Juzgado de Cáceres reconoce incapacidad absoluta por depresión mayor

Incapacidad permanente absoluta por depresión mayor.

El Juzgado de lo Social número 1 de Cáceres ha dictado sentencia por la que reconoce una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo, al cliente representado por Diké Abogados, que presenta, entre otras patologías, una depresión mayor.

Patologías que presenta.

Las principales patologías que presenta nuestro cliente, y por las que ha sido reconocido con una incapacidad permanente absoluta, son las siguientes:

  • Depresión mayor.
  • Trastorno límite de la personalidad.
  • Trastorno de control de impulsos.
  • Lumbalgia.
Depresión mayor

Depresión mayor

Limitaciones funcionales.

Las patologías que presenta provocan las siguientes limitaciones funcionales:

  • Incapacitado para conducir camiones (profesión habitual) debido a la medicación que toma.
  • Incapacidad para asumir tareas que impliquen alto grado de concentración.
  • Limitación para mantener un horario de trabajo.
  • Limitación para enfrentarse a situaciones de estrés emocional.
  • Imposibilidad para mantener sedestación prolongada.
  • Imposibilidad de bipedestación prolongada.

Reconocimiento judicial de la incapacidad permanente absoluta por depresión mayor.

Mantiene el Juzgado de lo Social número 1 de Cáceres, para el reconocimiento de la incapacidad permanente absoluta, que El cuadro psiáquitrico es grave.

Sufre una depresión mayor cronificada que exige tomar fármacos, como el Transilium. La dosis corriente es de 2, 5 mgr y él debe tomar de 50 mgr cada ocho horas.”.

Continua la sentencia manifestando que “Sufre además un trastorno de los impulsos que propicia episodios de autolisis. La propia medicación le incapacita para conducir camiones.”

En este caso, además de la prueba pericial médica aportada por esta parte, el Juzgado ha contado con un informe médico del forense adscrito al Juzgado.

El forense explica la incapacidad del enfermo “para asumir tareas que impliquen un alto grado de concentración, con atención completa, lo cual abocaría, inicialmente, a admitir una capacidad laboral residual incompatible en todo caso con su actividad profesional específica.”

Continúa diciendo que “el enfermo presenta una “importante limitación para mantener un horario de trabajo” y para enfrentarse a situaciones que le originen “estrés emocional”, lo cual hace más teórico que real la posibilidad de trabajar en algo, pues toda tarea obliga a cumplir con el horario y puede, en la subjetividad del obrero, provocarle ese estrés emocional, como cumplir órdenes, relacionarse con el público o compañeros.

Únase a lo expuesto que trabajos netamente sedentarios son incompatibles con su dolencia física, pues no puede permanecer en sedestación prolongada, tampoco en bipedestación.”

Descargar (PDF, 188KB)

Conclusión.

Debido a estas patologías y las limitaciones funcionales aparejadas, el Juzgado entiende que nuestro cliente está en una situación de incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo, por lo que debe percibir el 100% de la base reguladora.

El INSS debe abonar los atrasos correspondientes desde la fecha de la denegación, hasta la fecha de sentencia.

Sentencia

Sentencia

Contacto.

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es, o rellenando el formulario de contacto.

Contacto

Contacto

Comentarios.

¿Quiere hacer algún comentario a esta entrada?. Si te resulta interesante, compártelo.

Incapacidad permanente absoluta por enfermedad de Steinert.

Incapacidad permanente absoluta por enfermedad de Steinert.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social ha reconocido una incapacidad permanente absoluta, para todo tipo de trabajo, a nuestro cliente, quien padece la enfermedad de Steinert, Sahs y Epoc de tipo restrictivo.

Enfermedad de Steinert.

Según la Federación Española de Enfermedades Neuromusculares, ASEM, la enfermedad de Steinert es:

” La distrofia muscular más frecuente.

Tiene una herencia autosómica dominante, y se produce el fenómeno de anticipación: los síntomas suelen aparecer de forma más precoz y suelen ser más graves en generaciones sucesivas.

Existen formas congénitas (muy graves y a menudo letales) y formas de inicio más tardío.

Se caracteriza por la aparición de una debilidad progresiva de los músculos faciales, elevadores de párpados (existe ptosis), bulbares (suele existir disfagia) distales de extremidades rigidez miotónica.

Lo que caracteriza y da nombre a esta enfermedad es la dificultad para relajar los músculos después de una contracción mantenida, lo que se denomina “fenómeno miotónico”.
Es habitual la presencia de cataratas, calvicie y anomalías endocrinas, hormonales y cardíacas (imprescindible hacer un seguimiento cardiaco periódico).

Su evolución es variable y puede llegar a alcanzar un estado de gran invalidez a los 15 o 20 años tras su aparición.”

Incapacidad permanente enfermedad de Steinert

Incapacidad permanente enferemedad de Steinert

Limitaciones funcionales.

La enfermedad de Steinert, Sahs y Epoc de tipo restrictivo, provocan en nuestro cliente una serie de limitaciones funcionales:

  • Imposibilidad para manipular cualquier tipo de peso con ambos miembros superiores.
  • Imposibilidad para llevar a cabo tareas que provoque una sobrecarga cervical o del tronco por la afectación de la musculatura de ambos hombros (cintura escapular) y de la columna.
  • Limitación para caminar, permanecer en pie o efectuar esfuerzos y posturas forzadas, debido al cansancio generalizado y a la escasa capacidad de esfuerzo.
  • Imposibilidad para realizar numerosas actividades propias de la vida diaria con necesidad incluso de ayuda de una tercera persona.
  • Imposibilidad manifiesta para elevar ambos hombros lo que repercute de manera prácticamente absoluta para el desarrollo de cualquier tipo de actividad laboral por liviana que sea (no puede manejar un teclado de ordenador más allá de algunos minutos).
  • Sufrimiento y penosidad para llevar a cabo cualquier trabajo reglado debido a su sintomatología psíquica.
  • Falta de objetivos y de motivación laboral ante la persistencia y aumento de los síntomas con cualquier tipo de actividad laboral reglada.
  • El estrés que produce el empeoramiento de los síntomas de carácter general y las tremendas dificultades funcionales generalizadas, cierra un círculo de mayor afectación psíquica, mayor estrés y una clara sensación de mayor incapacidad.

Efectos del reconocimiento de una incapacidad permanente absoluta.

El reconocimiento de una incapacidad permanente absoluta por enfermedad de Steinert, supone el abono por parte de las entidades gestoras de una cuantía que se corresponde con el 100% de la Base Reguladora.

El abono de la prestación es en 14 pagas anuales.

La prestación está exenta de tributación en el IRPF.

Descargar (PDF, 1.03MB)

Contacto.

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es.

También puede rellenar el formulario de contacto.

Contacto

Contacto

Incapacidad permanente absoluta por asma grave

Incapacidad permanente absoluta por asma grave.

El Juzgado de lo Social número 36 de Madrid concede una incapacidad permanente absoluta por asma grave. La trabajadora ha sido asistida por Diké Abogados.

Según Fenaer, el asma es una enfermedad crónica que afecta al aparato respiratorio.

En ella se produce una inflamación de los conductos que llevan el aire a los pulmones debido a la irritación que producen ciertos estímulos como el polen, la contaminación, el humo, las emociones, la risa, el ejercicio, algunas medicinas, etc…

Patologías que presenta.

Según mantiene la sentencia, se reconoce una incapacidad permanente absoluta por asma grave, puesto que padece las siguientes patologías:

  • Asma grave persistente.
  • Infección retroviral.
  • Catarata.
  • Transtorno distímico.

Limitaciones que presenta.

Debido a estas patologías, la sentencia reconoce una incapacidad permanente absoluta por asma grave, puesto que presenta las siguientes limitaciones:

  • Disnea al mínimo esfuerzo.
  • Crisis ante múltiples desencadenantes.

La trabajadora mantiene una disnea a mínimos esfuerzos.

Sobre esta patología de base que ya limita de forma intensa su capacidad para realizar incluso las mínimas tareas o actividades básicas de la vida diaria, que desencadenan nuevas crisis, más graves todavía con ingreso hospitalario preciso, con cualquier irritante, olor (incluso los de los perfumes), productos de limpieza, insecticidas, mínimos esfuerzos físicos, caminar algo más rápido de lo normal, situaciones de estrés, situaciones de ansiedad, tabaco en el ambiente o los cambios de temperatura.

Incapacidad permanente absoluta por asma grave

Incapacidad permanente absoluta por asma grave

Reconocimiento judicial de la incapacidad permanente absoluta por asma grave.

El Juzgado de lo Social número 36 de Madrid reconoce una incapacidad permanente absoulta al enteder que “Del informe médico de síntesis, realizado de forma objetiva por el médico evaluador en función de su experiencia en el examen de múltiples patologías de semejante etiología, se desprende que las lesiones de la actora le impiden la realización de la totalidad de actividades laborales existentes en el amplio abanico laboral.”

“La actora tiene un mal control del asma grave que parece que le ocasiona disnea al mínimo esfuerzo y crisis ante múltiples desencadenantes, concluyendo que está limitada para la realización de actividades laborales.”

Descargar (PDF, 33KB)

Conclusión.

Por todo lo anteriormente expuesto, el Juzgado de lo Social número 36 de Madrid concede una incapacidad permanente absoluta por asma grave, con derecho a percibir el 100% de la base reguladora con efectos desde la fecha de cese en el trabajo desempeñado.

Contacto.

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es, o rellenando el formulario de contacto.

 

Incapacidad por depresión y trastorno somatomorfo

Incapacidad por depresión y trastorno somatomorfo.

El Juzgado de lo Social nº 21 de Madrid, ha dictado sentencia por la que se reconoce una incapacidad permanente absoluta, por revisión del grado de incapacidad permanente total reconocido anteriormente, a nuestro cliente que padece depresión y trastorno somatomorfo, junto con otras patologías.

Patologías que presenta.

El paciente presenta las siguientes patologías:

  • Dermatitis seborreica de predominio facial.
  • Neuropatía del nervio cubital izquierdo.
  • Protusión C5-C6 izquierda.
  • Cuerpo libre en rodilla derecha.
  • Fibromialgia y coxoartrosis.
  • Síndrome de apnea obstructiva del sueño.
  • Prostatitis crónica.
  • Extirpación de carcinoma basocelular en cuello y espalda.
  • Hipertensión arterial.
  • Hipertensión craneal benigna.
  • Trastorno depresivo mayor crónico.
  • Trastorno somatomorfo.
  • Trastorno de la personalidad.
Depresión y trastorno somatomorfo

Depresión y trastorno somatomorfo

Requisitos revisión por agravación.

Para que proceda la revisión por agravación de una incapacidad permanente, tienen que darse dos requisitos básicos:

1.- Que realmente se haya producido una agravación, resultado de confrontar los padecimientos tenidos en cuenta para declarar la incapacidad permanente anterior, y el cuadro clínico actual.

2.- Que la clínica actual, por su entidad, determine la modificación del grado de incapacidad, puesto que no todo empeoramiento implica un grado superior de incapacidad.

En este caso, concurren ambos requisitos, por lo que se revisa la incapacidad permanente total reconocida anteriormente, y se reconoce en su lugar una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo.

Empeoramiento del estado clínico.

Ha existido un empeoramiento en el estado clínico de nuestro cliente, puesto que se han diagnosticado nuevas dolencias, y “el trastorno diagnosticado y en tratamiento por la unidad de salud mental desde marzo de 2008, evolucionó a un trastorno depresivo mayor crónico, con muy escasa respuesta a los tratamientos pautados”.

Continúa la sentencia manifestando que “se han incorporado como nuevos diagnósticos que afectan a su salud mental, un trastorno somatomorfo y un trastorno de personalidad indeferenciado (dependiente e histriónico). Este conjunto de dolencias psiquiátricas y, en particular la depresión mayor cronificada que padece hace precisa la supervisión y apoyo familiar continuo, e impide realizar labores cotidianas, y entre ellas cualquier actividad laboral”

Por todo ello, el Juzgado entiende que se debe revisar la incapacidad permanente total concedida, y declarar a nuestro cliente afecto a una incapacidad permanente absoluta, con derecho a percibir el 100 % de la base reguladora.

Descargar (PDF, 1.66MB)

Contacto.

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, para comprobar la viabilidad de su pretensión, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es.

Contacto

Contacto

Incapacidad permanente por retinosis pigmentaria

Incapacidad permanente por retinosis pigmentaria.

En este estudio vamos a analizar las posibilidades de obtener una incapacidad permanente por padecer retinosis pigmentaria, ya sea una incapacidad permanente total para la profesión habitual, una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de actividad laboral, o una gran invalidez en los casos de necesitar ayuda de tercera persona.

¿Qué es la retinosis pigmentaria?

Según la Federación de Asociaciones de Retinosis Pigmentaria de España (Farpe), la retinosis pigmentaria es un “grupo de enfermedades hereditarias de la retina caracterizadas clínicamente por mala visión nocturna, constricción progresiva del campo visual, pérdida progresiva de agudeza visual.

Suele comenzar entre la primera a tercera década de la vida. Progresa lentamente, aunque puede cursar con brotes de empeoramiento.

Puede igualmente encontrarse asociada a otras patologías congénitas dentro de cuadros sindrómicos generales. El hallazgo patológico es la degeneración progresiva de fotorreceptores inicialmente bastones, posteriormente también conos y de las capas internas de la retina junto con el epitelio pigmentario. En estadios finales hay una proliferación glial en la retina y nervio óptico con hialinización de los vasos…”

Manifestaciones clínicas de la retinosis pigmentaria.

Los principales síntomas que se presentan con mayor frecuencia son:

  • Ceguera nocturna; mala adaptación a la oscuridad.
  • Campo de visión limitado: pérdida de visión periférica.  (visión “en túnel”).
  • Deslumbramiento.
  • Es frecuente la miopía.
  • También se han descrito casos asociados a una hipermetropía severa.
  • La Retinosis Pigmentaria evoluciona de manera diferente según las personas y no conducen todas a la misma pérdida de visión.
  • La sintomatología suele iniciarse en la infancia y la dificultad de adaptación a la oscuridad puede ser el único síntoma durante años.
  • El curso clínico de la Retinosis Pigmentaria es lento, crónico y progresivo pero resulta frecuentemente interrumpido por remisiones con mejoría de la agudeza y el campo visual.
Incapacidad por retinosis pigmentaria

Incapacidad por retinosis pigmentaria

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala Cuarta, de lo Social, Sentencia de 3 Mar. 2014, Rec. 1246/2013.

Siguiendo con el análisis de las posibilidades de obtener una incapacidad permanente por retinosis pigmentaria, sin duda hay que analizar la importantísima sentencia del Tribunal Supremo de 3 de marzo de 2014, puesto que viene a establecer doctrina sobre las posibilidades de obtener algún grado de incapacidad por el padecimiento de la enfermedad.

La sentencia realiza una estudio evolutivo de la jurisprudencia en casos de ceguera total, entendiéndose en varios casos que la ceguera es determinante de una gran invalidez.

De la jurisprudencia analizada por el Tribunal Supremo, se concreta la siguiente doctrina unificada:

a) una persona que pueda ser considerada ciega, por estar indiscutidamente dentro de las categorías de alteración visual que dan lugar a la calificación de ceguera, bien por padecer ceguera total o bien por sufrir pérdida de la visión a ella equiparable (cuando, sin implicar una absoluta anulación de la misma, sea funcionalmente equiparables a aquélla) reúne objetivamente las condiciones para calificarla en situación de gran invalidez.

b) aunque no hay una doctrina legal ni científico-médica indubitada que determine qué agudeza visual ha de ser valorada como ceguera, sí puede afirmarse que, en general, cuando ésta es inferior a una décima en ambos ojos se viene aceptando que ello significa prácticamente una ceguera.

c) es claro que el invidente en tales condiciones requiere naturalmente la colaboración de una tercera persona para la realización de determinadas actividades esenciales en la vida, aunque no figure así en los hechos declarados probados de la correspondiente resolución judicial, no requiriéndose que la necesidad de ayuda sea continuada.

d) no debe excluir tal calificación de Gran invalidez la circunstancia de quienes, a pesar de acreditar tal situación, especialmente por percibir algún tipo de estímulo luminoso, puedan en el caso personal y concreto, en base a factores perceptivos, cognitivos, ambientales, temporales u otros, haber llegado a adquirir alguna de las habilidades adaptativas necesarias para realizar alguno de los actos esenciales de la vida sin ayuda de terceros o sin necesidad de ayuda permanente, o incluso los que puedan llegar a efectuar trabajos no perjudiciales con su situación, con lo que, además, se evita cierto efecto desmotivador sobre la reinserción social y laboral de quien se halla en tal situación.  

En el caso concreto estudiado, no se discute que la trabajadora padezca una situación calificada de “nula agudeza visual” por lo que es correcta jurídicamente su calificación como gran inválida, a pesar de que la ayuda de tercera persona solamente la requiriera para determinados actos esenciales e incluso para otros de la misma naturaleza no permanentemente durante todo el día, de que “hasta fechas muy recientes haya desempeñado una actividad por cuenta ajena” o de que “se haya adaptado mejor o peor a su diplopía” pues “una persona ciega podrá adaptarse de forma favorable a su situación y a diferencia de otras, pero eso no impide que esa sea su real situación”.

Por tanto, y aunque el paciente se haya adaptado a la pérdida de visión, no por ello no podría optar a una gran invalidez.

Incapacidad por retinosis

Incapacidad por retinosis

Jurisprudencia relativa a la retinosis pigmentaria.

Después de analizar la sentencia del Tribunal Supremo relativa a la gran invalidez por ceguera, nos detendremos en examinar qué dicen algunos Tribunales Superiores de Justicia en relación a la incapacidad permanente por retinosis pigmentaria.

En este sentido, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, Sala de lo Social, Sentencia 1032/2015 de 13 May. 2015, Rec. 3006/2014 entiende que “El dictamen propuesta del EVI consideró que el actor presentaba el cuadro clínico residual y las limitaciones orgánicas y funcionales siguientes: “retinosis pigmentaria. Miopía magna”, proponiendo que el trabajador debe quedar afecto de la incapacidad permanente absoluta. El actor presentaba agudeza visual de 0,1 en OD y de 0,2 en OI, con campo visual prácticamente nulo en OD y visión en cañón de escopeta en el OI, así como gran afectación del campo visual. Se calificó de “prácticamente ciego“, de evolución progresiva. El actor se halla afiliada a la ONCE. Precisa de ayuda de tercera persona para afeitarse. Se viste solo, aunque su mujer le prepara la ropa. Come de forma autónoma, si bien necesita ayuda de tercera persona para limpiar el pescado de espinas y para servirse los alimentos y para preparar. Sale a la calle acompañado por algún familiar.

El Juzgado entiende que ha visto agravadas sus dolencias (ha pasado de una ceguera funcional a una ceguera legal, precisando la ayuda de tercera persona para afeitarse, necesitando que alguien le prepare la ropa y ciertos alimentos (limpiar el pescado de espinas y servirse) precisando salir a la calle acompañado, mientras que con anterioridad (cuando fue declarado con derecho a la prestación de incapacidad permanente absoluta) la pérdida de autonomía y la necesidad de ayuda de terceras personas se circunscribía a los desplazamientos que requerían uso de vehículo tanto privado como público, así como la deambulación en determinadas condiciones de luminosidad, con lo que apreciamos que tiene derecho a las prestaciones correspondientes a la gran invalidez.”

Por tanto, se reconoce una agravamiento de la incapacidad permanente, pasando de ser absoluta a gran invalidez, puesto que en la actualidad necesita ayuda de tercera persona para afeitarse, para que le preparen la ropa y ciertos alimentos, precisando salir a la calle acompañado.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de Valladolid, Sala de lo Social, Sentencia de 11 Mar. 2015, Rec. 65/2015 entiende que “Las dolencias que sufre doña Estefanía […] consisten en raquialgia inespecífica sin limitación funcional, retinosis pigmentaria con dificultad para visión nocturna y deficiencia binocular del 60%, que empeora aún más por el nistagmus pendular. Con estas dolencias el reconocimiento a favor de la actora de la prestación de incapacidad permanente absoluta efectuado por la sentencia impugnada es correcto. Tanto si tomamos el Reglamento de Accidentes de Trabajo de 1956, mencionado por la Magistrada de instancia, como la escala de Wecker que esta Sala viene utilizado en los supuestos de déficit visual, nos encontramos con que una pérdida binocular superior al 50% da lugar a una incapacidad permanente absoluta para toda profesión u oficio.”

En este caso, se ha probado que con una pérdida binocular superior al 50% equivale a una incapacidad permanente absoluta, pero no una gran invalidez al no quedar acreditado que el actor necesite ayuda de terceras personas.

En la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de Burgos, Sala de lo Social, Sentencia 731/2015 de 23 Oct. 2015, Rec. 653/2015, se examina el caso de una persona que padece una retinosis pigmentaria de larga evolución , siendo su agudeza visual de 0,1 y 0,3. Recoge la sentencia que “Si examinamos la escala de Wecker, se considera incapacidad permanente absoluta la pérdida de visión de un ojo si queda reducida en el 50% o más la fuerza visual del otro, y que, según la escala de Wecker, de usual manejo por la Sala y que responde sin duda a criterios y técnicas médicas más actualizadas, las limitaciones visuales dichas se corresponden con una disminución de visión del 51%, superando el mínimo (50%) que señala como determinante de incapacidad permanente absoluta, siendo evidente, al margen el carácter orientativo de aquella escala, que tan importante déficit sensorial priva del más elemental dominio del entorno que requiere la generalidad de las profesiones; si además se une, conforme la revisión fáctica operada, que presenta una importante restricción del campo visual en ambos ojos, ninguna duda le cabe a la Sala de que el actor no está capacitado, para el desempeño regular, continuado y mínimamente eficaz de ninguna otra.

Ahora bien atendiendo a la declaración de hechos probados y la aplicación de la Escala de Wecker y Real Decreto 1971/1999, de 23 de diciembre, se valoran y cuantifican las alteraciones visuales, en que se establecen unos criterios en el diagnóstico, y se representan unas tablas “de conversión de la deficiencia visual en porcentaje de discapacidad”, por lo que reconoce a la interesada afecta a una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo.”

Por su parte, el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, Sala de lo Social, Sentencia 107/2016 de 8 Feb. 2016, Rec. 922/2015 dice que “es claro que el actor con su patología de retinosis pigmentaria, bilateral, con una agudeza visual de 0,000 en ambos ojos, precisa la asistencia de terceras personas para realizar los actos esenciales de la vida; por lo que, en principio, su cuadro clínico justifica la gran invalidez pretendida.

Si comenzó a trabajar como vendedor de cupones para la ONCE, que entró en el sistema de Seguridad Social en el año 1990, y que siempre ha tenido una limitación de la agudeza visual inferior a 1/10 en cada ojo, con una reducción del campo visual del 90% en cada ojo. Este déficit, previo a la afiliación no impedirá la calificación de IP «cuando se trate de personas minusválidas y con posterioridad a la afiliación tales reducciones se hayan agravado, provocando por sí mismas o por concurrencia con nuevas lesiones o patologías, una disminución o anulación de la capacidad laboral que tenía el interesado en el momento de su afiliación» (art. 136.1 párrafo segundo).”

Por tanto, el hecho de trabajar como vendedor de cupones en la ONCE no determina la imposibilidad de obtener el reconocimiento de una gran invalidez.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala de lo Social, Sección 3ª, Sentencia 834/2014 de 24 Sep. 2014, Rec. 289/2014 aplica la sentencia del Tribunal Supremo de 3 de marzo de 2014 y recoge que “la actora carece prácticamente de visión, teniendo reconocido un grado de discapacidad del 78% y que precisa de una tercera persona para la marcha así como para las actividades de la vida diaria, según manifiesta la médica de familia de la Seguridad Social, independientemente de que reciba entrenamiento por parte de la ONCE, porque en todo caso va a seguir precisando de la ayuda de otra persona para múltiples actividades ordinarias, por lo que el recurso ha de tener favorable acogida, y conceder una gran invalidez”

Así pues, a pesar de tener entrenamiento en la ONCE para la adaptación de su vida diaria a la pérdida de visión, se puede obtener una gran invalidez.

Conclusiones:

  • Una persona que pueda ser considerada con ceguera total por retinosis pigmentaria, puede obtener el reconocimiento de una gran invalidez.
  • Se entiende por ceguera cuando la visión es inferior a una décima en ambos ojos.
  • El invidente requiere naturalmente ayuda de terceras personas.
  • El hecho de haber adaptado su vida a la ceguera y recibir entrenamiento por parte de la ONCE, no determina la improcedencia del reconocimiento de una gran invalidez.
  • El agravamiento en la pérdida de visión tras el reconocimiento de una incapacidad permanente absoluta, puede determinar una gran invalidez.
  • Una pérdida binocular superior al 50% puede dar lugar a una incapacidad permanente absoluta para toda profesión u oficio.

Contacto.

Contacte con nosotros.

Contacte con nosotros.

Si desea que nuestro equipo de peritos médicos y abogados revisen de manera gratuita las posibilidades de obtener algún grado de incapacidad o minusvalía, pueden ponerse en contacto con nosotros en el 915327518 / 619555357 o en el email info@incapacidadtrabajo.es

Sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión

Sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión.

El Juzgado de lo Social nº 1 de Valladolid ha reconocido una incapacidad permanente absoluta al cliente asesorado por Diké Abogados, que padece, entre otras patologías, una depresión.

Nuestro cliente padece las siguientes lesiones:

  • Poliartralgias crónicas.
  • Meniscopatía bilateral.
  • Tendinosis del supraespinoso izquierdo.
  • Retrolistesis C4-C5 grado I.
  • Hiperucimia.
  • Dislipemia.
  • Incontinencia urinaria de esfuerzo.
  • Síndrome de apnea hipopnea del sueño.
  • Depresión crónica.
Depresión

Depresión

El debate jurídico del pleito se centra en dos puntos fundamentales:
– Si nuestro cliente se encontraba en situación asimilada al alta en el momento de la solicitud.
– Y si las lesiones que presenta le incapacitan para la realización de todo tipo de profesión u oficio.
La primera cuestión es esencial, puesto que en el supuesto de no poder demostrar que el paciente se encuentra en situación de alta o asimilada al alta, tiene que acreditar un periodo de cotización mínima de 15 años, y en este caso, no ha cotizado ese periodo.
Es cierto que el solicitante, en situación de desempleo, no estuvo inscrito como demandante de empleo durante varios periodos de tiempo, aunque en el momento de la resolución sí se encontraba inscrito en la oficina correspondiente.
El Juzgado, previa solicitud de nuestros abogados, aplica la interpretación humanizadora, flexible e individualizada del Tribunal Supremo, Sala 4ª. Entiende que, a pesar de que existen rupturas temporales de la inscripción como demandante de empleo, existe un “animus laborandi”.  Es decir, la intención del solicitante siempre ha sido la de prestar servicios remunerados.
Tribunal Supremo

Tribunal Supremo

El Juez toma en consideración que nuestro cliente presenta una patología psíquica desde hace más de 6 años, lo que le ha llevado a “descuidar sus renovaciones como demandante de empleo… sobre todo en los periodos en los que se observa una agravación y mala evolución con escasa respuesta a los tratamientos recibidos.”
Por todo ello, determina que “en el momento de la solicitud se encontraba en situación de asimilada al alta al estar inscrito como demandante de empleo.”
En relación a la segunda cuestión, referente si las patologías que padece son suficientes para el reconocimiento de una incapacidad permanente, entiende que “no pude realizar ningún tipo de actividad con la continuidad, dedicación, eficacia y profesionalidad que exige el mercado laboral”
De este modo, la pluripatología psíquica y física que relatamos anteriormente, le impide realizar cualquier tipo de trabajo, al tener incluso dificultades para realizar una vida adaptada.
La enfermedad que presenta es crónica, irreversible e incapacitante, con muchas descompensaciones, la mayoría depresivas, y que incluso en los momentos más graves presenta ideación de muerte con riesgo grave de suicidio.
Puede conocer el contenido de la sentencia pinchando Sentencia IPA depresión
Si desea que nuestros peritos médicos y abogados valoren sus informes médicos de manera gratuita, para poder determinar si puede obtener el reconocimiento de una incapacidad permanente o un grado de minusvalía, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el mail info@incapacidadtrabajo.es
Contacto

Contacto

 

IPA por distrofinopatía tipo Becker y Miopatía nemalínica

Incapacidad permanente absoluta por distrofinopatía tipo Becker y Miopatía nemalínica

El Juzgado de lo Social nº 11 de Madrid, ha reconocido al cliente representado por Diké Abogados, una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de profesión, por padecer una distrofinopatía tipo Becker y Miopatía Nemalínica.

Considera el Juzgado que nuestro cliente está diagnosticado de dos enfermedades musculares hereditarias e irreversibles: Distrofinopatía tipo enfermedad de Becker y Miopatía congénita nemalínica.

La Distrofinopatía tipo enfermendad de Becker, según la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU, es un trastorno hereditario que consiste en una debilidad muscular de las piernas y de la pelvis que empeora lentamente.

Por su parte, la Miopatía congénita nemalínica, según la Federación Española de enfermedades Neuromusculares, se caracteriza por la aparición de una hipotonía generalizada y difusa con afectación de manos, pies, tronco y cara.

Según el Juzgado, “tales enfermedades se manifiestan en forma de debilidad muscular generalizada y cardiopatía dilatada leve, no tienen tratamiento y le producen dificultades progresivas en todas las tareas motoras.”

Distrofinopatía tipo Becker y Miopatía nemalínica

Distrofinopatía tipo Becker y Miopatía nemalínica

Las principales limitaciones que le afectan son las siguientes:

  • Imposibilidad para cargar pesos y para hacer esfuerzos.
  • Imposibilidad para permanecer en pie, deambular e incluso permanecer sentado durante una jornada laboral.
  • Imposibilidad de mantener posturas fijas con la columna cervical, lumbar, o ambas, de realizar giros o flexiones lumbares.
  • Tremenda dificultad para caminar a pesar de las ayudas externas (marcha inestable y dificultosa con caídas fáciles).
  • Ánimo deprimido y lábil que hace augurar un mal futuro y limita la capacidad de reacción ante un estímulo.
  • Imposibilidad para tareas manuales finas de cierto esfuerzo por afectación muscular generalizada de MMSS y MMII.
Por ejemplo, nuestro cliente sufre para tareas simples como puede ser abrir un tetrabrik o una lata de conserva.
Por todas estas razones, el Juzgado reconoce una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de profesión, por padecer una distrofinopatía tipo Becker y Miopatía Nemalínica, con derecho a percibir una pensión en cuantía equivalente al 100% de su base reguladora.
Si usted quiere que nuestros peritos médicos y abogados le digan las posibilidades de obtener una incapacidad permanente, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es
Contacto

Contacto

 

Sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión

Sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión

Incapacidad permanente absoluta por depresión. El Juzgado de lo Social nº 35 de Madrid ha estimado la demanda presentada por Diké Abogados, y reconoce a nuestro cliente afecto a una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo, puesto que padece, entre otras patologías,  síndrome ansioso depresivo.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social había reconocido anteriormente a nuestro cliente, una incapacidad permanente total por depresión reactiva, que posteriormente revoca por mejoría. Sin embargo, entiende el Juzgado que ha existido un empeoramiento de su situación clínica.

La enfermedad de nuestro representado viene desarrollándose desde el año 2010, por lo que lleva más de tres años sin mejoría, a pesar de tomar seis psicofármacos, estando considerada la depresión como crónica, al no existir terapia curativa.

Incapacidad permanente absoluta por depresión

Incapacidad permanente absoluta por depresión

Presenta las siguientes limitaciones que le incapacitan para trabajar en cualquier tipo de actividad, y no únicamente para su profesión habitual de vendedor de maquinaria y automóviles que venía desempeñando:

  • Incapacidad para manejar cualquier situación de estrés.
  • Cansancio generalizado.
  • Escasa capacidad de esfuerzo con somnolencia diurna.
  • Sufrimiento y penalidad para el desarrollo de cualquier trabajo.
  • Falta de objetivos y motivación laboral.
  • Desajustes en la atención, memoria visual y la función ejecutiva.
  • Sintomatología de cansancio, fatiga, lentitud, problemas de concentración etc.
  • Imposibilidad para la conducción de vehículos.
  • Limitación muy importante para el uso de transporte público sin acompañamiento.

Por todo ello, el Juzgado dicta sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión, concediendo una pensión del 100% de su base reguladora.

Puede conocer el texto íntegro de la Sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión.

Si usted quiere que nuestros abogados y peritos médicos revisen sus informes médicos y documentos de cotización, y ofrezcan un informe de valoración gratuito, puede enviarlos al e-mail info@incapacidadpermanente.es o llamar al teléfono 915327518 / 619555357.

Contacto.

Contacte con nosotros

Contacte con nosotros

Incapacidad permanente absoluta por Espondilitis Anquilopoyética

Incapacidad permanente absoluta por Espondilitis Anquilopoyética

El Juzgado de lo Social nº 27 de Madrid ha dictado sentencia reconociendo al cliente de Diké Abogados afecto a una incapacidad permanente absoluta por Espondilitis Anquilopoyética. Hasta el momento, había estado trabajando como administrativo en el régimen general de autónomos.

Nuestro cliente presenta las siguientes lesiones:

  • Espondilitis anquilopoyética HLA B27 con actividad actual, con afectación axial y periférica.
  • Artropatía ambas manos con artrodesis de IFD de 2º y 3º dedos de la mano derecha (dominante) y portadora de ortesis en muñeca izda.
  • Muy limitada movilidad cervical.
  • Fatiga del 90%, rigidez matutina de 80 minutos.
  • Anquilosis bilateral de articulación temporamandibular con prótesis bilateral.
  • Fractura desplazada de radio dista derecha.
Incapacidad permanente absoluta por Espondilitis Anquilopoyética

Incapacidad permanente absoluta por Espondilitis Anquilopoyética

Entiende el Juzgador que “cabe concluir que el estado de la actora, le impide realizar actividades laborales por cuenta ajena o propia, con dignidad, eficacia, rendimiento y sin riesgo para su salud, pues la realización de cualquier trabajo requiere un desplazamiento al mismo, su permanencia durante toda la jornada y el desempeño del mismo con rendimiento, lo que la actora carece desde el momento en que presenta una rigidez matutina de 80 minutos que le obligaría a comenzar su jornada con mucha antelación, además de soportar un nivel de dolor muy importante y superar una limitación funcional que los médicos que le atienden gradúan en 90/100″.
Por tanto, el cliente de Diké abogados tiene derecho al percibo de una pensión equivalente del 100% de su base reguladora 14 veces al año.
Si usted desea que nuestro equipo de abogados y peritos médicos valoren las posibilidades que tiene de conseguir una incapacidad permanente o el reconocimiento de un grado de minusvalía, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es, y les indicaremos si su pretensión es viable de manera gratuita. Contacto.
Póngase en contacto con nosotros.

Póngase en contacto con nosotros.

 

Incapacidad permanente por distrofia facio escapulo humeral

Incapacidad permanente absoluta por distrofia facio escapulo humeral

El Juzgado de lo Social nº 11 de Madrid ha dictado sentencia por la que reconoce a la clienta de Diké Abogados, una incapacidad permanente absoluta por distrofia Facio escapulo humeral.

Jurisprudencia

Jurisprudencia.

Entiende el Juzgado que la trabajadora, de profesión administrativo en comercio familiar, y dada de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos, padece una distrofia Facio escapulo humeral, la cual fue diagnosticada en 1994.

Mantiene que esta “enfermedad hereditaria afecta a los músculos de la cara, de la cintura escapular (hombro) y extremidades superiores, causando de forma progresiva el debilitamiento y pérdida de masa muscular, hallándose en la actualidad limitada para cualquier tarea que requiera elevar los MMSS más de 30º.”

incapacidad permanente absoluta por distrofia facio escapulo humeral

incapacidad permanente absoluta por distrofia facio escapulo humeral

Tal y como mantiene el perito que acudió al acto del Juicio, Dr. Álvarez Diez, nuestra clienta “está limitada para permanecer en sedestación continuada y prolongada, en pie y efectuar esfuerzos o posturas forzadas, manipular pesos, tareas que impliquen sobrecarga cervical y realizar numerosas actividades de la vida diaria, necesitando la ayuda de una tercera persona”.  

Puede conocer el contenido íntegro de la sentencia  del Juzgado de lo Social nº 11 de Madrid que reconoce una incapacidad permanente absoluta por distrofia facio escapulo humeral pinchando aquí.

Por todo ello, la sentencia entiende que “no puede inferirse la existencia de una capacidad real de trabajo, valorable en los referidos términos efectivos de empleo, por lo que procede estimar la demanda, declarando a la actora en situación de incapacidad permanente absoluta para todo trabajo, derivada de enfermedad común, con derecho a percibir una prestación en cuantía equivalente al 100 por 100 de la base reguladora.”

Si usted quiere tener una primera valoración gratuita sobre las posibilidad de obtener una incapacidad permanente, envíe sus informes médicos a info@incapacidadtrabajo.es, o póngase en contacto con nosotros.

Póngase en contacto con nosotros.

Póngase en contacto con nosotros.