Gran invalidez por retinosis pigmentaria

Gran invalidez por retinosis pigmentaria

El Instituto Nacional de la Seguridad Social, dirección provincial de Valencia, ha reconocido a nuestra clienta una gran invalidez por retinosis pigmentaria, lo que le ha provocado una ceguera absoluta.

Nuestra clienta trabajaba vendiendo el cupón de la ONCE. El reconocimiento de la gran invalidez está condicionada al efectivo cese de la trabajadora en la empresa.

De esta manera, se reconoce una gran invalidez a pesar de que estaba desempeñando una actividad laboral.

Gran invalidez por retinosis pigmentaria

Gran invalidez por retinosis pigmentaria

De este modo, la seguridad social aplica la sentencia del Tribunal Supremo de 3 de marzo de 2014. Esta sentencia mantiene que una persona que pueda ser considerada ciega, por estar indiscutidamente dentro de las categorías de alteración visual que dan lugar a la calificación de ceguera, bien por padecer ceguera total o bien por sufrir pérdida de la visión a ella equiparable, reúne objetivamente las condiciones para calificarla en situación de gran invalidez.

Es claro que el invidente en tales condiciones requiere naturalmente la colaboración de una tercera persona para la realización de determinadas actividades esenciales en la vida.

Si desea tener más información sobre como conseguir el reconocimiento de una gran invalidez por retinosis pigmentaria, puede pulsar aquí.

Gran invalidez.

Puesto que nuestra clienta tiene reconocida una gran invalidez por retinosis pigmentaria, y requiere la asistencia de una tercera persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos, tiene un complemento del 45 % de la pensión que le correspondía.

Contacto.

Si desea que nuestro equipo de abogados y peritos médicos revisen su expediente para determinar la viabilidad de obtener una incapacidad en cualquiera de sus grados, parcial, total, absoluta o gran invalidez, puede ponerse en contacto con nosotros en el 915327518 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es. Es un servicio gratuito.

Contacte con nosotros

Contacte con nosotros

 

Incapacidad permanente total por espondilitis a un cartero con moto.

Incapacidad permanente por espondilitis a cartero con moto.

El Juzgado de lo Social nº 3 de Madrid ha reconocido una incapacidad permanente por espondilitis a cartero con moto, en grado total para su profesión habitual, puesto  que padece, entre otras patologías, una espondilitis anquilopoyética. El trabajador ha estado asesorado desde el primer momento por Diké Abogados.

Patologías que presenta:

De los hechos probados de la sentencia, se acredita que nuestro cliente padece las siguientes dolencias y enfermedades:

  • Espondilitis anquilopoyética (HLA B27+).
  • Tendinosis severa del supraespinoso.
  • Artrosis acromioclavicular.
  • Síndrome subacromial coadyuvante.
  • Protusiones discales múltiples desde la vértebra L4 hasta la S1.
  • Condropatía rotuliana bilateral grado 1.

Limitaciones que presenta:

Derivado de las patologías anteriores, nuestro cliente presenta una serie de limitaciones en su actividad laboral diaria de cartero repartidor con moto:

  • Incapacidad para permanecer en sedestación continuada y prolongada.
  • Imposibilidad para manipular pesos con ambos miembros superiores (incluidos los livianos).
  • Imposibilidad para llevar a cabo tareas que provoque una sobrecarga cervical y del tronco.
  • Limitación para caminar durante un largo periodo de tiempo, para permanecer en pie o efectuar esfuerzos y posturas forzadas.
  • Imposibilidad para realizar movimientos de antepulsión, abducción, repetición, flexión-rotación y abducción-rotación con su hombro derecho.
  • Sufrimiento y penosidad para llevar a cabo cualquier trabajo reglado.
  • Imposibilidad para el uso de su vehículo propio (sobre todo la motocicleta).
  • Falta de objetivos y de motivación laboral.

Funciones de su puesto de trabajo.

Su puesto de trabajo habitual es el de repartidor de correos en moto. Derivado de estas patologías, el servicio de prevención de riesgos laborales de la empresa, le consideró NO APTO para el servicio, reasignándole un puesto de agente clasificador de manera temporal.

Incapacidad permanente total por espondilitis a un cartero con moto.

Incapacidad permanente total por espondilitis a un cartero con moto.

Reconocimiento judicial de la incapacidad permanente por espondilitis.

Mantiene el Juzgado de lo Social número 3 de Madrid que “las dolencias que presenta la parte actora, (relatados arriba) […] le impiden realizar las actividades fundamentales de su profesión habitual, pues se ha acreditado una patología suficiente al efecto, ya que tanto los informes obrantes en autos, como del informe emitido por el perito médico que depuso, se constata la presencia de sintomatología dolorosa en múltiples regiones anatómicas.”

Incapacidad permanente por espondilitis a cartero con moto.

Incapacidad permanente por espondilitis a cartero con moto.

Conclusión.

Derivado de los padecimientos que padece nuestro cliente, puestos en relación con su puesto de trabajo de repartidor de correos en moto, el Juzgado concluye que “el demandante se encuentra incapacitado para el ejercicio de su profesión habitual, por lo que procede estimar la demanda, declarar al demandante en situación de incapacidad permanente total derivada de enfermedad común, para su profesión habitual de “reparto 1″ cartero con moto, y el derecho a percibir una pensión mensual equivalente al 55% de la base reguladora […] sin perjuicio de las regularizaciones legales que procedan y condenar a los Organismos demandados a estar y pasar por esta declaración”.

Descargar (PDF, 1.78MB)

Otros casos de reconocimiento de una incapacidad por espodilitis.

Nuestro despacho ha llevado otros casos en los que se ha reconocido una incapacidad permanente por espondilitis anquilopoyética:

  • Incapacidad permanente total por espondilitis anquilopoyética a peón de mantenimiento de edificios. Enlace.
  • Incapacidad permanente absoluta a administrativa autónoma. Enlace.
  • Estudio sobre cómo conseguir una incapacidad por espondilitis. Enlace.

Contacto:

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es, o rellenando el formulario de contacto.

Incapacidad permanente total por espondilitis anquilopoyética a peón de mantenimiento de edificios.

Incapacidad permanente total por espondilitis anquilopoyética a peón.

El Juzgado de lo Social número 4 de Valladolid ha reconocido una incapacidad permanente total para la profesión de peón de mantenimiento de edificaciones y jardines, a un trabajador asesorado por Diké abogados, que padece, entre otras patologías, una espondilitis anquilopoyética.

En nuestro despacho hemos realizado un estudio sobre como conseguir una incapacidad permanente por espondilitis, que puede consultar pulsando sobre “enlace”.

Patologías que presenta.

El paciente, tal y como reconoce la sentencia, presenta las siguientes patologías:

  • Espondilitis anquilopoyética.
  • Nefrectomizado izquierdo.
  • Trastorno emocional efectivo.

Limitaciones orgánicas y funcionales que presenta:

Derivado de las patologías mencionadas, nuestro cliente presenta las siguientes limitaciones orgánicas y funcionales:

  • Patología crónica articular con mala evolución hasta la fecha.
  • Tratamiento con secundarismos (corticoides e inmusupresores).
  • Muy limitado para  actividades de moderada exigencia, especialmente las fases activas de la enfermedad.

Funciones del puesto de trabajo:

Debido a que se ha solicitado judicialmente una incapacidad permanente total para su puesto de trabajo, hay que poner en relación su patología de espondilitis con su puesto de trabajo de peón de mantenimiento de edificios y jardines. En este caso, nuestro cliente realiza las siguientes actividades laborales:

  • Limpieza de piscina y parking.
  • Cortar leña.
  • Mantenimiento del jardín (poda, plantación).
  • Alimentación y limpieza de los animales.
  • Limpieza y organización de comedores de la posada etc.
Incapacidad permanente total a peón por espondilitis anquilopoyética.

Incapacidad permanente total a peón por espondilitis anquilopoyética.

Reconocimiento judicial de la incapacidad permanente total por espondilitis.

La sentencia del Juzgado de lo Social número 4 de Valladolid, considera que el paciente está incapacitado para su profesión habitual. Para llegar a esta conclusión, pone en relación las enfermedades que padece (espondilitis anquilopoyética, Nefrectomizado izquierdo, y Trastorno emocional efectivo), con su puesto de trabajo habitual de peón de mantenimiento de edificios y jardines.

Sentencia incapacidad permanente por espondilitis.

Sentencia incapacidad permanente por espondilitis.

Fundamenta el Juzgado su decisión argumentado:

“Constando probado además, a través de los estudios analíticos que se le han practicado desde septiembre de 2014, hasta la fecha, numerosos parámetros de actividad inflamatoria, elevadísimos ( proteína c reactiva de 97mg por litro cuando el máximo normal es de 5 o velocidad de sedimentación en la primera hora de 63mm cuando el máximo es de 20, tal y como se recoge en el informe pericial de parte, el cual ha sido ratificado por su autor el doctor, José Antonio Álvarez Diez, que ha explicado que el actor, se encuentra en fase activa de su proceso, y que el mismo no ha tenido fases no activas, ya que en su caso es crónica y no tiene brotes, sino que es evolutiva y cada vez va a peor, a lo que se suma su trastorno adaptativo de ansiedad y depresión porque ve que su situación va empeorando y que por lo tanto y tal y como hace constar el médico inspector, está muy limitado para actividades de moderada exigencia, especialmente en las fases activas, que es la que presenta en actor de manera permanente.”

Conclusión:

Por lo que debemos concluir que en contra de lo recogido en el informe de EVI,  que el actor debido a dicha patología esta muy limitado para actividades de moderada exigencia, y su trabajo ha de considerarse que dadas las labores que el mismo desempeña, que  suponen dicha moderada exigencia, y que dicha limitación es especialmente relevante en la fase activa de su enfermedad,  en la que se encuentra desde el 2014, tal y como acreditan los estudios analíticos que se le han practicado, no presentando brotes, al ser crónica y evolutiva. Y por lo tanto está  incapacitado para el desarrollo de las fundamentales tareas de su profesión de peón de mantenimiento, y es acreedor de la incapacidad permanente total que solicita.”

Descargar (PDF, 1.36MB)

Otros casos de espondilitis ganados por Diké Abogados:

Nuestro despacho ha llevado otros casos relacionados con la espondilitis anquilosante. Puede consultar un caso de incapacidad permanente absoluta de un cliente de Diké Abogados pulsando en el “enlace”. 

Contacto.

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es.

Contacte con nosotros.

Contacte con nosotros.

Incapacidad permanente por retinosis pigmentaria

Incapacidad permanente por retinosis pigmentaria.

En este estudio vamos a analizar las posibilidades de obtener una incapacidad permanente por padecer retinosis pigmentaria, ya sea una incapacidad permanente total para la profesión habitual, una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de actividad laboral, o una gran invalidez en los casos de necesitar ayuda de tercera persona.

¿Qué es la retinosis pigmentaria?

Según la Federación de Asociaciones de Retinosis Pigmentaria de España (Farpe), la retinosis pigmentaria es un “grupo de enfermedades hereditarias de la retina caracterizadas clínicamente por mala visión nocturna, constricción progresiva del campo visual, pérdida progresiva de agudeza visual.

Suele comenzar entre la primera a tercera década de la vida. Progresa lentamente, aunque puede cursar con brotes de empeoramiento.

Puede igualmente encontrarse asociada a otras patologías congénitas dentro de cuadros sindrómicos generales. El hallazgo patológico es la degeneración progresiva de fotorreceptores inicialmente bastones, posteriormente también conos y de las capas internas de la retina junto con el epitelio pigmentario. En estadios finales hay una proliferación glial en la retina y nervio óptico con hialinización de los vasos…”

Manifestaciones clínicas de la retinosis pigmentaria.

Los principales síntomas que se presentan con mayor frecuencia son:

  • Ceguera nocturna; mala adaptación a la oscuridad.
  • Campo de visión limitado: pérdida de visión periférica.  (visión “en túnel”).
  • Deslumbramiento.
  • Es frecuente la miopía.
  • También se han descrito casos asociados a una hipermetropía severa.
  • La Retinosis Pigmentaria evoluciona de manera diferente según las personas y no conducen todas a la misma pérdida de visión.
  • La sintomatología suele iniciarse en la infancia y la dificultad de adaptación a la oscuridad puede ser el único síntoma durante años.
  • El curso clínico de la Retinosis Pigmentaria es lento, crónico y progresivo pero resulta frecuentemente interrumpido por remisiones con mejoría de la agudeza y el campo visual.
Incapacidad por retinosis pigmentaria

Incapacidad por retinosis pigmentaria

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala Cuarta, de lo Social, Sentencia de 3 Mar. 2014, Rec. 1246/2013.

Siguiendo con el análisis de las posibilidades de obtener una incapacidad permanente por retinosis pigmentaria, sin duda hay que analizar la importantísima sentencia del Tribunal Supremo de 3 de marzo de 2014, puesto que viene a establecer doctrina sobre las posibilidades de obtener algún grado de incapacidad por el padecimiento de la enfermedad.

La sentencia realiza una estudio evolutivo de la jurisprudencia en casos de ceguera total, entendiéndose en varios casos que la ceguera es determinante de una gran invalidez.

De la jurisprudencia analizada por el Tribunal Supremo, se concreta la siguiente doctrina unificada:

a) una persona que pueda ser considerada ciega, por estar indiscutidamente dentro de las categorías de alteración visual que dan lugar a la calificación de ceguera, bien por padecer ceguera total o bien por sufrir pérdida de la visión a ella equiparable (cuando, sin implicar una absoluta anulación de la misma, sea funcionalmente equiparables a aquélla) reúne objetivamente las condiciones para calificarla en situación de gran invalidez.

b) aunque no hay una doctrina legal ni científico-médica indubitada que determine qué agudeza visual ha de ser valorada como ceguera, sí puede afirmarse que, en general, cuando ésta es inferior a una décima en ambos ojos se viene aceptando que ello significa prácticamente una ceguera.

c) es claro que el invidente en tales condiciones requiere naturalmente la colaboración de una tercera persona para la realización de determinadas actividades esenciales en la vida, aunque no figure así en los hechos declarados probados de la correspondiente resolución judicial, no requiriéndose que la necesidad de ayuda sea continuada.

d) no debe excluir tal calificación de Gran invalidez la circunstancia de quienes, a pesar de acreditar tal situación, especialmente por percibir algún tipo de estímulo luminoso, puedan en el caso personal y concreto, en base a factores perceptivos, cognitivos, ambientales, temporales u otros, haber llegado a adquirir alguna de las habilidades adaptativas necesarias para realizar alguno de los actos esenciales de la vida sin ayuda de terceros o sin necesidad de ayuda permanente, o incluso los que puedan llegar a efectuar trabajos no perjudiciales con su situación, con lo que, además, se evita cierto efecto desmotivador sobre la reinserción social y laboral de quien se halla en tal situación.  

En el caso concreto estudiado, no se discute que la trabajadora padezca una situación calificada de “nula agudeza visual” por lo que es correcta jurídicamente su calificación como gran inválida, a pesar de que la ayuda de tercera persona solamente la requiriera para determinados actos esenciales e incluso para otros de la misma naturaleza no permanentemente durante todo el día, de que “hasta fechas muy recientes haya desempeñado una actividad por cuenta ajena” o de que “se haya adaptado mejor o peor a su diplopía” pues “una persona ciega podrá adaptarse de forma favorable a su situación y a diferencia de otras, pero eso no impide que esa sea su real situación”.

Por tanto, y aunque el paciente se haya adaptado a la pérdida de visión, no por ello no podría optar a una gran invalidez.

Incapacidad por retinosis

Incapacidad por retinosis

Jurisprudencia relativa a la retinosis pigmentaria.

Después de analizar la sentencia del Tribunal Supremo relativa a la gran invalidez por ceguera, nos detendremos en examinar qué dicen algunos Tribunales Superiores de Justicia en relación a la incapacidad permanente por retinosis pigmentaria.

En este sentido, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, Sala de lo Social, Sentencia 1032/2015 de 13 May. 2015, Rec. 3006/2014 entiende que “El dictamen propuesta del EVI consideró que el actor presentaba el cuadro clínico residual y las limitaciones orgánicas y funcionales siguientes: “retinosis pigmentaria. Miopía magna”, proponiendo que el trabajador debe quedar afecto de la incapacidad permanente absoluta. El actor presentaba agudeza visual de 0,1 en OD y de 0,2 en OI, con campo visual prácticamente nulo en OD y visión en cañón de escopeta en el OI, así como gran afectación del campo visual. Se calificó de “prácticamente ciego“, de evolución progresiva. El actor se halla afiliada a la ONCE. Precisa de ayuda de tercera persona para afeitarse. Se viste solo, aunque su mujer le prepara la ropa. Come de forma autónoma, si bien necesita ayuda de tercera persona para limpiar el pescado de espinas y para servirse los alimentos y para preparar. Sale a la calle acompañado por algún familiar.

El Juzgado entiende que ha visto agravadas sus dolencias (ha pasado de una ceguera funcional a una ceguera legal, precisando la ayuda de tercera persona para afeitarse, necesitando que alguien le prepare la ropa y ciertos alimentos (limpiar el pescado de espinas y servirse) precisando salir a la calle acompañado, mientras que con anterioridad (cuando fue declarado con derecho a la prestación de incapacidad permanente absoluta) la pérdida de autonomía y la necesidad de ayuda de terceras personas se circunscribía a los desplazamientos que requerían uso de vehículo tanto privado como público, así como la deambulación en determinadas condiciones de luminosidad, con lo que apreciamos que tiene derecho a las prestaciones correspondientes a la gran invalidez.”

Por tanto, se reconoce una agravamiento de la incapacidad permanente, pasando de ser absoluta a gran invalidez, puesto que en la actualidad necesita ayuda de tercera persona para afeitarse, para que le preparen la ropa y ciertos alimentos, precisando salir a la calle acompañado.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de Valladolid, Sala de lo Social, Sentencia de 11 Mar. 2015, Rec. 65/2015 entiende que “Las dolencias que sufre doña Estefanía […] consisten en raquialgia inespecífica sin limitación funcional, retinosis pigmentaria con dificultad para visión nocturna y deficiencia binocular del 60%, que empeora aún más por el nistagmus pendular. Con estas dolencias el reconocimiento a favor de la actora de la prestación de incapacidad permanente absoluta efectuado por la sentencia impugnada es correcto. Tanto si tomamos el Reglamento de Accidentes de Trabajo de 1956, mencionado por la Magistrada de instancia, como la escala de Wecker que esta Sala viene utilizado en los supuestos de déficit visual, nos encontramos con que una pérdida binocular superior al 50% da lugar a una incapacidad permanente absoluta para toda profesión u oficio.”

En este caso, se ha probado que con una pérdida binocular superior al 50% equivale a una incapacidad permanente absoluta, pero no una gran invalidez al no quedar acreditado que el actor necesite ayuda de terceras personas.

En la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de Burgos, Sala de lo Social, Sentencia 731/2015 de 23 Oct. 2015, Rec. 653/2015, se examina el caso de una persona que padece una retinosis pigmentaria de larga evolución , siendo su agudeza visual de 0,1 y 0,3. Recoge la sentencia que “Si examinamos la escala de Wecker, se considera incapacidad permanente absoluta la pérdida de visión de un ojo si queda reducida en el 50% o más la fuerza visual del otro, y que, según la escala de Wecker, de usual manejo por la Sala y que responde sin duda a criterios y técnicas médicas más actualizadas, las limitaciones visuales dichas se corresponden con una disminución de visión del 51%, superando el mínimo (50%) que señala como determinante de incapacidad permanente absoluta, siendo evidente, al margen el carácter orientativo de aquella escala, que tan importante déficit sensorial priva del más elemental dominio del entorno que requiere la generalidad de las profesiones; si además se une, conforme la revisión fáctica operada, que presenta una importante restricción del campo visual en ambos ojos, ninguna duda le cabe a la Sala de que el actor no está capacitado, para el desempeño regular, continuado y mínimamente eficaz de ninguna otra.

Ahora bien atendiendo a la declaración de hechos probados y la aplicación de la Escala de Wecker y Real Decreto 1971/1999, de 23 de diciembre, se valoran y cuantifican las alteraciones visuales, en que se establecen unos criterios en el diagnóstico, y se representan unas tablas “de conversión de la deficiencia visual en porcentaje de discapacidad”, por lo que reconoce a la interesada afecta a una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo.”

Por su parte, el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, Sala de lo Social, Sentencia 107/2016 de 8 Feb. 2016, Rec. 922/2015 dice que “es claro que el actor con su patología de retinosis pigmentaria, bilateral, con una agudeza visual de 0,000 en ambos ojos, precisa la asistencia de terceras personas para realizar los actos esenciales de la vida; por lo que, en principio, su cuadro clínico justifica la gran invalidez pretendida.

Si comenzó a trabajar como vendedor de cupones para la ONCE, que entró en el sistema de Seguridad Social en el año 1990, y que siempre ha tenido una limitación de la agudeza visual inferior a 1/10 en cada ojo, con una reducción del campo visual del 90% en cada ojo. Este déficit, previo a la afiliación no impedirá la calificación de IP «cuando se trate de personas minusválidas y con posterioridad a la afiliación tales reducciones se hayan agravado, provocando por sí mismas o por concurrencia con nuevas lesiones o patologías, una disminución o anulación de la capacidad laboral que tenía el interesado en el momento de su afiliación» (art. 136.1 párrafo segundo).”

Por tanto, el hecho de trabajar como vendedor de cupones en la ONCE no determina la imposibilidad de obtener el reconocimiento de una gran invalidez.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala de lo Social, Sección 3ª, Sentencia 834/2014 de 24 Sep. 2014, Rec. 289/2014 aplica la sentencia del Tribunal Supremo de 3 de marzo de 2014 y recoge que “la actora carece prácticamente de visión, teniendo reconocido un grado de discapacidad del 78% y que precisa de una tercera persona para la marcha así como para las actividades de la vida diaria, según manifiesta la médica de familia de la Seguridad Social, independientemente de que reciba entrenamiento por parte de la ONCE, porque en todo caso va a seguir precisando de la ayuda de otra persona para múltiples actividades ordinarias, por lo que el recurso ha de tener favorable acogida, y conceder una gran invalidez”

Así pues, a pesar de tener entrenamiento en la ONCE para la adaptación de su vida diaria a la pérdida de visión, se puede obtener una gran invalidez.

Conclusiones:

  • Una persona que pueda ser considerada con ceguera total por retinosis pigmentaria, puede obtener el reconocimiento de una gran invalidez.
  • Se entiende por ceguera cuando la visión es inferior a una décima en ambos ojos.
  • El invidente requiere naturalmente ayuda de terceras personas.
  • El hecho de haber adaptado su vida a la ceguera y recibir entrenamiento por parte de la ONCE, no determina la improcedencia del reconocimiento de una gran invalidez.
  • El agravamiento en la pérdida de visión tras el reconocimiento de una incapacidad permanente absoluta, puede determinar una gran invalidez.
  • Una pérdida binocular superior al 50% puede dar lugar a una incapacidad permanente absoluta para toda profesión u oficio.

Contacto.

Contacte con nosotros.

Contacte con nosotros.

Si desea que nuestro equipo de peritos médicos y abogados revisen de manera gratuita las posibilidades de obtener algún grado de incapacidad o minusvalía, pueden ponerse en contacto con nosotros en el 915327518 / 619555357 o en el email info@incapacidadtrabajo.es

Incapacidad permanente por Miastenia Gravis

En este post vamos a tratar las posibilidades de obtener una incapacidad permanente por Miastenia Gravis.

¿Qué es la miastenia gravis?

Al objeto de un primer acercamiento a la miastenia gravis, nos remitimos a la página web http://www.miasteniagravis.es/ de la Asociación Miastenia de España.

Esta asociación mantiene que “La miastenia grave (MG) es una enfermedad autoinmune de la unión neuromuscular mediada por anticuerpos frente a proteínas localizadas en la membrana post-sináptica de la placa motora. Se caracteriza por fatigabilidad y debilidad de la musculatura voluntaria. Es una enfermedad poco frecuente. Tiene una presentación bimodal, con un primer pico entre los 15-35 años y predominio en mujeres y un segundo pico en pacientes mayores de 60 años. Es muy importante resaltar la presentación en personas de edad porque representa en estos momentos más del 50% de los pacientes nuevos y este es un dato muy significativo en un país como el nuestro, con una de las esperanzas de vida mayores del mundo.”

Manifestaciones clínicas.

Continúa manteniendo la página web la asociación mencionada que“La principal manifestación clínica en la MG es la fatiga muscular fluctuante que suele acompañarse de debilidad muscular. Los síntomas y signos de la miastenia dependen en todo momento de la musculatura implicada que incluye:

1) Diplopía y ptosis palpebral,

2) Debilidad de la musculatura facial,

3) Fatigabilidad de la musculatura cervical y en numerosas ocasiones de los maseteros, con claudicación mandibular

4) Afectación de la musculatura bulbar que produce disfagia, disfonia, disartria y disnea.

5) Debilidad y fatigabilidad de los músculos de las extremidades superiores e inferiores sobretodo con a nivel proximal aunque se han descrito inicios de la enfermedad con debilidad exclusiva de los músculos distales.” 

Miastenia Gravis

Miastenia Gravis

¿Qué entiende la jurisprudencia por miastenia gravis?

Entendemos que es importante determinar que entiende la jurisprudencia por miastenia gravis. En este sentido, se ha pronunciado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de Málaga, Sala de lo Social, Sentencia 2377/2008 de 18 Dic. 2008, Rec. 1585/2008, quien mantiene que La miastenia gravis se trata de una enfermedad autoinmune cuya etiología aun no está claramente definida. Fue descrita por Thomas Willis en 1672 y se caracteriza por la presencia de antígenos contra los receptores de acetil-colina 2-4 de la membrana post-sináptica. Esto genera una alteración en la transmisión nerviosa a nivel del músculo voluntario estriado que se manifiesta con debilidad y fatiga muscular de grado, extensión e intensidad variables que puede ir desde ptosis parpebral hasta parálisis de los músculos respiratorios. Los anticuerpos producidos se depositan en la membrana post sináptica impidiendo de esta manera la interacción entre la acetil-colina y el receptor.

Está documentado en la literatura médica que la miastenia gravis puede beneficiarse extirpando el timo, aunque no debe crearse la expectativa de curación al paciente, porque aunque la timectomía se acompaña de mejoría en el 75% a 95% de los pacientes, la mayoría debe continuar con algún tipo de tratamiento.”

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de Granada, Sala de lo Social, Sentencia 692/2015 de 19 Mar. 2015, Rec. 22/2015 también ha descrito qué entiende por la enfermedad, manteniendo que “La miastenia grave es un tipo de trastorno autoinmunitario. Un trastorno autoinmunitario ocurre cuando el sistema inmunológico ataca por error al tejido sano. En las personas con miastenia grave, el cuerpo produce anticuerpos que bloquean las células musculares para que no reciban mensajes (neurotransmisores) desde la neurona. Los anticuerpos son proteínas producidas por el sistema inmunitario del cuerpo cuando éste detecta sustancias dañinas. Los anticuerpos se pueden producir cuando el sistema inmunitario equivocadamente considera que el tejido sano es una sustancia dañina como en el caso de la miastenia grave. Se desconoce la causa exacta de la miastenia grave. En algunos casos, está asociada con tumores del timo (un órgano del sistema inmunitario).La miastenia grave puede afectar a personas de cualquier edad y es más común en mujeres jóvenes y hombres de edad avanzada. Las situaciones de crisis son episodios de debilidad de los músculos de la respiración, que pueden ocurrir sin aviso con el uso excesivo o deficiente de medicamentos. Estos episodios por lo general no duran más de unas cuantas semanas. Es posible que se requiera hospitalización y se puede necesitar asistencia respiratoria con un ventilador.”

Análisis jurisprudencial del reconocimiento de una incapacidad permanente por miastenia gravis.

Una vez analizado que se entiende por miastenia gravis, y que padecimientos provoca, la pregunta que surge es si se puede conseguir una incapacidad permanente por miastenia gravis. Vamos a hacer un repaso jurisprudencial de algunos casos que reconocen al paciente de miastenia gravis afecto a una incapacidad permanente.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sala de lo Social, Sentencia 2734/2006 de 31 Mar. 2006, Rec. 5331/2005 entendió que el actor padece una miastenia gravis que ocasionó que en el año 1.999 fuera reconocido afecto de una incapacidad permanente total para su profesión habitual de vendedor, situación que se ha agravado a lo largo del tiempo por padecer una sintomatología ansiosa depresiva, instaurada, grave y florida, a la que no puede hacer frente eficazmente al no poder ser tratado eficazmente con ansiolíticos, dada la miastenia gravis que padece, es claro tal como se razona detalladamente en su fundamento de derecho segundo, que en la actualidad está impedido racionalmente para la realización de todo tipo de trabajo en régimen de ajenidad y dependencia, por liviano y sedentario que este sea”.

En este caso, se ha probado que la miastenia gravis por la que se le reconoció una incapacidad permanente total al trabajador, se ha agravado por la existencia de una sintomatología ansiosa depresiva, lo que determina que se reconozca una incapacidad permanente absoluta en lugar de la incapacidad permanente total, puesto que no puede desarrollar ningún tipo de trabajo.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de Valladolid, Sala de lo Social, Sentencia de 12 Jun. 2013, Rec. 675/2013 recoge como hechos probados en el Juzgado de lo Social, que En marzo de 2011 por el Dirección Provincial del INSS se iniciaron las actuaciones para revisión del expediente de la demandante de oficio, y por resolución de 1 julio de 2011 y notificada el 30 de junio de 2011 se acuerda ” declararle no afecto de Incapacidad Permanente derivada de enfermedad común, al haberse producido mejoría en las dolencias que dieron lugar a la declaración de Incapacidad Permanente, reconocida en sesión de EVI de 5-12-2006. Las dolencias padecidas en la actualidad son las siguientes, según el Equipo de Valoración de Incapacidades, establece las siguientes limitaciones orgánicas y funcionales: ” Miasteniagravis generalizada en tratamiento que controla diplopía disfagia persistiendo cierto grado de debilidad en MMSS” sobre la base de un diagnóstico: MIASTENIA GRAVIS GENERALIZADA”.

procede desestimar el único motivo de recurso planteado por el INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL y la TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, ya que, como se comprueba tras la lectura del hecho probado cuarto completado con lo reflejado en el fundamento de derecho segundo, con verdadero valor de hecho probado, las dolencias de la actora son en la actualidad de mayor gravedad que las reconocidas en el momento de declararla afecta a Incapacidad Permanente Total en el año 2006. Concretamente, dice la Juzgadora en la valoración más extendida que de las limitaciones que la actora padece en la actualidad que está imposibilitada para subir y bajar del coche, subir escaleras e incluso pasear, admitiendo que la demandante ha acreditado un empeoramiento de su estado de salud, lo que significa que se está lejos de apreciar una mejoría en el estado de salud de la demandante que permita dejar sin efecto en la actualidad la incapacidad permanente total reconocida en el año 2006 para la profesión de Cajera-reponedora en supermercado.”

En este caso, por parte del INSS y la TGSS se instó una revisión de la incapacidad permanente total reconocida, puesto que entendían que había habido una mejoría de la patología. Sin embargo, durante el procedimiento se probó lo contrario, es decir, que el estado de salud de la paciente había empeorado, hasta tal punto que la imposibilita para subir y bajar del coche, subir escaleras e incluso pasear, por lo que no puede desarrollar su puesto de cajera-reponedora.

Sentencias Miastenia Gravis

Sentencias Miastenia Gravis

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de Granada, Sala de lo Social, Sentencia 2745/2010 de 17 Nov. 2010, Rec. 2231/2010 ha entendido que partiendo del cuadro que la parte actora tenía cuando se le concedió el grado de I.P. Total, y consistente en “En fecha 14-04- 2005, por resolución dictada por el INSS se estimo que la actora estaba en situación de incapacidad permanente Total para su profesión habitual de Peón agrícola, como consecuencia de padecer las siguientes enfermedades y secuelas: MIASTENIA GRAVIS. INSUFICIENCIA VENOSA MIEMBROS INFERIORES”, según el hecho probado 2ºI, y el que presentan cuando solicita la revisión, que según el hecho probado Tercero consisten en “A) la actora que sufre miastenia gravis asociada a masa mediastínica, posiblemente timoma, inició empeoramiento en febrero de 2009. notando cierta debilidad en musculatura masticatoria, diplopía, ptosis ocasional, y también disminución de la fuerza en la voz, en marzo empezó el tratamiento con Prednisona y sobre esas fechas tenía necesidad de levantarse por la noche para tomar otro comprimido, veía doble con frecuencia y se encontraba muy agotada, después ha mejorado discretamente, pero aún ve doble y se agotan las fuerzas rápidamente en las tareas domésticas, pelar patatas, coger bolsa, lavarse, ha empezado a tener aspecto Cuschingoide, actualmente en tratamiento corticoideo, ha empezado a mejorar con los corticoides, y a tener efectos secundarios. PROBLBMAS PARA LA COMPRENSIÓN DE LAS FLUCTUACIONES MOTORAS POR TRIBUNAL DE INCAPACIDADES”.

Aqueja dificultad de verbalización, pérdida de fuerza generalizada, dificultad masticatoria, episodios de diplopia”, según consta en el informe de síntesis, folio 81, apartado de limitaciones orgánicas y funcionales.

C) La actora tiene prescrito el uso de MICOFENOLATO DE MOFETILO; autorizado para uso compasivos por la AGENCIA ESPAÑOLA DE MEDICAMRNTOS”, según consta a 173″, tienen entidad suficiente para que se acceda a la solicitada revisión, puesto que llegan al extremo de inhabilitar para toda profesión, oficio o dedicación, con parámetros exigidos de eficacia, dedicación y profesionalidad, a no ser que haya de desplegar sobreesfuerzo, o someterse a especial penosidad como requiere el precepto invocado como infringido, lo cual determina que, al no, haberlo así acogido el Magistrado “a quo” en su resolución, la misma deba ser revocada ya que una persona que tiene visión doble, dificultad para hablar, pérdida generalizada de fuerza, no le resta capacidad de ganancia alguna.”

En este caso, ha quedado acreditado que el solicitante no puede desarrollar ningún tipo de trabajo, lo que constituye una incapacidad permanente absoluta.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia, Sala de lo Social, Sentencia 2366/2011 de 4 May. 2011, Rec. 1076/2011 dijo “los padecimientos que presenta el actor y que no han sido objeto de impugnación a través de la correspondiente revisión de hechos probados consisten en “Miastenia Gravis. Neuralgia de Trigémino. Síndrome de apnea-hipoapnea de grado leve. Artoplastia cadera izquierda. Coxartrosis derecha. Complicación de traqueotomía y pseudomona multiresistente.

Y tales dolencias, que en cuanto conformadas por evidentes limitaciones a nivel no solo ostearticular, en virtud de las cuales como se observa de un examen complementario de las actuaciones, a la fecha del reconocimiento por el INSS de la situación del actor como constitutiva de una declaración de incapacidad Permanente total, además de la cadera izquierda ya había sido intervenido quirúrgicamente de artroplastia de cadera derecha, sino también debido a la patología neuromuscular y respiratoria que presenta en los términos descritos lleva a la conclusión de que el cuadro clínico que presenta en la actualidad no sólo le impide la realización de las tareas propias de su actividad profesional de “ferroviario”, sino que le inhabilitan para el ejercicio de toda actividad laboral”.

Se revisa la incapacidad permanente total que tenía reconocida por su profesión de ferroviario, entendiendo que está afecto a una incapacidad permanente absoluta debido fundamentalmente a la patología neuromuscular y respiratoria que presenta.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de Valladolid, Sala de lo Social, Sentencia de 28 Ene. 2016, Rec. 1884/2015, dice que en octubre de 2014 informaba Neurología de la sanidad pública (folio 65 de autos) que la grave miastenia que aqueja al trabajador ahora recurrido se encuentra ya cronificada y cursa con fatigabilidad muscular tras esfuerzos de mediana intensidad, disnea de reposo, diplopía durante la conducción, dificultad fonatoria y debilidad bronquial asociada, clínica esa que persiste pese a los tratamientos con inmunodepresores que han sido pautados. En segundo lugar, porque la discopatía lumbar que afecta a los espacios comprendidos entre L4 y S1 cursa con lumbalgia de repetición, habiéndose evidenciado en las pruebas practicadas (folio 59 de autos) la existencia de un patrón neurógeno muy crónico de intensidad moderada a nivel L5-S1 del miembro inferior derecho y un patrón neurógeno crónico de intensidad leve en ese mismo nivel en el miembro inferior izquierdo. En tercer lugar, porque don Santiago padece también nódulos de Heberden en ambas manos, lo que provoca pérdida de fuerza manual y eventuales caídas de objetos tras esfuerzos sostenidos. En fin, porque el paciente presenta complementariamente patología gástrica, consistente en esófago de Barret, esofagitis péptica grado II/IV y hernia de hiato. Así las cosas, aun cuando es cierto que la actividad de viajante comercial en la que se encuentra ocupado el Sr. Santiago no es quehacer caracterizado por el elevado gasto o aporte físico que requiere su ejecución, la conjunta valoración del complejo patológico y funcionalmente restrictivo que aqueja al trabajador sí precipita sin embargo un estado de cosas que hace imposible esa ejecución en los términos de disciplina y productividad exigidos, al encontrarse seriamente debilitada la capacidad para la conducción de vehículos, para el mantenimiento de la estática que es consustancial a esa conducción, para la reiteración de las exigencias que dimanan del quehacer laboral y que es consustancial a la duración de la jornada diaria de trabajo y de la jornada anual de trabajo, y para la materialización de ese deber profesional en condiciones suficientes de seguridad. Conclusión esa que encuentra complementario aval en la circunstancia de la naturaleza crónica y progresiva de la enfermedad autoinmune que aqueja al trabajador, naturaleza que precipitará un incremento de la fatiga muscular con la que cursa la dolencia, cual así se consigna lo mismo en la fundamentación jurídica de la sentencia de instancia, siguiendo la prueba pericial practicada en el acto de juicio.”

En este caso se demuestra la importancia de contar con una prueba pericial que se practique en el acto del juicio, que demuestra que el trabajador, viajante comercial, no puede desarrollar su puesto de trabajo.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de Granada, Sala de lo Social, Sentencia 692/2015 de 19 Mar. 2015, Rec. 22/2015 El cuadro patológico que presenta el demandante es : Miastenia gravis generalizada ( Ptosis paspeblal ojo izquierdo del 30% ) posible afectación bulbar . Bocio endotorácico. Hipotiroidismo subclínico en tto. Sustitutivo. EPOC. Insuficiencia respiratoria. Patrón de obstrucción moderada. Hipopnea obstructiva del sueño. […] Por su parte la recurrente funda la impugnación de dicho recurso suplicación en que la valoración que efectúa el juez a quo de los padecimientos que sufre el actor, le impiden la realización de cualquier actividad laboral que comporta una exigencia mínima de profesionalidad, rendimiento y dedicación, y del conjunto de los padecimientos se desprende que es imposible pensar en la más mínima posibilidad de la realización de cual cualquier trabajo remunerado, ni ninguna cualquier otra actividad laboral, teniendo en cuenta teniendo declarado el Tribunal Supremo que la incapacidad sólo existe si los padecimientos trabajador sólo consiente quehaceres determinados livianos llevados a cabo por el ideal de sentirse útil, de superar sus limitaciones y de sobreponerse al valor más allá de lo que es exigible, lo que es el caso que no se nos plantea, ya que el hecho probado se hace constar que las limitaciónes orgánicas funcionales que padece son absolutamente incapacitantes realización de un trabajo con profesionalidad y dedicación siendo por tanto merecedor de la declaración de incapacidad absoluta solicitada con derecho una prestación del 100% de la base reguladora.”

En este caso se reconoce una incapacidad permanente absoluta por no poder realizar ningún tipo de trabajo, derivado del reconocimiento de una miastenia gravis generalizada.

Por último, vamos a recoger la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de Burgos, Sala de lo Social, Sentencia 1009/2006 de 19 Oct. 2006, Rec. 473/2006 que mantiene que el solicitante Queja las siguientes lesiones: -En fecha 4-2-04 le es diagnosticada por el Hospital Ramón y Cajal una miastenia gravis (enfermedad neuromuscular crónica autoinmune que produce debilidad en los músculos controlada por la voluntad). En fecha 4-5-04 se le practica timectomía para reducción quirúrgica de la glándula del timo y se le instaura tratamiento con Prednisona.- Pese a este tratamiento ha tenido nuevos ingresos por crisis con una periodicidad cuasimensual sin que haya consegudo atajar los males ni diagnosticar de forma clara el orígen y la filiación de la enfermedad. -Presenta diplopia permanente, párpados caídos y falta de control de los movimientos de los múlculos oculares.-Pérdida de la expresión facial. -Debilidad en las extremidades inferiores y superiores que ha ocasionado caidas en ocasiones. No puede realizar determinadas ocasiones los movimientos de abducción-aducción de los brazos y flexoextensión de las piernas.

El actor es dependiente en comercios de alimentación (del ordinal cuarto).- Aqueja las siguientes dolencias: Diplopia permanente. Pérdida de expresión facial. Debilidad en extremidades inferiores y superiores que le han ocasionado caídas en ocasiones. No puede realizar en determinadas ocasiones los movimientos de abducción-aducción de los brazos y flexoextensión de las piernas (del ordinal quinto).-

Partiendo de dichas dolencias, la debilidad en las extremidades, tanto inferiores como superiores, le impide realizar con normalidad su trabajo de dependiente que implica levantar pesos y movimientos repetitivos de las extremidades- como recoge el Fundamento Segundo -, así como bipedestación prolongada.”

Reconoce una incapacidad permanente por miastenia gravis, en este caso en grado de total para el puesto de dependiente en comercio de alimentación, debido a la debilidad en las extremidades, tanto inferiores como superiores.

Si desea que nuestros abogados y peritos médicos realicen una aproximación a las posibilidades de obtener algún tipo de incapacidad para trabajar o el reconocimiento de un grado de minusvalía, puede ponerse en contacto con nosotros en el 915327518 o en info@incapacidadtrabajo.es

Contacte con nosotros

Contacte con nosotros

Sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión

Sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión.

El Juzgado de lo Social nº 1 de Valladolid ha reconocido una incapacidad permanente absoluta al cliente asesorado por Diké Abogados, que padece, entre otras patologías, una depresión.

Nuestro cliente padece las siguientes lesiones:

  • Poliartralgias crónicas.
  • Meniscopatía bilateral.
  • Tendinosis del supraespinoso izquierdo.
  • Retrolistesis C4-C5 grado I.
  • Hiperucimia.
  • Dislipemia.
  • Incontinencia urinaria de esfuerzo.
  • Síndrome de apnea hipopnea del sueño.
  • Depresión crónica.
Depresión

Depresión

El debate jurídico del pleito se centra en dos puntos fundamentales:
– Si nuestro cliente se encontraba en situación asimilada al alta en el momento de la solicitud.
– Y si las lesiones que presenta le incapacitan para la realización de todo tipo de profesión u oficio.
La primera cuestión es esencial, puesto que en el supuesto de no poder demostrar que el paciente se encuentra en situación de alta o asimilada al alta, tiene que acreditar un periodo de cotización mínima de 15 años, y en este caso, no ha cotizado ese periodo.
Es cierto que el solicitante, en situación de desempleo, no estuvo inscrito como demandante de empleo durante varios periodos de tiempo, aunque en el momento de la resolución sí se encontraba inscrito en la oficina correspondiente.
El Juzgado, previa solicitud de nuestros abogados, aplica la interpretación humanizadora, flexible e individualizada del Tribunal Supremo, Sala 4ª. Entiende que, a pesar de que existen rupturas temporales de la inscripción como demandante de empleo, existe un “animus laborandi”.  Es decir, la intención del solicitante siempre ha sido la de prestar servicios remunerados.
Tribunal Supremo

Tribunal Supremo

El Juez toma en consideración que nuestro cliente presenta una patología psíquica desde hace más de 6 años, lo que le ha llevado a “descuidar sus renovaciones como demandante de empleo… sobre todo en los periodos en los que se observa una agravación y mala evolución con escasa respuesta a los tratamientos recibidos.”
Por todo ello, determina que “en el momento de la solicitud se encontraba en situación de asimilada al alta al estar inscrito como demandante de empleo.”
En relación a la segunda cuestión, referente si las patologías que padece son suficientes para el reconocimiento de una incapacidad permanente, entiende que “no pude realizar ningún tipo de actividad con la continuidad, dedicación, eficacia y profesionalidad que exige el mercado laboral”
De este modo, la pluripatología psíquica y física que relatamos anteriormente, le impide realizar cualquier tipo de trabajo, al tener incluso dificultades para realizar una vida adaptada.
La enfermedad que presenta es crónica, irreversible e incapacitante, con muchas descompensaciones, la mayoría depresivas, y que incluso en los momentos más graves presenta ideación de muerte con riesgo grave de suicidio.
Puede conocer el contenido de la sentencia pinchando Sentencia IPA depresión
Si desea que nuestros peritos médicos y abogados valoren sus informes médicos de manera gratuita, para poder determinar si puede obtener el reconocimiento de una incapacidad permanente o un grado de minusvalía, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el mail info@incapacidadtrabajo.es
Contacto

Contacto

 

Incapacidad por esclerosis y neuritis óptica

Incapacidad por esclerosis y neuritis óptica. Sentencia que la reconoce como permanente y total.

Esclerosis y neuritis óptica: El Juzgado de lo Social nº 1 de Salamanca ha reconocido una incapacidad permanente total para la profesión de conductor repartidor de mercancías, al cliente, representado por Diké Abogados que padece esclerosis múltiple remitente recurrente y neuritis óptica derecha.

Según la asociación española de lucha contra la esclerosis múltiple AELEM, la esclerosis múltiple es una enfermedad que afecta al sistema nervioso central; cerebro, tronco del encéfalo y médula espinal. La mielina, sustancia que recubre las fibras nerviosas, resulta dañada y entonces la destreza de los nervios para conducir las órdenes del cerebro se ve interrumpida.

Es la enfermedad crónica más común en adultos jóvenes en Europa y la primera causa de incapacidad en este grupo de población.

El cuadro clínico residual que presenta nuestro representado es el siguiente:

  • esclerosis múltiple remitente recurrente.
  • neuritis óptica derecha.
  • nistagmo y diplopia en el contexto de enfermedad demielinizante.

Considera la Juzgadora que “En el momento actual las limitaciones orgánicas y funcionales que los padecimientos que sufre le suponen, se concretan en nistagmo, que como explicó el perito en el acto del juicio consiste en temblor en el ojo al mirar a un punto fijo, y diplopía, es decir, visión doble, ambos en la visión lateral derecha.”

Continúa manifestando la Juzgadora que “El actor es conductor repartidor y conduce normalmente un camión, por lo cual y aun cuando el mismo haya renovado recientemente el permiso de conducir, y aun cuando sigue tratamiento en la actualidad con buena respuesta, hay que concluir por afirmar que las limitaciones que padece en la visión, aun cuando sea solo en la lateral derecha, le incapacitan para desempeñar las funciones propias de su trabajo habitual conforme a unas exigencias mínimas de continuidad, dedicación, y eficacia, además de dignidad y profesionalidad. Y ello porque la actividad de conducir, y más aún si se trata de un camión, puede convertirse en una actividad de riesgo, para sí mismo y para los demás, ante la posibilidad cierta de que el trabajador mientras realiza esta actividad pueda sufrir un temblor en el ojo o visión doble. La esclerosis que sufre es una enfermedad crónica, irreversible y de evolución degenerativa por lo que, contrariamente a lo que entiende el INSS estamos ante un padecimiento objetivo y definitivo, que previsiblemente evolucionará hacia una agravación, por lo que procede en este caso la estimación de la demanda.”

Sentencia incapacidad permanente por esclerosis y neuritis óptica

Sentencia incapacidad permanente por esclerosis y neuritis óptica. Conductor de camión.

Puesto que se trata de una sentencia incapacidad permanente total por esclerosis y neuritis óptica, reconoce el derecho a percibir el 55% de la base reguladora.

Si quiere conocer la sentencia íntegra, puede verla aquí:

Sentencia incapacidad permanente total por esclerosis y neuritis óptica

Si desea que nuestros abogados y peritos médicos revisen su expediente y le informen sobre la viabilidad del mismo de manera gratuita, puede enviar los últimos informes médicos a info@incapacidadtrabajo.es, o llamar al 915327518 / 619555357. Contacto.

Contacte con nosotros.

Contacte con nosotros.

Sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión

Sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión

Incapacidad permanente absoluta por depresión. El Juzgado de lo Social nº 35 de Madrid ha estimado la demanda presentada por Diké Abogados, y reconoce a nuestro cliente afecto a una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo, puesto que padece, entre otras patologías,  síndrome ansioso depresivo.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social había reconocido anteriormente a nuestro cliente, una incapacidad permanente total por depresión reactiva, que posteriormente revoca por mejoría. Sin embargo, entiende el Juzgado que ha existido un empeoramiento de su situación clínica.

La enfermedad de nuestro representado viene desarrollándose desde el año 2010, por lo que lleva más de tres años sin mejoría, a pesar de tomar seis psicofármacos, estando considerada la depresión como crónica, al no existir terapia curativa.

Incapacidad permanente absoluta por depresión

Incapacidad permanente absoluta por depresión

Presenta las siguientes limitaciones que le incapacitan para trabajar en cualquier tipo de actividad, y no únicamente para su profesión habitual de vendedor de maquinaria y automóviles que venía desempeñando:

  • Incapacidad para manejar cualquier situación de estrés.
  • Cansancio generalizado.
  • Escasa capacidad de esfuerzo con somnolencia diurna.
  • Sufrimiento y penalidad para el desarrollo de cualquier trabajo.
  • Falta de objetivos y motivación laboral.
  • Desajustes en la atención, memoria visual y la función ejecutiva.
  • Sintomatología de cansancio, fatiga, lentitud, problemas de concentración etc.
  • Imposibilidad para la conducción de vehículos.
  • Limitación muy importante para el uso de transporte público sin acompañamiento.

Por todo ello, el Juzgado dicta sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión, concediendo una pensión del 100% de su base reguladora.

Puede conocer el texto íntegro de la Sentencia incapacidad permanente absoluta por depresión.

Si usted quiere que nuestros abogados y peritos médicos revisen sus informes médicos y documentos de cotización, y ofrezcan un informe de valoración gratuito, puede enviarlos al e-mail info@incapacidadpermanente.es o llamar al teléfono 915327518 / 619555357.

Contacto.

Contacte con nosotros

Contacte con nosotros

Incapacidad permanente absoluta por Espondilitis Anquilopoyética

Incapacidad permanente absoluta por Espondilitis Anquilopoyética

El Juzgado de lo Social nº 27 de Madrid ha dictado sentencia reconociendo al cliente de Diké Abogados afecto a una incapacidad permanente absoluta por Espondilitis Anquilopoyética. Hasta el momento, había estado trabajando como administrativo en el régimen general de autónomos.

Nuestro cliente presenta las siguientes lesiones:

  • Espondilitis anquilopoyética HLA B27 con actividad actual, con afectación axial y periférica.
  • Artropatía ambas manos con artrodesis de IFD de 2º y 3º dedos de la mano derecha (dominante) y portadora de ortesis en muñeca izda.
  • Muy limitada movilidad cervical.
  • Fatiga del 90%, rigidez matutina de 80 minutos.
  • Anquilosis bilateral de articulación temporamandibular con prótesis bilateral.
  • Fractura desplazada de radio dista derecha.
Incapacidad permanente absoluta por Espondilitis Anquilopoyética

Incapacidad permanente absoluta por Espondilitis Anquilopoyética

Entiende el Juzgador que “cabe concluir que el estado de la actora, le impide realizar actividades laborales por cuenta ajena o propia, con dignidad, eficacia, rendimiento y sin riesgo para su salud, pues la realización de cualquier trabajo requiere un desplazamiento al mismo, su permanencia durante toda la jornada y el desempeño del mismo con rendimiento, lo que la actora carece desde el momento en que presenta una rigidez matutina de 80 minutos que le obligaría a comenzar su jornada con mucha antelación, además de soportar un nivel de dolor muy importante y superar una limitación funcional que los médicos que le atienden gradúan en 90/100″.
Por tanto, el cliente de Diké abogados tiene derecho al percibo de una pensión equivalente del 100% de su base reguladora 14 veces al año.
Si usted desea que nuestro equipo de abogados y peritos médicos valoren las posibilidades que tiene de conseguir una incapacidad permanente o el reconocimiento de un grado de minusvalía, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es, y les indicaremos si su pretensión es viable de manera gratuita. Contacto.
Póngase en contacto con nosotros.

Póngase en contacto con nosotros.

 

Incapacidad permanente por depresión

¿Se puede obtener el reconocimiento de una incapacidad permanente por depresión?

En esta entrada vamos a analizar si es posible conseguir el reconocimiento de una incapacidad permanente por depresión, ya sea incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez, por parte de pacientes que tienen diagnosticada una depresión mayor.

En primer lugar vamos a definir qué se entiende por depresión.

Incapacodad permanente por depresión

Incapacidad permanente por depresión

¿Qué es la depresión?

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, puede conducir al suicidio. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional.

http://www.who.int/topics/depression/es/

¿Cuándo entiende la jurisprudencia que debe reconocerse una incapacidad permanente por depresión?

Existe mucha casuística para la obtención de una incapacidad permanente, por lo que habrá que examinar caso por caso las posibilidades de obtener una incapacidad permanente por depresión.

En esta entrada vamos a realizar un estudio de varias sentencias que reconocen una incapacidad permanente por depresión, relacionando las patologías sufridas con las posibilidades de realizar un trabajo.

En este sentido, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sala de lo Social, en la Sentencia 1467/2014 de 25 Feb. 2014, Rec. 5246/2013 analiza si se puede obtener una incapacidad permanente por depresión. Mantiene el Tribunal que “en relación a los supuestos de depresión que esta Sala entiende tributarios de una Incapacidad permanente absoluta son aquellos cuadros crónicos, persistentes, y graves o severos”.

A continuación recoge varios supuestos en los que se reconoce la depresión como incapacitante y tributario de una incapacidad permanente absoluta los siguientes casos: “depresión mayor severa, Sentencia 14 abril 2004 , AS 2004\1881; depresión mayor recidivante grave sin síntomas psicóticos, evolución tórpida, Sentencia 22 diciembre 1998, nº9586/1998 , AS 1998\7658; Trastorno Depresivo Mayor Cronificado, de más de tres años de Evolución, Sentencia núm. 2543/2006 de 23 marzo JUR 2006 \241267; Trastorno depresivo mayor grave, Sentencia núm. 6627/2004 de 1 octubre JUR 2004\314518 ; trastorno Depresivo Mayor Cronificado, de más de tres años de evolución concurrente con Fibromialgia con afectación a toda la musculatura, Sentencia núm. 2543/2006 de 23 marzo JUR 2006\241267 ; proceso de deterioro cognitivo y trastorno depresivo – ansioso por estrés post- traumático Sentencia núm. 7565/2001 de 5 octubre JUR 2002\5603.”

Por el contrario, entiende que la depresión no es incapacitante en los siguientes casos: “depresión mayor recurrente dentro de una distimia, trastorno histriónico y pasivo-depresivo de la personalidad, trastorno disociativo-agorafobia con tratamiento neuropsiquiátrico con mal pronóstico (vid Sentencia núm. 2004/2003 de 25 marzo JUR 2003\130424) ; trastorno depresivo moderado con somatizaciones; Sentencia núm. 8846/2004 de 10 diciembre JUR 2005\34637 ;Distimia en grado moderado de tres años de evolución con sintomatología de mediana intensidad. Sentencia núm. 3836/1998 de 30 junio AS 1998\3173 síndrome depresivo ansioso, depresión mayor recurrente , episodios de ansiedad, ambas de carácter moderado, en tratamiento Sentencia núm. 5311/2008 de 26 junio  JUR 2008\316579 ; Trastorno depresivo mayor y trastorno de la personalidad en tratamiento. Sentencia núm. 6087/2001 de 12 julio JUR 2001\274806 (se considera en IPT por otras dolencias descartando la IP absoluta por la patología psiquiátrica).”

El Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias, Sala de lo Social, Sentencia 2444/2007 de 1 Jun. 2007, Rec. 2802/2006, reconoce una incapacidad permanente en base al “cuadro patológico descrito en ésta es revelador de la existencia de una depresión intensa y persistente a pesar de los tratamientos pautados -“fuerte medicación psicotrópica”-, cuyas posibilidades de remisión son muy inciertas, que por su naturaleza y por los efectos de la pauta terapéutica establecida produce importantes repercusiones funcionales. El estado psíquico que se pone de manifiesto revela la existencia de un importante deterioro en la capacidad laboral y resulta ya incompatible con el desempeño regular, eficaz y con rendimiento de cualquier actividad productiva a la que pudiera tener acceso en el mercado de trabajo, cuyo ejercicio exige de unas aptitudes de las que la trabajadora carece por razón de sus dolencias.”

El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, Sala de lo Social, Sentencia 283/2015 de 13 Abr. 2015, Rec. 17/2015 reconoce una incapacidad permanente por depresión “Dado que el estado del enfermo, el mismo informe médico de síntesis, lo califica de crónico y grave. Aun no siendo relevante el osteoarticular, a tal fin, que sin duda le sigue incapacitando para tareas de esfuerzo o deambulación prolongada, no presente en todos los empleos retribuidos.

Pero, respecto de los sencillos o livianos, igualmente, considera la sala que su actual estado, en que la memoria e inteligencia no están severamente afectados (se declara que las FIS, están conservadas), y el enfermo se presenta como orientado y colaborador a la entrevista. El grave decaimiento o afectante a su concentración y voluntad, sí aparecen mermada en grado siguiente para tal reconocimiento, pues no es trata de un mero estado de ánimo bajo, sino que la depresión que viene arrastrando durante años, los tratamientos instaurados y que continúan, no han conseguido evitar su evolución hasta el actual estado grave, que incluso le retrae cualquier contacto social, mínimo, presente en cualquier empleo retribuido, por liviano o sencillo que sea. Con dificultades que el mismo informe de síntesis (y no mera trascripción de otros, que no obstante, fundan el oficial en que se funda la recurrida y que no cabe cercenar en parte alguna del mismo), constata tal dificultad, incluso para actos de la vida diaria, de menor exigencia de atención o cuidado que los trabajos productivos y rentables. Con dificultad, acreditada objetivamente y crónica, para concentrarse mínimamente en su atención, al asociarse la depresión, el estado de angustia y ansiedad igualmente intensos.” […]

la grave depresión, según su sintomatología que, ya, afecta a la concentración, relaciones sociales (tendencial al aislamiento) y capacidad de atención y dedicación del trabajador, concretas circunstancias aquí analizadas, se concluye que incapacidad de forma absoluta para todo trabajo. Pues, el enfermo no presenta la capacidad laboral mínima de cualquier empleo retribuido que precisa una dedicación, eficacia y rentabilidad, por sencillo y liviano que sea ( SS TSJ de Cantabria, Sala Social, de fecha 23-5-2012, rec. 281/2012 ; y, 28-1-2004, rec. 1000/2003 ; STS, Sala de lo Social, de 21-1-1988 , Recurso de casación por infracción de ley, RJ 1988\33, en un momento procesal en que la materia tenía acceso al mismo).

Exigiéndose, normalmente (en el aludida criterio orientador no vinculante), para tal reconocimiento la adición de graves trastornos sicóticos (o de personalidad), cuando el estado depresivo, no es por sí, lo suficientemente grave al efecto. Ni precisando, en todo caso el mismo, intentos autolíticos, cuando aquí, por lo demás, ya se constata ideación de este signo, como otro más que evidencia la gravedad de su estado.”

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala de lo Social, Sección 3ª, Sentencia 13/2015 de 8 Ene. 2015, Rec. 644/2014 también reconoce una incapacidad permanente total por depresión y mantiene que “hemos de partir de la patología que presenta la actora en la actualidad, que se recoge en el Hecho Probado Cuarto, y que según consta, es “cuadro ansioso-depresivo crónico de intensidad severa, con criterios de depresión mayor. Crisis de ansiedad generalizada. Ideas autolíticas de repetición. Desde 2010 tiene sintomatología psiquiátrica permanente. He precisado ingreso hospitalario en una clínica psiquiátrica por el alto riesgo de suicidio (ingreso del 06/03/2011 al 27/05/2011). Sigue tratamiento medicamentoso continuado con antidepresivos, neurolépticos y ansiolíticos. En ningún momento se ha obtenido una remisión completa y mantenida de su cuadro psiquiátrico, solamente se han conseguido mejorías parciales y transitorias.”, que es determinante, en la actualidad, y a criterio de esta Sala, de una invalidez permanente en grado de incapacidad permanente absoluta, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 137.5 del RDL 1/1994, de 20 de junio , habida cuenta que la patología psiquiátrica cursa en grado de severa, con criterios de depresión mayor, y por ende, Dª Flora , no puede con la continuidad, eficacia, rendimiento y responsabilidad exigidos y exigibles dentro del mercado laboral, realizar profesión alguna, pues por sencilla que sea ésta, es claro que requiere de una atención, concentración, y dedicación que la actora por su estado, y al menos, en la actualidad no puede prestar, dado que en la actualidad está descompensada, con ansiedad, tristeza, labilidad emocional, abulia, adhedonia, inseguridad y miedo a enfrentarse a situaciones nuevas”

Incapacidad permanente por depresión

Incapacidad permanente por depresión

Conclusiones:

Entendemos que se puede conseguir el reconocimiento de una incapacidad permanente por depresión, siempre y cuando se cumplan una serie de criterios:

Debe tratarse de cuadros ansioso-depresivos cronificados, que son aquellos que duran más de 6 u 8 meses, y por lo cual deben entenderse como irreversibles. Se reconoce jurisprudencialmente la incapacidad por depresión cuando se presentan cuadros de tres años de evolución. (Ver sentencias del TSJ Cataluña).

Son tributarios de una incapacidad permanente los cuadros graves o severos y cuando el paciente toma una fuerte medicación psicotrópica, con retraimiento al contacto social, con merma de la capacidad de atención y dedicación del trabajador, ideación autolítica e ingresos hospitalarios.

El paciente debe estar incapacitado para realizar tareas de una mínima exigencia cognitiva por falta de concentración, apatía, anhedonia, cuadro depresivo severo, etc.

También se puede conseguir el reconocimiento de la incapacidad permanente cuando el paciente presente sufrimiento y penosidad para llevar a cabo cualquier trabajo de una mínima exigencia cognitiva, o cuando presente falta de objetivos y de motivación laboral ante la persistencia y aumento de los síntomas ante cualquier actividad laboral reglada.

Hay que tener en cuenta que el intento de realizar actividades laborales y su incapacidad, puede desencadenar un cuadro de mayor estrés y mayor sobrecarga psíquica.

Contacte con nosotros

Contacte con nosotros

Si usted desea que nuestros abogados y peritos médicos realicen una primera valoración gratuita sobre las posibilidades de obtener una incapacidad permanente por depresión, pueden enviar sus últimos informes médicos al email info@incapacidadtrabajo.es, póngase en contacto con nosotros.