Incapacidad permanente absoluta por agorafobia.

Incapacidad permanente absoluta por agorafobia.

El Juzgado de lo Social número 1 de Móstoles ha dictado sentencia por la que reconoce, a la cliente representada por Diké Abogados, una incapacidad permanente absoluta por padecer agorafobia grave.

¿Qué es la agorafobia?

Según la Asociación Madrileña de Agorafobia,  esta enfermedad provoca “ansiedad por se encontrar en lugares o situaciones en los cuales la fuga pueda ser difícil (o embarazosa) o en los cuales pueda no tener ayuda disponible en caso de tener un ataque de pánico inesperado o situacionalmiente predispuesto o situaciones semejantes al pánico.

Las situaciones más comunes incluyen estar solo en casa; estar en una multitud o esperar en una fila; cruzar un puente y viajar en coche, autobús, tren o avión.”

Patologías que presenta.

  • Agorafobia grave.
  • Trastorno ansioso depresivo.

Limitaciones funcionales.

Derivado de las anteriores patologías, la paciente presenta las siguientes limitaciones funcionales tanto para la actividad laboral como personal:

  • Imposibilidad absoluta para utilizar el transporte público.
  • Incapacidad de rodearse de grandes masas de gente.
  • Incapacidad para trabajar en grandes espacios abiertos.
  • Cuadros de angustia.
  • Mareos.
  • Inestabilidad.
Agorafobia

Agorafobia

Revisión de la incapacidad reconocida.

En el año 2011, el Instituto Nacional de la Seguridad Social reconoció a nuestra clienta una incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo, derivado del cuadro de agorafobia grave que padecía.

El estado de salud de la paciente fue revisado por el INSS en diversas ocasiones, manteniendo en todas ellas el reconocimiento de la incapacidad permanente reconocido.

Sin embargo, en el año 2016, el INSS dictó una resolución por la que revisó el reconocimiento de la incapacidad permanente absoluta, rebajando el reconocimiento a una incapacidad permanente total para su profesión habitual, al entender el organismo público porque había experimentado una mejoría de su patología.

No estando de acuerdo con tal revisión, se presentó una reclamación previa contra esta resolución, la cual fue denegada, por lo que se interpuso demanda ante el Juzgado de lo Social.

Resolución judicial acordando el reconocimiento de la incapacidad permanente absoluta por agorafobia.

Entiende el Juzgado de lo Social número 1 de Móstoles que para poder proceder a la revisión de la incapacidad por mejoría o agravación, es necesario comparar el estado de salud de la incapacitada en el momento del reconocimiento de la incapacidad con el estado actual.

Así, invoca la sentencia del Tribunal Supremo de 31 de octubre de 2005.

El Juzgado entiende que no ha habido la mejoría manifestada por el INSS.

Sentencia Agorafobia

Sentencia Agorafobia

Mantiene la sentencia que “teniendo en cuenta el cuadro clínico residual de la actora, si bien es coincidente con el diagnóstico principal (crisis de ansiedad con agorafobia grave), la médico inspectora en su informe médico de revisión de grado de incapacidad permanente de 4 de diciembre de 2015 manifestó en su evaluación clínico laboral que la actora presentaba iguales limitaciones, no citar más, poco previsible mejoría a corto plazo.”

Se puede comprobar de esta manera que el cuadro residual que presentaba la paciente en 2011 no ha mejorado, por lo que se estima nuestra demanda.

Descargar (PDF, 1.4MB)

Conclusiones.

Si bien es cierto que el INSS puede revisar la situación clínica de la persona reconocida con una incapacidad permanente, para que se produzca la modificación del reconocimiento debe existir una agravación o mejoría, para lo cual es necesario comparar el estado que presentaba el paciente en el momento del reconocimiento de la incapacidad permanente, con el que presenta en la actualidad.

En este caso se ha podido demostrar, en contra de la opinión del INSS, que el cuadro que presenta nuestra clienta es similar, e incluso más agravado, que el que presentaba cuando fue reconocida con una incapacidad permanente absoluta, por lo que el reconocimiento de una incapacidad permanente total carece de justificación.

Por tanto, el Juzgado de lo Social número 1 de Móstoles declara que nuestra clienta se haya afecta a una incapacidad permanente absoluta, por la que debe percibir una pensión vitalicia del 100% de la base reguladora, todo ello desde la fecha de la revisión de la incapacidad.

Contacto.

Si usted quiere que nuestros peritos y abogados revisen su caso sin coste alguno, puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 915327518 / 619555357 o en el e-mail info@incapacidadtrabajo.es, o rellenando el formulario de contacto.

Contacto

Contacto

Comentarios.

¿Quiere hacer algún comentario a esta entrada?, puede hacerlo pulsando sobre el icono que consta en la parte de arriba de esta entrada.

Si te resulta interesante, compártelo.

Incapacidad permanente parcial

Incapacidad trabajo

Incapacidad trabajo

¿Qué es la incapacidad permanente parcial?

La incapacidad permanente parcial es aquélla que, sin alcanzar el grado de total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para la profesión habitual, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma. Viene regulado en el artículo 137 de la Ley General de la Seguridad Social.

La incapacidad permanente parcial se conceptúa como la situación de quien, por enfermedad o accidente, tras haber estado sometido al tratamiento prescrito y dado de alta médicamente, presenta unas reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas que no le impiden realizar las tareas fundamentales de su profesión habitual pero le producen una disminución que alcanza, cuando menos, el 33% en su rendimiento normal para la misma. Para la valoración de la pérdida de rendimiento ha de tomarse en cuenta que opera por circunstancias diversas, así ralentización del ritmo de trabajo, mayor penosidad o dificultad en el desempeño del trabajo, imposibilidad de desempeñar determinados puestos de la profesión, etc.

¿Quién puede acceder a la incapacidad permanente parcial?

Para que los trabajadores por cuenta ajena tengan derecho a la obtención de la incapacidad permanente parcial, deben cumplir los siguientes requisitos que vienen recogidos en el artículo 138 de la Ley General de la Seguridad Social:

  1. No tener la edad prevista para acceder a la pensión por jubilación.
  2. Estar afiliadas y en alta o en situación asimilada al alta (como por ejemplo situación de desempleo, vacaciones, excedencia forzosa, excedencia por cuidado de hijos…)
  3. Tener cubierto un período previo de cotización diferenciándose si la incapacidad deriva de una enfermedad común, o de un accidente, ya sea laboral o no, o enfermedad profesional:
  • Si la incapacidad deriva de enfermedad común debe haber cotizado 1.800 días comprendidos en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que se haya extinguido la incapacidad temporal de la que derive la incapacidad permanente.
  • si la incapacidad deriva de accidente, sea o no laboral, o de enfermedad profesional, no se exige período previo de cotización.

¿Cuándo se reconoce el hecho causante?

Si la incapacidad permanente surge tras haberse extinguido la incapacidad temporal de la que deriva, bien por agotamiento del plazo, bien por alta médica con propuesta de incapacidad permanente, el hecho causante se entiende producido en la fecha de la extinción de la incapacidad temporal.

Si la incapacidad permanente no está precedida de incapacidad temporal o ésta no se ha extinguido, el hecho causante se entiende producido en la fecha de emisión del dictamen-propuesta del Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI).

¿Cuándo me abonan la prestación por incapacidad permanente parcial?

La prestación se hace efectiva a partir de la correspondiente resolución.

¿Cuánto cobro por una incapacidad permanente parcial?

El trabajador afecto a una incapacidad permanente parcial percibirá una indemnización a tanto alzado, abonada en una única vez, de 24 mensualidades de su base reguladora.

Ejemplo. Si el trabajador tiene una base reguladora de 1.200 € al mes, se multiplica por 24 mensualidades, por lo que percibirá 28.800 €.

Indemnización por incapacidad permanente parcial

Indemnización por incapacidad permanente parcial

¿Se tiene que declarar las cantidades percibidas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas?

Si, la indemnización percibida por la declaración de incapacidad permanente parcial está sujeta a tributación en el Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y sometida a retención.

¿Puedo trabajar si me han reconocido una incapacidad permanente parcial?

Si, se puede compatibilizar esta indemnización con el desarrollo de cualquier actividad laboral, tanto por cuenta ajena como por cuenta propia, así como con el trabajo que viniera realizando.

¿Qué organismo se encarga de gestionarlo?

En general la indemnización por incapacidad permanente parcial la gestiona el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), mientras que el Instituto Social de la Marina (ISM), se encarga de la gestión si se trata de trabajadores incluidos en el campo de aplicación del Régimen Especial del Mar.

¿Quién me paga la indemnización por incapacidad permanente parcial?

El abono corre a cargo del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o, en su caso, el Instituto Social de la Marina (ISM), cuando la incapacidad permanente derive de enfermedad común o accidente no laboral.

Cuando la incapacidad permanente parcial derive de enfermedad profesional o accidente de trabajo, el abono lo realiza el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), o la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social.

Desde nuestra web recomendamos que si está en alguna situación que pudiera ser constitutiva de una incapacidad permanente parcial, acuda a los servicios de un abogado especializado, y que cuente con el asesoramiento de un perito médico que pueda valorar su incapacidad.

Si se encuentra en alguna de estas situaciones, puede enviar un comentario o rellenar el formulario de contacto.