior de incapacidad.

En este caso, concurren ambos requisitos, por lo que se revisa la incapacidad permanente total reconocida anteriormente, y se reconoce en su lugar una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo.

Empeoramiento del estado clínico.

Ha existido un empeoramiento en el estado clínico de nuestro cliente, puesto que se han diagnosticado nuevas dolencias, y “el trastorno diagnosticado y en tratamiento por la unidad de salud mental desde marzo de 2008, evolucionó a un trastorno depresivo mayor crónico, con muy escasa respuesta a los tratamientos pautados”.

Continúa la sentencia manifestando que “se han incorporado como nuevos diagnósticos que afectan a su salud mental, un trastorno somatomorfo y un trastorno de personalidad indeferenciado (dependiente e histriónico). Este conjunto de dolencias psiquiátricas y, en particular la depresión mayor cronificada que padece hace precisa la supervisión y apoyo familiar continuo, e impide realizar labores cotidianas, y entre ellas cualquier actividad laboral”

Por todo ello, el Juzgado entiende que se debe revisar la incapacidad permanente total concedida, y declarar a nuestro cliente afecto a una incapacidad permanente absoluta, con derecho a percibir el 100 % de la base reguladora.

Descargar (PDF, 1.66MB)

Contacto.

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, para comprobar la viabilidad de su pretensión, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es.

Contacto

Contacto

Incapacidad permanente por retinosis pigmentaria

Incapacidad permanente por retinosis pigmentaria.

En este estudio vamos a analizar las posibilidades de obtener una incapacidad permanente por padecer retinosis pigmentaria, ya sea una incapacidad permanente total para la profesión habitual, una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de actividad laboral, o una gran invalidez en los casos de necesitar ayuda de tercera persona.

¿Qué es la retinosis pigmentaria?

Según la Federación de Asociaciones de Retinosis Pigmentaria de España (Farpe), la retinosis pigmentaria es un “grupo de enfermedades hereditarias de la retina caracterizadas clínicamente por mala visión nocturna, constricción progresiva del campo visual, pérdida progresiva de agudeza visual.

Suele comenzar entre la primera a tercera década de la vida. Progresa lentamente, aunque puede cursar con brotes de empeoramiento.

Puede igualmente encontrarse asociada a otras patologías congénitas dentro de cuadros sindrómicos generales. El hallazgo patológico es la degeneración progresiva de fotorreceptores inicialmente bastones, posteriormente también conos y de las capas internas de la retina junto con el epitelio pigmentario. En estadios finales hay una proliferación glial en la retina y nervio óptico con hialinización de los vasos…”

Manifestaciones clínicas de la retinosis pigmentaria.

Los principales síntomas que se presentan con mayor frecuencia son:

  • Ceguera nocturna; mala adaptación a la oscuridad.
  • Campo de visión limitado: pérdida de visión periférica.  (visión “en túnel”).
  • Deslumbramiento.
  • Es frecuente la miopía.
  • También se han descrito casos asociados a una hipermetropía severa.
  • La Retinosis Pigmentaria evoluciona de manera diferente según las personas y no conducen todas a la misma pérdida de visión.
  • La sintomatología suele iniciarse en la infancia y la dificultad de adaptación a la oscuridad puede ser el único síntoma durante años.
  • El curso clínico de la Retinosis Pigmentaria es lento, crónico y progresivo pero resulta frecuentemente interrumpido por remisiones con mejoría de la agudeza y el campo visual.
Incapacidad por retinosis pigmentaria

Incapacidad por retinosis pigmentaria

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala Cuarta, de lo Social, Sentencia de 3 Mar. 2014, Rec. 1246/2013.

Siguiendo con el análisis de las posibilidades de obtener una incapacidad permanente por retinosis pigmentaria, sin duda hay que analizar la importantísima sentencia del Tribunal Supremo de 3 de marzo de 2014, puesto que viene a establecer doctrina sobre las posibilidades de obtener algún grado de incapacidad por el padecimiento de la enfermedad.

La sentencia realiza una estudio evolutivo de la jurisprudencia en casos de ceguera total, entendiéndose en varios casos que la ceguera es determinante de una gran invalidez.

De la jurisprudencia analizada por el Tribunal Supremo, se concreta la siguiente doctrina unificada:

a) una persona que pueda ser considerada ciega, por estar indiscutidamente dentro de las categorías de alteración visual que dan lugar a la calificación de ceguera, bien por padecer ceguera total o bien por sufrir pérdida de la visión a ella equiparable (cuando, sin implicar una absoluta anulación de la misma, sea funcionalmente equiparables a aquélla) reúne objetivamente las condiciones para calificarla en situación de gran invalidez.

b) aunque no hay una doctrina legal ni científico-médica indubitada que determine qué agudeza visual ha de ser valorada como ceguera, sí puede afirmarse que, en general, cuando ésta es inferior a una décima en ambos ojos se viene aceptando que ello significa prácticamente una ceguera.

c) es claro que el invidente en tales condiciones requiere naturalmente la colaboración de una tercera persona para la realización de determinadas actividades esenciales en la vida, aunque no figure así en los hechos declarados probados de la correspondiente resolución judicial, no requiriéndose que la necesidad de ayuda sea continuada.

d) no debe excluir tal calificación de Gran invalidez la circunstancia de quienes, a pesar de acreditar tal situación, especialmente por percibir algún tipo de estímulo luminoso, puedan en el caso personal y concreto, en base a factores perceptivos, cognitivos, ambientales, temporales u otros, haber llegado a adquirir alguna de las habilidades adaptativas necesarias para realizar alguno de los actos esenciales de la vida sin ayuda de terceros o sin necesidad de ayuda permanente, o incluso los que puedan llegar a efectuar trabajos no perjudiciales con su situación, con lo que, además, se evita cierto efecto desmotivador sobre la reinserción social y laboral de quien se halla en tal situación.  

En el caso concreto estudiado, no se discute que la trabajadora padezca una situación calificada de “nula agudeza visual” por lo que es correcta jurídicamente su calificación como gran inválida, a pesar de que la ayuda de tercera persona solamente la requiriera para determinados actos esenciales e incluso para otros de la misma naturaleza no permanentemente durante todo el día, de que “hasta fechas muy recientes haya desempeñado una actividad por cuenta ajena” o de que “se haya adaptado mejor o peor a su diplopía” pues “una persona ciega podrá adaptarse de forma favorable a su situación y a diferencia de otras, pero eso no impide que esa sea su real situación”.

Por tanto, y aunque el paciente se haya adaptado a la pérdida de visión, no por ello no podría optar a una gran invalidez.

Incapacidad por retinosis

Incapacidad por retinosis

Jurisprudencia relativa a la retinosis pigmentaria.

Después de analizar la sentencia del Tribunal Supremo relativa a la gran invalidez por ceguera, nos detendremos en examinar qué dicen algunos Tribunales Superiores de Justicia en relación a la incapacidad permanente por retinosis pigmentaria.

En este sentido, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, Sala de lo Social, Sentencia 1032/2015 de 13 May. 2015, Rec. 3006/2014 entiende que “El dictamen propuesta del EVI consideró que el actor presentaba el cuadro clínico residual y las limitaciones orgánicas y funcionales siguientes: “retinosis pigmentaria. Miopía magna”, proponiendo que el trabajador debe quedar afecto de la incapacidad permanente absoluta. El actor presentaba agudeza visual de 0,1 en OD y de 0,2 en OI, con campo visual prácticamente nulo en OD y visión en cañón de escopeta en el OI, así como gran afectación del campo visual. Se calificó de “prácticamente ciego“, de evolución progresiva. El actor se halla afiliada a la ONCE. Precisa de ayuda de tercera persona para afeitarse. Se viste solo, aunque su mujer le prepara la ropa. Come de forma autónoma, si bien necesita ayuda de tercera persona para limpiar el pescado de espinas y para servirse los alimentos y para preparar. Sale a la calle acompañado por algún familiar.

El Juzgado entiende que ha visto agravadas sus dolencias (ha pasado de una ceguera funcional a una ceguera legal, precisando la ayuda de tercera persona para afeitarse, necesitando que alguien le prepare la ropa y ciertos alimentos (limpiar el pescado de espinas y servirse) precisando salir a la calle acompañado, mientras que con anterioridad (cuando fue declarado con derecho a la prestación de incapacidad permanente absoluta) la pérdida de autonomía y la necesidad de ayuda de terceras personas se circunscribía a los desplazamientos que requerían uso de vehículo tanto privado como público, así como la deambulación en determinadas condiciones de luminosidad, con lo que apreciamos que tiene derecho a las prestaciones correspondientes a la gran invalidez.”

Por tanto, se reconoce una agravamiento de la incapacidad permanente, pasando de ser absoluta a gran invalidez, puesto que en la actualidad necesita ayuda de tercera persona para afeitarse, para que le preparen la ropa y ciertos alimentos, precisando salir a la calle acompañado.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de Valladolid, Sala de lo Social, Sentencia de 11 Mar. 2015, Rec. 65/2015 entiende que “Las dolencias que sufre doña Estefanía […] consisten en raquialgia inespecífica sin limitación funcional, retinosis pigmentaria con dificultad para visión nocturna y deficiencia binocular del 60%, que empeora aún más por el nistagmus pendular. Con estas dolencias el reconocimiento a favor de la actora de la prestación de incapacidad permanente absoluta efectuado por la sentencia impugnada es correcto. Tanto si tomamos el Reglamento de Accidentes de Trabajo de 1956, mencionado por la Magistrada de instancia, como la escala de Wecker que esta Sala viene utilizado en los supuestos de déficit visual, nos encontramos con que una pérdida binocular superior al 50% da lugar a una incapacidad permanente absoluta para toda profesión u oficio.”

En este caso, se ha probado que con una pérdida binocular superior al 50% equivale a una incapacidad permanente absoluta, pero no una gran invalidez al no quedar acreditado que el actor necesite ayuda de terceras personas.

En la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de Burgos, Sala de lo Social, Sentencia 731/2015 de 23 Oct. 2015, Rec. 653/2015, se examina el caso de una persona que padece una retinosis pigmentaria de larga evolución , siendo su agudeza visual de 0,1 y 0,3. Recoge la sentencia que “Si examinamos la escala de Wecker, se considera incapacidad permanente absoluta la pérdida de visión de un ojo si queda reducida en el 50% o más la fuerza visual del otro, y que, según la escala de Wecker, de usual manejo por la Sala y que responde sin duda a criterios y técnicas médicas más actualizadas, las limitaciones visuales dichas se corresponden con una disminución de visión del 51%, superando el mínimo (50%) que señala como determinante de incapacidad permanente absoluta, siendo evidente, al margen el carácter orientativo de aquella escala, que tan importante déficit sensorial priva del más elemental dominio del entorno que requiere la generalidad de las profesiones; si además se une, conforme la revisión fáctica operada, que presenta una importante restricción del campo visual en ambos ojos, ninguna duda le cabe a la Sala de que el actor no está capacitado, para el desempeño regular, continuado y mínimamente eficaz de ninguna otra.

Ahora bien atendiendo a la declaración de hechos probados y la aplicación de la Escala de Wecker y Real Decreto 1971/1999, de 23 de diciembre, se valoran y cuantifican las alteraciones visuales, en que se establecen unos criterios en el diagnóstico, y se representan unas tablas “de conversión de la deficiencia visual en porcentaje de discapacidad”, por lo que reconoce a la interesada afecta a una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo.”

Por su parte, el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, Sala de lo Social, Sentencia 107/2016 de 8 Feb. 2016, Rec. 922/2015 dice que “es claro que el actor con su patología de retinosis pigmentaria, bilateral, con una agudeza visual de 0,000 en ambos ojos, precisa la asistencia de terceras personas para realizar los actos esenciales de la vida; por lo que, en principio, su cuadro clínico justifica la gran invalidez pretendida.

Si comenzó a trabajar como vendedor de cupones para la ONCE, que entró en el sistema de Seguridad Social en el año 1990, y que siempre ha tenido una limitación de la agudeza visual inferior a 1/10 en cada ojo, con una reducción del campo visual del 90% en cada ojo. Este déficit, previo a la afiliación no impedirá la calificación de IP «cuando se trate de personas minusválidas y con posterioridad a la afiliación tales reducciones se hayan agravado, provocando por sí mismas o por concurrencia con nuevas lesiones o patologías, una disminución o anulación de la capacidad laboral que tenía el interesado en el momento de su afiliación» (art. 136.1 párrafo segundo).”

Por tanto, el hecho de trabajar como vendedor de cupones en la ONCE no determina la imposibilidad de obtener el reconocimiento de una gran invalidez.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala de lo Social, Sección 3ª, Sentencia 834/2014 de 24 Sep. 2014, Rec. 289/2014 aplica la sentencia del Tribunal Supremo de 3 de marzo de 2014 y recoge que “la actora carece prácticamente de visión, teniendo reconocido un grado de discapacidad del 78% y que precisa de una tercera persona para la marcha así como para las actividades de la vida diaria, según manifiesta la médica de familia de la Seguridad Social, independientemente de que reciba entrenamiento por parte de la ONCE, porque en todo caso va a seguir precisando de la ayuda de otra persona para múltiples actividades ordinarias, por lo que el recurso ha de tener favorable acogida, y conceder una gran invalidez”

Así pues, a pesar de tener entrenamiento en la ONCE para la adaptación de su vida diaria a la pérdida de visión, se puede obtener una gran invalidez.

Conclusiones:

  • Una persona que pueda ser considerada con ceguera total por retinosis pigmentaria, puede obtener el reconocimiento de una gran invalidez.
  • Se entiende por ceguera cuando la visión es inferior a una décima en ambos ojos.
  • El invidente requiere naturalmente ayuda de terceras personas.
  • El hecho de haber adaptado su vida a la ceguera y recibir entrenamiento por parte de la ONCE, no determina la improcedencia del reconocimiento de una gran invalidez.
  • El agravamiento en la pérdida de visión tras el reconocimiento de una incapacidad permanente absoluta, puede determinar una gran invalidez.
  • Una pérdida binocular superior al 50% puede dar lugar a una incapacidad permanente absoluta para toda profesión u oficio.

Contacto.

Contacte con nosotros.

Contacte con nosotros.

Si desea que nuestro equipo de peritos médicos y abogados revisen de manera gratuita las posibilidades de obtener algún grado de incapacidad o minusvalía, pueden ponerse en contacto con nosotros en el 915327518 / 619555357 o en el email info@incapacidadtrabajo.es

Sentencia TSJ Madrid distrofia muscular tipo Becker

Sentencia TSJ Madrid distrofia muscular tipo Becker

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha corroborado la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social nº 11 de Madrid, que declaraba al cliente asesorado por Diké Abogados, afecto a una incapacidad permanente absoluta, por padecer, entre otras patologías, una distrofia muscular tipo Becker, y miopatía congénita nemalínica.

Puede conocer el resultado de la sentencia del Juzgado de lo Social pulsando aquí.

En el juicio quedó acreditado que nuestro cliente está diagnosticado de dos enfermedades musculares hereditarias e irreversibles: Distrofinopatía tipo enfermedad de Becker y Miopatía congénita nemalínica, ambas confirmadas mediante estudio genético y molecular. Tales enfermedades se manifiestan en forma de debilidad muscular generalizada y cardiopatía dilatada leve, no tienen tratamiento y le producen dificultades progresivas en todas las tareas motoras. Además padece una miocardiopatía dilatada leve en relación con la distrofia muscular.

El recurso del INSS y la Tesorería General de la Seguridad Social interpuesto en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en su fundamentación jurídica, se basa en que la enfermedad que padece nuestro cliente, “es una enfermedad muscular, que se manifiesta en forma de debilidad muscular generalizada, pero que solo comporta una limitación para tareas que requieran esfuerzos físicos continuados, subir y bajar escaleras, o para la bipedestación o deambulación de forma habitual” .

Por nuestra parte, en representación de nuestro cliente, nos opusimos al recurso presentado, manteniendo que las enfermedades que padece (distrofia muscular tipo Becker, y miopatía congénita nemalínica), no sólo le incapacitan para su profesión habitual de vigilante de seguridad, sino también le incapacitan de manera absoluta para la realización de todo tipo de actividades laborales.

Incapacidad por distrofia muscular tipo Becker

Incapacidad por distrofia muscular tipo Becker

El Tribunal Superior de Justicia entiende que nuestro cliente no puede acometer ninguna actividad motora, y presenta las siguientes limitaciones:

  • Imposibilidad para cargar pesos y para hacer esfuerzos.
  • Imposibilidad para permanecer en pie, deambular e incluso permanecer sentado durante una jornada laboral.
  • Imposibilidad de mantener posturas fijas con la columna cervical, lumbar, o ambas, de realizar giros o flexiones lumbares.
  • Tremenda dificultad para caminar a pesar de las ayudas externas (marcha inestable y dificultosa con caídas fáciles).
  • Ánimo deprimido y lábil que hace augurar un mal futuro y limita la capacidad de reacción ante un estímulo.
  • Imposibilidad para tareas manuales finas de cierto esfuerzo por afectación muscular.

Por todo ello, no puede realizar ningún tipo de actividad laboral, por lo que debe reconocerse una incapacidad permanente absoluta.

A continuación tiene el contenido íntegro de la sentencia del TSJ que reconoce una incapacidad permanente absoluta por distrofia muscular tipo Becker, y miopatía congénita nemalínica.

Descargar (PDF, 1.89MB)

Si quiere que nuestros abogados y peritos médicos revisen las posibilidades de obtener algún tipo de incapacidad o el reconocimiento de un grado de minusvalía, o sobre las viabilidades de presentar demanda judicial o recurso, puede ponerse en contacto con nosotros en el 915327518 / 619555357 o en el email info@incapacidadtrabajo.es.

Contacte con nosotros.

Contacte con nosotros.

Incapacidad permanente peón de cadena de vehículos por Distrofia Miotónica

Incapacidad permanente total a peón de cadena de vehículos por Distrofia Miotónica.

La dirección provincial del INSS de Madrid, ha reconocido una incapacidad permanente total, a un peón de cadena de vehículos que padece Distrofia Miotónica tipo I (Steniert).

El trabajador ha sido asesorado desde el inicio del expediente, por los abogados y peritos médicos de Diké Abogados.

Esta enfermedad desencadena una importante debilidad muscular en los músculos faciales, los músculos del cuello y también los músculos distales de miembros inferiores y superiores afectando todo sobre todo los músculos intrínsecos de la mano y a los extensores de la muñeca, además de afectar los músculos del paladar, la faringe, o la lengua provocando disartria, voz nasal, problemas en la deglución e incluso debilidad de los músculos respiratorios.

Incapacidad por distrofia miotónica.

Incapacidad por distrofia miotónica.

Buena parte de los síntomas derivados de la propia miotonía empeoran con el frío o cuando el paciente trata de hacer un esfuerzo con las manos. El cansancio y sueño excesivo es importante incluso en etapas tempranas de la enfermedad y no son descartables tampoco alteraciones en el cristalino, trastornos de la atención del planeamiento definidos como trastornos cognitivos, problemas en el habla, algunos otros tipos de perfiles endocrinas o incluso bloqueos auriculoventriculares por lo que precisan controles exhaustivos y mantenidos en las consultas especializadas.

Para más información de la enfermedad, pueden consultar la web de la asociación ASEM. Las enfermedades neuromusculares suelen ser crónicas, progresivas y debilitantes). Se manifiestan en la pérdida de fuerza que con frecuencia es progresiva.

La debilidad conlleva problemas ortopédicos secundarios, como rigidez o deformidades articulares, que son especialmente importantes en las enfermedades que se inician en la edad pediátrica.

Con la evolución de la enfermedad es frecuente la aparición de problemas respiratorios y, o cardiacos que constituyen la principal causa de mortalidad.

Si desea que los abogados y peritos médicos revise sus informes médicos y documentos de cotización para conocer las posibilidades de obtener una incapacidad permanente para su profesión habitual, puede enviarlos a info@incapacidadtrabajo.es o llamarnos al 915327518, y recibirá una valoración inicial gratuita.

Contacte con nosotros.

Contacte con nosotros.

Incapacidad permanente absoluta por miopía magna

Reconocimiento de una incapacidad permanente absoluta por miopía magna.

La dirección provincial de Huelva del Instituto Nacional de la Seguridad Social, ha reconocido una incapacidad permanente absoluta por miopía magna, al trabajador que prestaba sus servicios como operador de planta química, puesto que padece, entre otras patologías, una miopía magna que le impide la realización de cualquier trabajo.

Incapacidad permanente absoluta por miopía magna

Incapacidad permanente absoluta por miopía magna

La miopía es una alteración de la refracción en la cual los objetos lejanos se enfocan por delante de la retina y no sobre ella. Esto origina que la visión de los objetos lejanos sea borrosa. Por el contrario la visión cercana se mantiene sin necesidad de corrección óptica.

Cuando la miopía es elevada (cuando se tiene más de 6 dioptrías) se denomina miopía magna, alta miopía o miopía degenerativa. En la miopía magna existe un alargamiento excesivo del globo ocular que da lugar a una elongación o estiramiento anómalo de todas las estructuras, incluida la retina que puede quedar adelgazada. Esta circunstancia es la que provoca con el tiempo las degeneraciones vitreorretinianas que comprometen la visión.

El trabajador, desde el inicio de la tramitación del expediente administrativo,  ha sido asesorado por el equipo de abogados y médicos de Diké Abogados, quienes han revisado los informes médicos, comprobado los requisitos de cotización, y han realizado un estudio de la viabilidad del caso. También hemos realizado un cálculo previo de la cuantía de la pensión que iba a percibir.

El INSS reconoce que el trabajador no es apto para ningún tipo de trabajo, puesto que padece una miopía magna bilateral, con retinopatía miópica maligna y desprendimiento de retina izquierda.

Si usted quiere ser asesorado por nuestro equipo, y obtener una primera valoración gratuita sobre las posibilidades de obtener una incapacidad permanente, póngase en contacto con nosotros pulsando aquí.

Contacte con nosotros

Contacte con nosotros

 

Gran invalidez

¿Qué es la gran invalidez?

La gran invalidez es la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos. Viene regulado en el artículo 137.5 de la Ley General de la Seguridad Social.

¿Quién tiene derecho a percibir una prestación por gran invalidez?

Son beneficiarios los trabajadores que necesiten ayuda de terceras personas, siempre que cumplan los siguientes requisitos:

Haber sido declarados en situación de gran invalidez por alguna de las siguientes causas:

  • Accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  • Accidente no laboral.
  • Enfermedad común.
  • Estar afiliados en la Seguridad Social.
  • Haber cubierto un período mínimo de cotización, el cual variará en función de que el beneficiario se halle o no en situación de alta o asimilada en el momento del hecho causante.
Gran Invalidez

Gran invalidez

¿Cuánto percibo al reconocerse una gran invalidez?

La cuantía de la pensión por gran invalidez estará formada por el importe de la pensión que corresponda por incapacidad permanente (total o absoluta), incrementada con un complemento destinado a remunerar a la persona que atienda al beneficiario.

  • Importe del complemento:

Será el resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente en el Régimen General en el momento del hecho causante, cualquiera que sea el régimen en el que se reconozca la pensión, y el 30% de la última base de cotización del trabajador correspondiente a la contingencia de la que derive la situación de incapacidad permanente.

En ningún caso, este complemento podrá tener un importe inferior al 45% de la pensión percibida -sin el complemento- por el trabajador.

  • En los casos de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

Las pensiones se aumentarán, según la gravedad de la falta, de un 30% a un 50% cuando la lesión se produzca por máquinas, artefactos o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas de seguridad e higiene en el trabajo, o las elementales de salubridad o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador.

A efectos del cálculo del recargo, se excluye el complemento de gran invalidez destinado a remunerar a la persona que atienda al gran inválido. Dicho recargo recae directamente sobre el empresario infractor.

En los casos en que el trabajador, con 65 años o más años, acceda a la pensión de gran invalidez, derivada de contingencias comunes, por no reunir los requisitos para acceder a la pensión de jubilación:

El porcentaje aplicable será el que corresponda al período mínimo de cotización que esté establecido, en cada momento, para el acceso a la pensión de jubilación.

Actualmente, dicho porcentaje es del 50%, que se aplicará a la base reguladora correspondiente de la pensión, pero no al complemento.

Cuantía gran invalidez

Cuantía gran invalidez

¿Qué es la base reguladora?

Hemos comentado que para el cálculo una gran invalidez se aplica un porcentaje sobre la prestación reconocida por la incapacidad permanente absoluta o total, hay que aplicar un porcentaje a la base reguladora. Hay que analizar qué es la base reguladora dependiendo de varias circunstancias:

Si la incapacidad deriva de enfermedad común:

  • Beneficiario en situación de alta o asimilada o en situación de “no alta”:

Se calcula aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de enfermedad común. Para conocerlas pinche aquí.

Si la incapacidad deriva de accidente no laboral:

  • Beneficiario en situación de alta o asimilada:

Se calcula aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de accidente no laboral. Pinche aquí.

  • Beneficiario en situación de “no alta”:

Será el cociente que resulte de dividir por 112 las bases de cotización del solicitante durante los 96 meses inmediatamente anteriores al mes previo al del hecho causante. El cómputo de dichas bases se realizará conforme a las siguientes reglas:

    1. Las bases de los 24 meses anteriores al mes previo al del hecho causante se computan en su valor nominal.
    2. Las restantes bases se actualizarán de acuerdo con la evolución del Índice de Precios al Consumo, desde los meses a que aquéllas correspondan hasta el mes inmediato anterior a aquél en que se inicie el período de bases no actualizables a que se refiere el párrafo anterior.

Integración de lagunas:

Si en el período a tomar en cuenta para el cálculo aparecieran meses durante los cuales no existiera la obligación de cotizar, las lagunas de cotización se integrarán con la base mínima de cotización del Régimen General vigente en cada momento para trabajadores mayores de 18 años.

Si la incapacidad deriva de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

La base reguladora se calcula sobre salarios reales, aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de estas contingencias.

¿Se tiene que declarar las cantidades percibidas por una gran invalidez en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas?

Las pensiones de gran invalidez están exentas de retención del Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), por lo que no tiene que declarar por ellas.

¿Puedo trabajar si me han reconocido una gran invalidez?

Si, se puede compatibilizar la prestación de gran invalidez con el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del inválido y que no representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión.

Si se realizan trabajos susceptibles de inclusión en alguno de los regímenes de la Seguridad Social, existe la obligación de cursar la correspondiente alta y cotizar, debiendo comunicar el pensionista a la Entidad gestora el inicio de la actividad, ya sea por cuenta ajena o propia.

Este hecho no impide a la entidad gestora la revisión de la gran invalidez reconocida.

Llegado a la edad de jubilación, no es compatible la prestación de gran invalidez con el trabajo.

¿Qué organismo se encarga de gestionar la gran invalidez?

La indemnización por incapacidad permanente total la gestiona el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), salvo la gestión de los trabajadores incluidos en el Régimen Especial del Mar, del que se encarga el Instituto Social de la Marina.

¿Quién me paga la prestación por gran invalidez? 

El abono corre a cargo del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o, en su caso, el Instituto Social de la Marina (ISM), cuando la gran invalidez derive de enfermedad común o accidente no laboral.

Cuando la gran invalidez derive de enfermedad profesional o accidente de trabajo, el abono lo realiza el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), o la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social, dependiendo quien tenga suscrita la cobertura.


Desde nuestra web recomendamos que si está en alguna situación que pudiera ser constitutiva de una gran invalidez, acuda a los servicios de un abogado especializado, y que cuente con el asesoramiento de un perito médico que pueda valorar su incapacidad.

Contacte con nosotros

Contacte con nosotros

Si se encuentra en alguna de estas situaciones, puede enviar un comentario o rellenar el formulario de contacto.

Base reguladora para el cálculo de la incapacidad permanente total.

Base reguladora

Base reguladora

¿Qué es la base reguladora?

En la entrada sobre la incapacidad permanente total hemos analizado los requisitos y condiciones para tener derecho al percibo de una incapacidad permanente total.

En esta entrada vamos a ver como se calcula la base reguladora para poder conocer la cuantía de la prestación por incapacidad permanente total.

La base reguladora varía según la causa que la origine:

  • Si la incapacidad deriva de una enfermedad común: art. 140 LGSS 1994

    • Base reguladora ordinaria:

SUMA DE BC POR CONTINGENCIAS COMUNES DE LOS 96 MESES INMEDIATAMENTE ANTERIORES AL MES PREVIO DEL HECHO CAUSANTE / 112.

Las bases de los 24 meses anteriores al mes previo al del hecho causante se computan en su valor nominal.

Las restantes bases se actualizarán de acuerdo con la evolución del IPC, desde los meses a que aquéllas correspondan hasta el mes inmediato anterior a aquél en que se inicie el período de bases no actualizables a que se refiere el párrafo anterior.

Al resultado obtenido, se le aplicará el porcentaje que corresponda en función de los años de cotización, según la escala prevista para las pensiones de jubilación, considerándose a tal efecto como cotizados los años que le falten al trabajador, en la fecha del hecho causante, para cumplir la edad ordinaria de jubilación vigente en cada momento. En caso de no alcanzarse 15 años de cotización, el porcentaje aplicable será del 50%.

El importe resultante de las reglas anteriores constituirá la BR a la que, para obtener la cuantía de la pensión que corresponda, habrá de aplicarse el porcentaje previsto para el grado de incapacidad reconocido.

  • Base reguladora reducida: cuando se exija un período mínimo de cotización inferior a 8 años (es decir, cuando el beneficiario tenga menos de 52 años en la fecha del hecho causante):

SUMA DE BC POR CONTINGENCIAS COMUNES EN IGUAL NÚMERO AL DE MESES DE QUE CONSTE EL PERIODO MÍNIMO EXIGIBLE / IGUAL Nº DE MESES X 1,1666.

Integración de lagunas:

A partir de 1-1-2013, si en el período que debe tomarse para el cálculo de la BR aparecieran meses durante los cuales no hubiese existido la obligación de cotizar, las primeras 48 mensualidades se integrarán con la base mínima de entre todas las existentes en cada momento y el resto de mensualidades con el 50 por 100 de dicha base mínima.

En los supuestos en que en alguno de los meses a tener en cuenta para la determinación de la base reguladora, la obligación de cotizar exista sólo durante una parte del mes, procederá la integración señalada en el párrafo anterior por la parte del mes en que no exista obligación de cotizar, siempre que la base de cotización correspondiente al primer período no alcance la cuantía de la base mínima mensual señalada. En tal supuesto, la integración alcanzará hasta esta última cuantía.

  • Si la incapacidad deriva de un accidente no laboral: art. 5.4 RD 1799/85 art. 7.1 D 1646/72

  • Regla general:

SUMA DE BC POR CONTINGENCIAS COMUNES DE LOS 24 MESES CONSECUTIVOS ELEGIDOS POR EL BENEFICIARIO DENTRO DE LOS 7 AÑOS ANTERIORES AL HECHO CAUSANTE / 28.

Si el incapacitado permaneció en alta un período de tiempo reducido: se suman los importes del salario mínimo interprofesional vigente en cada uno de los 24 meses anteriores a aquel en que se cause la prestación y se divide por 28.

  • Accidente de trabajo y enfermedad profesional: se entiende por salario la remuneración efectivamente recibida. Se suman los siguientes conceptos:

    • Jornal diario: el que por jornada normal de trabajo perciba el trabajador en la fecha del accidente.
    • Se multiplica por los 365 días del año.
    • Importe anual de pagas extraordinarias, tanto de carácter fijo como voluntario.
    • Casa-habitación: se computa por el precio pactado por escrito y, en su defecto, por el 10% del salario.
    • Alimentación: se computa por el precio pactado por escrito y, en su defecto, por el 20% del salario.
    • Beneficios o participación en los ingresos: su importe es el percibido por el trabajador el año anterior al accidente.
    • Pluses y retribuciones complementarias computables (complementos salariales): la suma de todos ellos se divide por el número de días efectivamente trabajados en la empresa en que se accidentó el beneficiario, y el resultado se multiplica por 273, obteniéndose así el importe anual. (TS 17-3-95).
  • El importe de dicha suma se divide entre 12 y el resultado es la base reguladora mensual.

Realmente, el cálculo de la pensión por incapacidad permanente total no es sencillo. Si decide confiar en nuestro equipo para la solicitud de la incapacidad permanente total, sabrá con antelación cual sería la cuantía a percibir y su base reguladora. Contacto.