Gran invalidez

¿Qué es la gran invalidez?

La gran invalidez es la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos. Viene regulado en el artículo 137.5 de la Ley General de la Seguridad Social.

¿Quién tiene derecho a percibir una prestación por gran invalidez?

Son beneficiarios los trabajadores que necesiten ayuda de terceras personas, siempre que cumplan los siguientes requisitos:

Haber sido declarados en situación de gran invalidez por alguna de las siguientes causas:

  • Accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  • Accidente no laboral.
  • Enfermedad común.
  • Estar afiliados en la Seguridad Social.
  • Haber cubierto un período mínimo de cotización, el cual variará en función de que el beneficiario se halle o no en situación de alta o asimilada en el momento del hecho causante.
Gran Invalidez

Gran invalidez

¿Cuánto percibo al reconocerse una gran invalidez?

La cuantía de la pensión por gran invalidez estará formada por el importe de la pensión que corresponda por incapacidad permanente (total o absoluta), incrementada con un complemento destinado a remunerar a la persona que atienda al beneficiario.

  • Importe del complemento:

Será el resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente en el Régimen General en el momento del hecho causante, cualquiera que sea el régimen en el que se reconozca la pensión, y el 30% de la última base de cotización del trabajador correspondiente a la contingencia de la que derive la situación de incapacidad permanente.

En ningún caso, este complemento podrá tener un importe inferior al 45% de la pensión percibida -sin el complemento- por el trabajador.

  • En los casos de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

Las pensiones se aumentarán, según la gravedad de la falta, de un 30% a un 50% cuando la lesión se produzca por máquinas, artefactos o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas de seguridad e higiene en el trabajo, o las elementales de salubridad o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador.

A efectos del cálculo del recargo, se excluye el complemento de gran invalidez destinado a remunerar a la persona que atienda al gran inválido. Dicho recargo recae directamente sobre el empresario infractor.

En los casos en que el trabajador, con 65 años o más años, acceda a la pensión de gran invalidez, derivada de contingencias comunes, por no reunir los requisitos para acceder a la pensión de jubilación:

El porcentaje aplicable será el que corresponda al período mínimo de cotización que esté establecido, en cada momento, para el acceso a la pensión de jubilación.

Actualmente, dicho porcentaje es del 50%, que se aplicará a la base reguladora correspondiente de la pensión, pero no al complemento.

Cuantía gran invalidez

Cuantía gran invalidez

¿Qué es la base reguladora?

Hemos comentado que para el cálculo una gran invalidez se aplica un porcentaje sobre la prestación reconocida por la incapacidad permanente absoluta o total, hay que aplicar un porcentaje a la base reguladora. Hay que analizar qué es la base reguladora dependiendo de varias circunstancias:

Si la incapacidad deriva de enfermedad común:

  • Beneficiario en situación de alta o asimilada o en situación de “no alta”:

Se calcula aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de enfermedad común. Para conocerlas pinche aquí.

Si la incapacidad deriva de accidente no laboral:

  • Beneficiario en situación de alta o asimilada:

Se calcula aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de accidente no laboral. Pinche aquí.

  • Beneficiario en situación de “no alta”:

Será el cociente que resulte de dividir por 112 las bases de cotización del solicitante durante los 96 meses inmediatamente anteriores al mes previo al del hecho causante. El cómputo de dichas bases se realizará conforme a las siguientes reglas:

    1. Las bases de los 24 meses anteriores al mes previo al del hecho causante se computan en su valor nominal.
    2. Las restantes bases se actualizarán de acuerdo con la evolución del Índice de Precios al Consumo, desde los meses a que aquéllas correspondan hasta el mes inmediato anterior a aquél en que se inicie el período de bases no actualizables a que se refiere el párrafo anterior.

Integración de lagunas:

Si en el período a tomar en cuenta para el cálculo aparecieran meses durante los cuales no existiera la obligación de cotizar, las lagunas de cotización se integrarán con la base mínima de cotización del Régimen General vigente en cada momento para trabajadores mayores de 18 años.

Si la incapacidad deriva de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

La base reguladora se calcula sobre salarios reales, aplicando las mismas reglas que las señaladas para la incapacidad permanente total derivada de estas contingencias.

¿Se tiene que declarar las cantidades percibidas por una gran invalidez en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas?

Las pensiones de gran invalidez están exentas de retención del Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), por lo que no tiene que declarar por ellas.

¿Puedo trabajar si me han reconocido una gran invalidez?

Si, se puede compatibilizar la prestación de gran invalidez con el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del inválido y que no representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión.

Si se realizan trabajos susceptibles de inclusión en alguno de los regímenes de la Seguridad Social, existe la obligación de cursar la correspondiente alta y cotizar, debiendo comunicar el pensionista a la Entidad gestora el inicio de la actividad, ya sea por cuenta ajena o propia.

Este hecho no impide a la entidad gestora la revisión de la gran invalidez reconocida.

Llegado a la edad de jubilación, no es compatible la prestación de gran invalidez con el trabajo.

¿Qué organismo se encarga de gestionar la gran invalidez?

La indemnización por incapacidad permanente total la gestiona el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), salvo la gestión de los trabajadores incluidos en el Régimen Especial del Mar, del que se encarga el Instituto Social de la Marina.

¿Quién me paga la prestación por gran invalidez? 

El abono corre a cargo del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o, en su caso, el Instituto Social de la Marina (ISM), cuando la gran invalidez derive de enfermedad común o accidente no laboral.

Cuando la gran invalidez derive de enfermedad profesional o accidente de trabajo, el abono lo realiza el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), o la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social, dependiendo quien tenga suscrita la cobertura.


Desde nuestra web recomendamos que si está en alguna situación que pudiera ser constitutiva de una gran invalidez, acuda a los servicios de un abogado especializado, y que cuente con el asesoramiento de un perito médico que pueda valorar su incapacidad.

Contacte con nosotros

Contacte con nosotros

Si se encuentra en alguna de estas situaciones, puede enviar un comentario o rellenar el formulario de contacto.

Incapacidad permanente parcial

Incapacidad trabajo

Incapacidad trabajo

¿Qué es la incapacidad permanente parcial?

La incapacidad permanente parcial es aquélla que, sin alcanzar el grado de total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para la profesión habitual, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma. Viene regulado en el artículo 137 de la Ley General de la Seguridad Social.

La incapacidad permanente parcial se conceptúa como la situación de quien, por enfermedad o accidente, tras haber estado sometido al tratamiento prescrito y dado de alta médicamente, presenta unas reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas que no le impiden realizar las tareas fundamentales de su profesión habitual pero le producen una disminución que alcanza, cuando menos, el 33% en su rendimiento normal para la misma. Para la valoración de la pérdida de rendimiento ha de tomarse en cuenta que opera por circunstancias diversas, así ralentización del ritmo de trabajo, mayor penosidad o dificultad en el desempeño del trabajo, imposibilidad de desempeñar determinados puestos de la profesión, etc.

¿Quién puede acceder a la incapacidad permanente parcial?

Para que los trabajadores por cuenta ajena tengan derecho a la obtención de la incapacidad permanente parcial, deben cumplir los siguientes requisitos que vienen recogidos en el artículo 138 de la Ley General de la Seguridad Social:

  1. No tener la edad prevista para acceder a la pensión por jubilación.
  2. Estar afiliadas y en alta o en situación asimilada al alta (como por ejemplo situación de desempleo, vacaciones, excedencia forzosa, excedencia por cuidado de hijos…)
  3. Tener cubierto un período previo de cotización diferenciándose si la incapacidad deriva de una enfermedad común, o de un accidente, ya sea laboral o no, o enfermedad profesional:
  • Si la incapacidad deriva de enfermedad común debe haber cotizado 1.800 días comprendidos en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que se haya extinguido la incapacidad temporal de la que derive la incapacidad permanente.
  • si la incapacidad deriva de accidente, sea o no laboral, o de enfermedad profesional, no se exige período previo de cotización.

¿Cuándo se reconoce el hecho causante?

Si la incapacidad permanente surge tras haberse extinguido la incapacidad temporal de la que deriva, bien por agotamiento del plazo, bien por alta médica con propuesta de incapacidad permanente, el hecho causante se entiende producido en la fecha de la extinción de la incapacidad temporal.

Si la incapacidad permanente no está precedida de incapacidad temporal o ésta no se ha extinguido, el hecho causante se entiende producido en la fecha de emisión del dictamen-propuesta del Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI).

¿Cuándo me abonan la prestación por incapacidad permanente parcial?

La prestación se hace efectiva a partir de la correspondiente resolución.

¿Cuánto cobro por una incapacidad permanente parcial?

El trabajador afecto a una incapacidad permanente parcial percibirá una indemnización a tanto alzado, abonada en una única vez, de 24 mensualidades de su base reguladora.

Ejemplo. Si el trabajador tiene una base reguladora de 1.200 € al mes, se multiplica por 24 mensualidades, por lo que percibirá 28.800 €.

Indemnización por incapacidad permanente parcial

Indemnización por incapacidad permanente parcial

¿Se tiene que declarar las cantidades percibidas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas?

Si, la indemnización percibida por la declaración de incapacidad permanente parcial está sujeta a tributación en el Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y sometida a retención.

¿Puedo trabajar si me han reconocido una incapacidad permanente parcial?

Si, se puede compatibilizar esta indemnización con el desarrollo de cualquier actividad laboral, tanto por cuenta ajena como por cuenta propia, así como con el trabajo que viniera realizando.

¿Qué organismo se encarga de gestionarlo?

En general la indemnización por incapacidad permanente parcial la gestiona el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), mientras que el Instituto Social de la Marina (ISM), se encarga de la gestión si se trata de trabajadores incluidos en el campo de aplicación del Régimen Especial del Mar.

¿Quién me paga la indemnización por incapacidad permanente parcial?

El abono corre a cargo del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o, en su caso, el Instituto Social de la Marina (ISM), cuando la incapacidad permanente derive de enfermedad común o accidente no laboral.

Cuando la incapacidad permanente parcial derive de enfermedad profesional o accidente de trabajo, el abono lo realiza el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), o la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social.

Desde nuestra web recomendamos que si está en alguna situación que pudiera ser constitutiva de una incapacidad permanente parcial, acuda a los servicios de un abogado especializado, y que cuente con el asesoramiento de un perito médico que pueda valorar su incapacidad.

Si se encuentra en alguna de estas situaciones, puede enviar un comentario o rellenar el formulario de contacto.