Incapacidad permanente absoluta por enfermedad de Steinert.

Incapacidad permanente absoluta por enfermedad de Steinert.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social ha reconocido una incapacidad permanente absoluta, para todo tipo de trabajo, a nuestro cliente, quien padece la enfermedad de Steinert, Sahs y Epoc de tipo restrictivo.

Enfermedad de Steinert.

Según la Federación Española de Enfermedades Neuromusculares, ASEM, la enfermedad de Steinert es:

” La distrofia muscular más frecuente.

Tiene una herencia autosómica dominante, y se produce el fenómeno de anticipación: los síntomas suelen aparecer de forma más precoz y suelen ser más graves en generaciones sucesivas.

Existen formas congénitas (muy graves y a menudo letales) y formas de inicio más tardío.

Se caracteriza por la aparición de una debilidad progresiva de los músculos faciales, elevadores de párpados (existe ptosis), bulbares (suele existir disfagia) distales de extremidades rigidez miotónica.

Lo que caracteriza y da nombre a esta enfermedad es la dificultad para relajar los músculos después de una contracción mantenida, lo que se denomina “fenómeno miotónico”.
Es habitual la presencia de cataratas, calvicie y anomalías endocrinas, hormonales y cardíacas (imprescindible hacer un seguimiento cardiaco periódico).

Su evolución es variable y puede llegar a alcanzar un estado de gran invalidez a los 15 o 20 años tras su aparición.”

Incapacidad permanente enfermedad de Steinert

Incapacidad permanente enferemedad de Steinert

Limitaciones funcionales.

La enfermedad de Steinert, Sahs y Epoc de tipo restrictivo, provocan en nuestro cliente una serie de limitaciones funcionales:

  • Imposibilidad para manipular cualquier tipo de peso con ambos miembros superiores.
  • Imposibilidad para llevar a cabo tareas que provoque una sobrecarga cervical o del tronco por la afectación de la musculatura de ambos hombros (cintura escapular) y de la columna.
  • Limitación para caminar, permanecer en pie o efectuar esfuerzos y posturas forzadas, debido al cansancio generalizado y a la escasa capacidad de esfuerzo.
  • Imposibilidad para realizar numerosas actividades propias de la vida diaria con necesidad incluso de ayuda de una tercera persona.
  • Imposibilidad manifiesta para elevar ambos hombros lo que repercute de manera prácticamente absoluta para el desarrollo de cualquier tipo de actividad laboral por liviana que sea (no puede manejar un teclado de ordenador más allá de algunos minutos).
  • Sufrimiento y penosidad para llevar a cabo cualquier trabajo reglado debido a su sintomatología psíquica.
  • Falta de objetivos y de motivación laboral ante la persistencia y aumento de los síntomas con cualquier tipo de actividad laboral reglada.
  • El estrés que produce el empeoramiento de los síntomas de carácter general y las tremendas dificultades funcionales generalizadas, cierra un círculo de mayor afectación psíquica, mayor estrés y una clara sensación de mayor incapacidad.

Efectos del reconocimiento de una incapacidad permanente absoluta.

El reconocimiento de una incapacidad permanente absoluta por enfermedad de Steinert, supone el abono por parte de las entidades gestoras de una cuantía que se corresponde con el 100% de la Base Reguladora.

El abono de la prestación es en 14 pagas anuales.

La prestación está exenta de tributación en el IRPF.

Descargar (PDF, 1.03MB)

Contacto.

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es.

También puede rellenar el formulario de contacto.

Contacto

Contacto

Sentencia TSJ Madrid distrofia muscular tipo Becker

Sentencia TSJ Madrid distrofia muscular tipo Becker

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha corroborado la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social nº 11 de Madrid, que declaraba al cliente asesorado por Diké Abogados, afecto a una incapacidad permanente absoluta, por padecer, entre otras patologías, una distrofia muscular tipo Becker, y miopatía congénita nemalínica.

Puede conocer el resultado de la sentencia del Juzgado de lo Social pulsando aquí.

En el juicio quedó acreditado que nuestro cliente está diagnosticado de dos enfermedades musculares hereditarias e irreversibles: Distrofinopatía tipo enfermedad de Becker y Miopatía congénita nemalínica, ambas confirmadas mediante estudio genético y molecular. Tales enfermedades se manifiestan en forma de debilidad muscular generalizada y cardiopatía dilatada leve, no tienen tratamiento y le producen dificultades progresivas en todas las tareas motoras. Además padece una miocardiopatía dilatada leve en relación con la distrofia muscular.

El recurso del INSS y la Tesorería General de la Seguridad Social interpuesto en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en su fundamentación jurídica, se basa en que la enfermedad que padece nuestro cliente, “es una enfermedad muscular, que se manifiesta en forma de debilidad muscular generalizada, pero que solo comporta una limitación para tareas que requieran esfuerzos físicos continuados, subir y bajar escaleras, o para la bipedestación o deambulación de forma habitual” .

Por nuestra parte, en representación de nuestro cliente, nos opusimos al recurso presentado, manteniendo que las enfermedades que padece (distrofia muscular tipo Becker, y miopatía congénita nemalínica), no sólo le incapacitan para su profesión habitual de vigilante de seguridad, sino también le incapacitan de manera absoluta para la realización de todo tipo de actividades laborales.

Incapacidad por distrofia muscular tipo Becker

Incapacidad por distrofia muscular tipo Becker

El Tribunal Superior de Justicia entiende que nuestro cliente no puede acometer ninguna actividad motora, y presenta las siguientes limitaciones:

  • Imposibilidad para cargar pesos y para hacer esfuerzos.
  • Imposibilidad para permanecer en pie, deambular e incluso permanecer sentado durante una jornada laboral.
  • Imposibilidad de mantener posturas fijas con la columna cervical, lumbar, o ambas, de realizar giros o flexiones lumbares.
  • Tremenda dificultad para caminar a pesar de las ayudas externas (marcha inestable y dificultosa con caídas fáciles).
  • Ánimo deprimido y lábil que hace augurar un mal futuro y limita la capacidad de reacción ante un estímulo.
  • Imposibilidad para tareas manuales finas de cierto esfuerzo por afectación muscular.

Por todo ello, no puede realizar ningún tipo de actividad laboral, por lo que debe reconocerse una incapacidad permanente absoluta.

A continuación tiene el contenido íntegro de la sentencia del TSJ que reconoce una incapacidad permanente absoluta por distrofia muscular tipo Becker, y miopatía congénita nemalínica.

Descargar (PDF, 1.89MB)

Si quiere que nuestros abogados y peritos médicos revisen las posibilidades de obtener algún tipo de incapacidad o el reconocimiento de un grado de minusvalía, o sobre las viabilidades de presentar demanda judicial o recurso, puede ponerse en contacto con nosotros en el 915327518 / 619555357 o en el email info@incapacidadtrabajo.es.

Contacte con nosotros.

Contacte con nosotros.